Política y Sociedad

Recurso contra los acuerdos de Sanidad con Médicos y Enfermeros por usurpación en la negociación

Antonio Cabrera, de CCOO y Carmen López Ruiz, de UGT
Antonio Cabrera, de CCOO y
Carmen López Ruiz, de UGT

Según Cabrera, en estos momentos están a la espera de que se pronuncie el juez, si bien reconoció que el Acuerdo Marco firmado tiene un difícil encaje judicial, puesto que realmente no se conocen los contenidos de lo firmado. No obstante, concreta que la base lógica del recurso está basada en la falta de legitimidad de los firmantes, “ya que no tienen representación institucional y, por tanto, carecen de representación para firmar pactos en nombre de la Sanidad”. El problema, explicita, “es que un acuerdo que no se ha publicado en ningún sitio carece de validez jurídica y, por tanto, no sabemos qué estamos impugnando. Lo que estamos diciendo es que están usurpando un espacio de negociación que sí tenemos otros. Hay que decir que algunos de esos sindicatos están en el Ámbito de Negociación, que es donde se tiene que negociar”.

 

Analizando las consecuencia de la firma de estos acuerdos, el dirigente sindical Cabrera apunta a que, por una parte, lo que ha logrado el pacto ha sido dividir a los profesionales, y, por otra, piensa que llega en un mal momento, además de ser un pacto con muy pocos compromisos. Para Cabrera se trata tan solo de una declaración de intenciones y que, por tanto, que es difícil de evaluar.

 

Negociación sin contrapartidas

 

De difícil comprensión ve que dos sindicatos y los colegios de médicos y enfermeros “firmen un acuerdo con un Gobierno que en sus respectivas comunidades autónomas ha practicado el mayor número de privatizaciones en sus respectivos sistemas sanitarios, sin haberle pedido a cambio, en ese marco de negociaciones, ningún compromiso de parar esas privatizaciones”. Y añade que, “con todos los recortes que lleva dado este Gobierno, tenemos un presupuesto menguado para 2014 y tampoco se hace ningún compromiso o mención de parar esos recortes ahora que todavía se está a tiempo”.

 

Otro tema que según Cabrera podrían haber metido en la negociación es la de zanjar la deuda que se tiene con los profesionales sanitarios. Así que, lo reitera, se trata de un acuerdo vacío de contenido y que, por tanto, “pensamos que han sido efectistas en la forma de escenificar los acuerdos, pero no efectivos. El Gobierno necesitaba una foto y les han dado una foto”, sintetiza. Reconoció que hay muchas posibilidades de que el Acuerdo Marco se tenga que impugnar acto a acto; es decir “cuando se materialicen los acuerdos”.

 

Proceso anunciado

 

Ya en su día los cinco sindicatos que componen el ahora llamado Ámbito de Negociación dieron un aldabonazo a la Administración al anunciar que denunciarían esos acuerdos. Con posterioridad, estos cinco sindicatos recibieron una llamada ministerial con la que parecía que el ministerio era sensible a la protesta de ninguneo emitida por los sindicalistas. Y comenzaron las negociaciones en el Ámbito de Negociación, pero eso sí, a otro nivel del que lo hacían médicos y enfermeros. Parecía que las aguas volvían a su cauce hasta que el Acuerdo Marco fue firmado.

 

Antonio Cabrera recuerda que los sindicatos CCOO y UGT no están en esas negociaciones, “porque no nos llamó la ministra, pese a que les escribimos cartas y lo hemos reclamado en una jornada en el Parlamento”.

 

El representante sindical recuerda que existía una jornada de diálogo social reforzado en la que estaban presentes las dos grandes confederaciones, como es el caso del Pacto de Toledo. Es en ese marco, insiste, “es donde se debería haber tratado las jubilaciones, el pilar del estado de bienestar social; y así se hizo con el Gobierno Aznar”.

 

Opina el líder del sector sociosanitario de CCOO que las dos grandes confederaciones no son llamadas para hablar de la política sanitaria en el momento que más se necesita, puesto que es el momento de máxima dificultad. Apuntó como otro espacio de discusión al Ámbito de Negociación, “en el que estamos los sindicatos más representativos y que es donde se tiene que negociar todos estos aspectos que afectan a los profesionales”.

 

La negociación parcelada

 

En cuanto a que los médicos reivindiquen una negociación directa con la Administración con el argumento de que son los que saben qué problemas tienen en su sector, Cabrera manifiesta que para llegar a eso “tendrían que modificar la legislación actual; no existe la posibilidad de firmar con cada colectivo, sería admitir que hubiera un convenio por profesión y eso sería inviable, no habría una negociación colectiva. Sería una negociación parcelada”. Y aventurando los problemas que acarrearía dicha situación, asegura que, “sin duda, eso podría venir bien a las grandes empresas porque dividiría a los trabajadores y a algunos partidos gobernantes. Pero creo que ese tipo de acuerdos van en contra de lo que es la capacidad que tenemos todos los trabajadores de unirnos, hacer presión y conseguir más cosas”. Y continúa refutando que las apelaciones que hacen los componentes del foro sobre la especificidad que tienen los médicos “tengo que decir que en CCOO tenemos muchos médicos afiliados y existe pluralidad como existe la pluralidad en la sociedad española”. Y matiza que “somos conscientes y defendemos que tengan su espacio las sociedades científicas y otros organismos. Es más, estoy convencido de que pueden aportar cosas positivas”.

 

El momento de la unión en la negociación

 

Por ello, Antonio Cabrera recuerda tanto al Gobierno como a los firmantes del Acuerdo Marco “que no es momento de foto, no es el momento de dividir, sino de sentarnos para analizar los problemas que tiene el sistema sanitario público, que son suficientemente graves, y buscar un pacto por la sanidad. CCOO lo viene demandando desde 2006”.

 

La secretaria de Política Social de UGT, Carmen López Ruiz, aprovechó la jornada parlamentaria sobre “Un año de recortes” para acusar a la ministra Ana Mato de engaño al conjunto de los profesionales, “al firmar pactos con dos sindicatos que no tienen representación en nuestro SNS” y esgrimió que “no se sabe lo que pone en la negociación, porque no se ha sentado con nosotros para lograr un acuerdo”. López Ruiz insistió en que “no sabemos qué han firmado con Rajoy”. Por ello anunció que, “desde UGT, se demandará al Gobierno por usurpación del espacio de negociación y ninguneo a los sindicatos”. Y exclamó, que ya está bien de fotos y denunció, al igual que Antonio Cabrera, que con el Pacto Sanitario se pretende dividir a los trabajadores

 

Deja un comentario