Política y Sociedad

Preocupación de los oncólogos por la disponibilidad de tratamientos innovadores

Los ajustes presupuestarios en sanidad, derivados de la crisis económica, están repercutiendo en una merma de la calidad de la atención sanitaria que reciben los pacientes en España, según los resultados de la ‘Encuesta Impacto de la crisis económica en la aplicación de terapias oncológicas innovadoras’, llevada a cabo por INESME y presentada el lunes en Madrid. Según su presidente, Jesús Honorato, “las medidas presupuestarias derivadas de la actual situación económica, influirán en una disminución de la eficiencia de la atención sanitaria a los pacientes oncológicos, en la pérdida de experiencia y formación de los oncólogos médicos y en la calidad de vida de los afectados e incluso en la disminución de su supervivencia”.

 

Limitación de nuevos ensayos clínicos

 

La percepción de los encuestados es que las restricciones se prolongarán a los próximos dos o cuatro años. “Estas dificultades se manifiestan en la incorporación de mayores trabas para la puesta en marcha de ensayos clínicos, limitaciones en el uso compasivo, en la presión a los oncólogos por parte de las administraciones y, en definitiva, en una mucho menor aplicación de tratamientos innovadores en pacientes oncológicos”, explicó el profesor Honorato.

 

Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) y profesor Jesús Honorato, presidente del Instituto de Estudios Médico Científicos (INESME) 
Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes
con Cáncer (GEPAC) y profesor Jesús Honorato, presidente
del Instituto de Estudios Médico Científicos (INESME)

Siete de cada 10 oncólogos entrevistados dice que su Servicio de Oncología sólo decide parcialmente los medicamentos innovadores que se van a adquirir. Y en este sentido, Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), consideró que los profesionales sanitarios, debido a sus conocimientos y a la confianza que en ellos depositamos los pacientes, son los únicos que deberían estar legitimados para tomar decisiones clínicas. Sin embargo, estamos viendo cómo, cada vez más, se limita la capacidad de nuestros profesionales a la hora de tomar decisiones que nos afectan directamente a los pacientes desde un punto de vista clínico en relación a la evolución de nuestra enfermedad y nuestro pronóstico”.

 

Diferencias entre Comunidades autónomas

 

Según los resultados de la Encuesta, la mayoría de los oncólogos (81,6%) entrevistados considera que hay diferencias entre las distintas Comunidades Autónomas a la hora de disponer de medicamentos oncológicos innovadores e, incluso, un 67% cree que estas diferencias existen también entre distintos hospitales de una misma Comunidad Autónoma y se derivan de los diferentes criterios y decisiones de las Comisiones de Farmacia o Gerencias Hospitalarias.

 

El 81,7% de los encuestados afirma tener una percepción de menor disponibilidad de terapias innovadoras en su centro de trabajo. Según el profesor Honorato, “este hecho es aún más acusado cuando se refiere la pregunta al conjunto de España, de forma que casi el 91,7 % afirma tener percepción de menor disponibilidad de terapias innovadoras en nuestro país”. En concreto, los oncólogos apuntan cómo, efectivamente, en el último año han notado sobre todo mayores exigencias administrativas y de tipo médico-científico para aplicar tratamientos innovadores, que, en consecuencia, se aplican en muchos menos casos.

 

Áreas oncológicas afectadas

 

Sobre las áreas de la Oncología más afectadas por esta situación son las que tienen que ver con la investigación y con la innovación científica. En concreto, según los oncólogos participantes, los medicamentos que actúan sobre dianas específicas son los más afectados por las limitaciones en la disponibilidad de tratamientos innovadores. Además, más del 80% de los encuestados opina que el de pulmón es el cáncer más afectado por una limitación en la disponibilidad de tratamientos innovadores, seguido por el de mama y el de riñón.

 

Formación de los especialistas

 

Sólo el 3,3% de los oncólogos consultados opina que la limitación de tratamientos innovadores no tendrá consecuencias en la disminución de la supervivencia de los pacientes, mientras que el 31,7% afirma que tendrá ‘mucho’ impacto y el 65%, ‘poco’. Según el profesor Honorato, “aunque las respuestas mayoritarias indican un impacto moderado, es relevante que exista también un alto grado de respuestas que reflejan un alto impacto en aspectos tales como la reducción de la eficiencia del sistema asistencial a los pacientes oncológicos, la calidad de vida de los pacientes en tratamiento o incluso la disminución de la supervivencia, algo que afirman tres de cada 10 participantes”. “Además, -añade- es preocupante que cuatro de cada 10 oncólogos que han respondido la Encuesta piensen que la limitación del uso de tratamientos innovadores impacta de forma negativa en la experiencia y formación de los especialistas oncológicos”.

 

Para la realización de la Encuesta, que se ha llevado a cabo mediante una beca sin restricciones de Roche, se han recogido 60 cuestionarios de oncólogos que fueron seleccionados de forma aleatoria a partir de un amplio panel de especialistas de Oncología Médica de toda España. Lo edad media de los participantes ha sido de 42,2 años y llevaban desarrollando su actividad profesional como oncólogos una media de 12,4 años tras el periodo de residencia.

 

Deja un comentario