Política y Sociedad

Pfizer presenta Xiapex para el tratamiento de Dupuytren, como alternativa a la cirugía

La contractura de Dupuytren, una patología progresiva y crónica, se caracteriza por la acumulación excesiva de colágeno, presentándose en un primer momento en forma de nódulos en la palma de la mano que pueden, gradualmente, llegar a formar una o más cuerdas debajo de la piel palmar. Cuando éstas se extienden desde la palma de la mano hacia los dedos, éstos se contraen, flexionándose hacia la palma, impidiendo al afectado su extensión y dificultando, así, la realización de tareas cotidianas como teclear, coger un bolígrafo y otras muchas actividades comunes. Se estima que esta enfermedad afecta en España en torno a un 3 por ciento de la población y, entre los 40 y los 50 años afecta a ocho hombres por una mujer. A medida que aumenta la edad esta proporción disminuye.

Si bien, la forma más común de tratar esta incapacidad era mediante cirugía, el fármaco biológico Xiapex supone un nuevo abordaje para los especialistas, pues evita los riesgos quirúrgicos y sus resultados son muy similares a los obtenidos tras dichas operaciones. Francisco García Pascual, director de Comunicación y RSC de Pfizer, y los doctores Carlos Sánchez, jefe médico de la Unidad Especializada de Pfizer; Joaquín Fores, cirujano y traumatólogo del Hospital Clínic de Barcelona; y su homólogo en el Hospital Fe de Valencia, Emilio Baixaulí, fueron los encargados de explicar las características de la contractura de Dupuytren, así como de el mecanismo de actuación de Xiapex y los resultados en pacientes analizados hasta ahora.

 

Carlos Sánchez, Emilio Baixaulí, Joaquín Fores y Francisco García Pascual
Carlos Sánchez, Emilio Baixaulí, Joaquín Fores y Francisco García Pascual

Calidad de vida

El doctor Fores, explicó la progresión de la enfermedad: “Primero afecta a los nódulos, en segundo lugar, se produce una retracción de la articulación metacarpofalángica y, en tercer lugar, retracción de la articulación interfalángica, lo que impide las funciones normales de la mano”. Ante estos casos, la cirugía, a la que se asocia una recuperación estimada tras dos meses, “tiene entre un 17 y un 29 por ciento de complicaciones asociadas que retrasarían este tiempo de recuperación, con sus consecuencias añadidas”, añadió el cirujano y traumatólogo del Clínic. “Xiapex desplaza completamente la cirugía por un simple pinchazo y, al segundo o tercer día, el paciente puede hacer vida normal”, subrayo el jefe médico de la Unidad Especializada de Pfizer. Por otra parte, “tras la inyección de 0,58 mg de Xiapex, sin anestesia local, “el paciente se va con la mano vendada y vuelve a las 24 horas para proceder al estiramiento del dedo afectado”, subrayó el doctor Baixaulí del Hospital La Fe.

Eficacia y resolución

Imagen listado

Este cirujano y traumatólogo explicó que “aunque Xiapex no es el primer tratamiento no quirúrgico que se ha empleado en el abordaje de la contractura, el resto de técnicas y fármacos, – electroterapia, ultrasonidos, radioterapia, láser, infiltraciones con corticoides, etc. – no han sido eficaces para su corrección”. El doctor Baixaulí presentó varios estudios clínicos (Fases I, II y III) de la máxima categoría de evidencia científica “que han demostrado la eficacia y resolución de Xiapex para hacer desaparecer la contractura”.

Asimismo, Francisco García Pascual presentó ‘The Hand Report 2011’, un informe paneuropeo de la contractura de Dupuytren que “estudia el grado de conocimiento sobre la patología, investiga el papel de las manos en la vida diaria y evalúa como la contractura afecta a la calidad de vida”, señaló. “Pfizer se ha comprometido con las agencias reguladoras a la restricción del su uso de Xiapex al ámbito hospitalario y únicamente por médicos con experiencia en el tratamiento de Dupuytren, que hayan recibido una formación adecuada para asegurar la correcta administración del producto”, concluyó el doctor Sánchez.

 

 

Deja un comentario