Política y Sociedad Nuevo protocolo del Ministerio de Sanidad

Los pacientes deberán consentir la presencia de estudiantes en su proceso asistencial

— Madrid 6 Feb, 2017 - 7:09 pm

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha publicado el Acuerdo de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, por el que se aprueba el protocolo con pautas básicas destinadas a asegurar y proteger el derecho a la intimidad del paciente por los alumnos y residentes en Ciencias de la Salud; entre esas pautas, se incluye la obligación de pedir consentimiento a dichos pacientes para que los estudiantes presencien las actividades clínicas.

sanidad_gastoEn la publicación del BOE, el Ministerio diferencia entre dos tipos de “personal en formación”. Por un lado, los alumnos, en los que engloba a: estudiantes universitarios de titulaciones que habiliten para el ejercicio de profesiones sanitarias tituladas y reguladas en Ciencias de la Salud: Medicina, Farmacia, Odontología, Enfermería, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Podología, Óptica-optometría, Logopedia, Dietistas Nutricionistas, Psicología General Sanitaria; estudiantes universitarios de Master, Doctorado, títulos propios vinculados a profesiones sanitarias; estudiantes de formación profesional de la familia sanitaria tanto de técnicos de grado medio como de técnicos de grado superior; y estudiantes de otras titulaciones universitarias o de formación profesional con periodos de prácticas en centros sanitarios. Estas cuatro tipologías son las que están obligadas a pedir consentimiento para poder presenciar las prácticas clínicas.

Respecto a los residentes, no están obligados a ello, pero el protocolo exige que no haya más de tres residentes por paciente en el proceso asistencial, “sin perjuicio de la participación de otros, mediante la utilización consentida de pantallas en otra sala”, por lo que para lo único que será necesario pedir consentimiento será para este supuesto adicional.

Control del personal y adquisición de hábitos

En términos generales, “las medidas de dicho protocolo se destinan tanto al control del personal en formación e investigador de las Instituciones sanitarias, como a la adquisición por este colectivo de competencias y hábitos que garanticen un futuro profesional en el que el respeto a la intimidad, dignidad y confidencialidad de los datos de salud, estén integrados e internalizados en el quehacer diario de todos los profesionales que actúan en ámbitos vinculados con el sector sanitario”, informa el Ministerio.

Según la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), todas las personas (alumnos, profesionales sanitarios y no sanitarios) que participen de alguna manera en un proceso asistencial deberán respetar la intimidad y dignidad de los pacientes, “adoptando actitudes que se ajusten a las normas de cortesía y amabilidad generalmente aceptadas y utilizando un lenguaje adecuado”.

Además, se establece que “estudiantes y residentes tendrán el deber de integrarse en la dinámica asistencial del centro con sujeción a la normativa que rige su funcionamiento” y que “corresponde a la dirección de los centros sanitarios velar por la plena integración de alumnos y residentes en formación en la dinámica asistencial del centro, y velar por la asunción y cumplimiento de la normativa”.

Deberán portar una tarjeta identificativa

Por ello, el protocolo detalla que los pacientes tienen derecho a saber que hay alumnos en formación presentes en su proceso asistencial. La dirección del Centro Sanitario (y no la universidad, escuela o centro formativo de origen) les facilitará una tarjeta identificativa que se colocará en lugar visible del uniforme conteniendo los datos personales, fotografía y referencia expresa al grupo de alumnos al que pertenece, a fin de facilitar su reconocimiento por los usuarios y profesionales del centro. Concluido el periodo de prácticas en el centro, será obligatorio devolver la tarjeta identificativa a los servicios de personal del centro.

Con carácter previo al inicio del acto asistencial, el profesional responsable del mismo informará al paciente o su representante sobre la presencia de estudiantes, solicitando su consentimiento verbal para que presencien las actuaciones clínica. En caso de que el paciente se niegue, el alumno no podrá permanecer en la sala; en caso de que acepte, “se reiterará su consentimiento en el caso de que se considerara adecuada la realización de algún tipo de exploración física, procedimiento clínico o intervención con fines formativos”.

Derecho a consultar la historia clínica

Por otro lado, los residentes en formación de cualquier año, por ser personal asistencial y trabajadores del Centro, tienen derecho a acceder a la historia clínica de los pacientes implicados en las actuaciones asistenciales que realicen en cada momento. “No consultar ni cumplimentar los actos asistenciales en la historia clínica puede tener repercusiones en la seguridad de los pacientes y legales por mala praxis clínico-asistencial”, expresa el Ministerio.

Por último, “tanto residentes como alumnos están sometidos al deber de confidencialidad/secreto, no solo durante la estancia en el Centro sanitario en el que se esté formando sino también una vez concluida la misma, sin que dicho deber se extinga por la defunción del paciente”. Por ello, todo alumno y residente deberá firmar un documento con el título ‘Compromiso de confidencialidad destinado a residentes’.

8 Comentarios

  1. Sergio VG says:

    Bueno, hola, cuando se realizan las prácticas universitarias en el grado, actualmente y posteriormente en la formación MIR, EIR… en un hospital universitario, asociado universitario o reconocido como “docente” ya se sobreentiende esto… históricamente… la ciudadanía y los pacientes saben que acuden a un hospital en este sentido… Más burocrRacia … para quién es necesaria Sras y Sres, para quién ? Para la ciudadanía, para los pacientes, para los profesionales “formados” y “en formación”, para gestores, políticos? Inconcebible…

  2. Carolina says:

    Hola SergioVB,
    No sé a qué se refiere usted con que “ya se sobreentiende esto”. ¿el qué se sobreentiende? ¿Que va a ser atendido por estudiantes? Pues verá el público no debería sobreentender ‘que va a ser atendido por estudiantes’, sino que ‘puede que sea atendido por estudiantes, siempre que el paciente esté de acuerdo’. Porque lo único que se sobreentiende hasta ahora (y muchos sanitarios te lo espetan a la cara) es que si acudes a un hospital universitario ‘son lentejas’. O sea, que serás atendido por estudiantes sí o sí. Ya era hora de que quedara claro que esto no puede ser así. Y espero que la gente empiece a entrar debidamente identificada a atender a pacientes, y tengan a bien presentar, explicar, y recabar el consentimiento.

  3. Javi says:

    Claro que se sobreentiende cuando eres atendido en un hospital universitario. Yo he sido alumno en dos categorías sanitarias distintas y siempre en cualquier intervención que he tenido que realizar sobre algún paciente el profesional que me ha estado formando ha acudido conmigo. Además en mi caso por los hospitales que he pasado siempre la identificación por delante, por lo que estoy de acuerdo con el comentario primero, más burocracia y tontería de cara a la galería que otra cosa. Apuntare una última cosa uno cuando le atienden sabe muy bien quién es su médico, su enfermera, su auxiliar y hasta su señora de la limpieza, asi cómo identificar a los estudiantes, y menos mal que por suerte en España abunda la gente sabía y comprensible, porque sino tendríamos que eliminar las prácticas y las residencias de las profesiones sanitarias convirtiéndonos solo en profesionales con la teoría en la cabeza.

  4. Jose Luis Conde says:

    De acuerdo con el primer comentario.Burocratizante , hipergarantista ,unutil e innecesario.
    Habría una regla de oro de caracter general que si se debiera explicitar y en su caso formalizar.
    El paciente siempre tiene derecho a conocer , preguntando, quien y en calidad de que le está atendiendo,preguntando, explorando en cada momento y que ello esté debidamente acreditado mediante tarjeta idntificativa.
    Sorprende que preocupen tanto estos formalismos cunado sucede que la mayoría de los pacientes atendidos en nuestros hospitales no saben quien es su/sus medicos.

  5. Carolina says:

    Perdone que le pregunte, Javi. Usted iba acompañado del responsable de su formación, pero ¿se presentan ustedes a cada paciente, y les explican quién está en formación, y le piden su consentimiento para que el alumno proceda? ¿Siempre, en todas las ocasiones? ¿Usted ha sido paciente, además de médico?¿Es esa su experiencia?
    Pues verá, la mía no. Y le aseguro que la de muchos otros pacientes tampoco.
    Copio y pego, de la web de El Parto es Nuestro:
    “Es bastante usual, en hospitales universitarios, que precisamente aduciendo la cualidad docente del hospital, se pretenda utilizar nuestro parto como oportunidad de aprendizaje y/o ensayo para los residentes. Sin embargo, nuestra dignidad como personas, conlleva que nuestro interés y bienestar deberá prevalecer siempre sobre el interés de la Ciencia. Así por ejemplo, la Declaración de Lisboa de la Asociación Médica Mundial sobre los derechos del paciente expresa nuestro derecho a la autodeterminación y afirma que “el paciente tiene derecho a negarse a participar en la investigación o enseñanza de la medicina”.”
    https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/campanas/tenemos-voz-y-tenemos-derechos-que-hacer-valer-en-nuestro-parto
    Esto en cuanto a obstetricia, que hasta ahora es lo que más me ha afectado a mi. Pero creo que es extensible a cualquier especialidad.

    El Plan de Parto Ministerio de Sanidad recomienda que “para garantizar el derecho de la mujer a su intimidad, sólo estarán presentes en el parto las personas necesarias. Hay hospitales que tienen profesionales en formación con capacidad asistencial que actuarán siempre bajo la supervisión necesaria y con previo consentimiento y autorización de la mujer”.

  6. Pascual says:

    Creo que se está confundiendo algo muy importante: El MIR no es un estudiante, es un médico ya titulado y con potestad para tratar pacientes; está en período de formación como especialista pero no como médico.
    El estudiante es un alumno que está realizando los estudios para obtener el grado de Medicina (antes Licenciatura). en el hospital está aprendiendo la formación práctica para ello.
    El MIR puede tratar pacientes, pero en lo que se refiere a la especialidad que esté realizando siempre está bao la supervisión de un especialista.
    El estudiante NO puede tratar pacientes, y por tanto no procede consentimiento alguno salvo en todo caso para que esté presente en los actos médicos que se le realicen.
    En cuanto al paciente, por supuesto que puede negarse a ser tratado por un médico determinado, sea MIR o adjunto, jefe, etc., y en este caso es cuando debe definirse.
    Si cada paciente tiene que firmar un consentimiento para que pueda ser tratado por un MIR ¿po qué no para ser tratado por el jefe de servicio, o el jefe sde sección, o por el adjunto, o por la enfermera tal o cual, o para que le cambie la cama la auxiliar tal o cual cuando está desnudo en ella, (por supuesto autorización individual para cada persona), o para …?
    Esto comparativamente tendría que ser así, y en este caso ¿cuántos papeles tendría que firmar un paciente al ingresar en un hospital? ¿o cuandoacuda a una consulta en un centro de salud en que haya un MIR o un estudiante? ?donde se iban a guardar tantos millones de papeles firmados de las autorizaciones? ¿cuanto tiempo ocuparía todo esto quitándoselo a la asistencia?
    Me parece un disparate. Sí sería lógico en determinadas actuaciones en algunos casos concretos o en algunas exploraciones, pero nada más.

  7. El titular no se corresponde con el contenido del acuerdo, pues siempre hay que pedir el consentimiento del paciente, que puede rechazar la presencia de personal no adscrito a su cuidado porque así lo establece la Ley de Autonomía del Paciente y la legislación internacional que protege los Derechos Humanos frente a las aplicaciones de la medicina. Es cierto que los residentes no han de pedir más permiso que los médicos titulares, pero porque el permiso está implícito en la petición de cuidados, otra cosa es que estén allí para aprender, en cuyo caso claro que tienen que pedir permiso. Otra cosa sería inconstitucional e iría contra la normativa básica del estado, lo que no sería de recibo. El titular demuestra que el autor o no se ha leído el texto que comenta o no ha entendido ni jota. Desde luego, de Derecho no tiene ni idea.

  8. Yo hice prácticas de Enfermería y tuve una buena relación con los pacientes que practicaba, las practicas sobre órganos íntimos o la desudes necesaria para realizar algunos procedimientos, se deben considerar como son que son prácticas medicas.

Deja un comentario