Industria farmacéutica Anima a dejar de fumar antes del embarazo

Pfizer advierte de que el humo del tabaco causa daños arteriales “irreversibles” en los niños

— Madrid 14 Nov, 2017 - 6:23 pm

La compañía biofarmacéutica Pfizer se ha hecho eco de un estudio sobre tabaquismo y embarazo, según el cual, apenas un año después de dar a luz, entre un 80 y un 90 por ciento de las mujeres que dejaron el tabaco durante el embarazo recaen, y advierte de que la exposición de los niños al humo del tabaco tiene “importantes consecuencias en la patología respiratoria, oncológica y cardiovascular”, y puede ocasionar “daños irreversibles” en la estructura de sus arterias.

Logo Pfizer -Marzo 2015En este sentido, el pediatra especialista en tabaquismo Eugenio de la Cruz asegura que “si ambos progenitores son fumadores, la edad de los vasos sanguíneos de sus hijos es 3,3 años superior a la que debería cuando éstos son adultos, al igual que el aumento de grosor de las paredes de las carótidas si la gestante es fumadora”.

Esto provoca “daños irreversibles en la estructura de las arterias de los niños”, lo cual es “un factor de riesgo para ictus e infartos”, y “aumenta un 40 por ciento la probabilidad de fibrilación auricular en los expuestos al humo durante el embarazo y las malformaciones cardiacas”, manifiesta este facultativo.

Además, el humo puede causar que los pulmones de los niños con padres fumadores no se desarrollen adecuadamente. Éstos, según Pfizer, son más propensos a fumar de mayores, que aquellos cuyos padres que no fuman y “aún tienen más riesgo los que sus madres han fumado en el embarazo, el triple de hacerse fumadores en la adolescencia”.

Trazar un plan para dejar de fumar

Dados estos riesgos, el laboratorio señala la necesidad de dejar el tabaco, pese a la dificultad que ello puede entrañar en el momento de enfrentarse “a la nueva responsabilidad de ser padre o madre”. Para conseguirlo, recomienda “trazar un plan” para mantenerse “libre de humo” y contar con la ayuda de un profesional sanitario que ayude a planificar cómo lograr el cese del consumo y evitar las recaídas.

“Si estás embarazada o estáis planeando un embarazo, es el momento de dejar de fumar y hacer el esfuerzo de continuar antes y después de que nazca el bebé”, aconseja Pfizer a las futuras madres. Fumar durante la gestación, insiste, “puede aumentar el riesgo de parto prematuro, aborto espontáneo, embarazos ectópicos, deterioro cognitivo, bajo peso al nacer e incluso síndrome de muerte súbita del lactante”.

Asimismo, la compañía anima a las parejas a que dejen de fumar juntas ante el nacimiento de un hijo, ya que señala, “tienen el doble de posibilidades de conseguirlo que aquellas que intentan abandonar el tabaco por separado”. Esta diferencia, según Eugenio De la Cruz, “se debe principalmente, por un lado, a la gran influencia que las parejas son capaces de ejercer en el otro, y por otro, al hecho de que seguir viendo fumar a la pareja hace más difícil conseguir la abstinencia y facilita las recaídas”.

Ayuda del profesional sanitario

Por su parte, el director Médico de Pfizer en España, el doctor Juan Álvarez, señala que “todavía muchos fumadores intentan dejarlo por sí solos, pero a veces con la fuerza de voluntad no es suficiente, y entran en un círculo de recaídas constantes. Cabe recordar que una conversación de entre dos y cinco minutos de duración con el médico incrementa las probabilidades de éxito en el proceso de cesación tabáquica”.

“El profesional sanitario”, añade Juan Álvarez, “tiene la capacidad de analizar el nivel de adicción de cada fumador y sus circunstancias y proponer la estrategia que mejor se adapte en cada caso”.

Deja un comentario