El mirador El Mirador

Parto seguro, parto en casa. Ciencia contra creencias.

 El autor defiende el parto en casa no sólo como un derecho de la mujer, sino, también, como un medio para evitar la violencia obstrética a la que, con relativa frecuencia, se la somete cuando el parto se lleva a cabo en el hospital.

Los humanos simplificamos las respuestas para resolver los problemas diarios. Es lógico si queremos ser prácticos y sobrevivir. A veces es incluso biológico, como por ejemplo las respuestas automáticas ante el dolor que nos lleva a retirar inmediatamente la mano que habíamos puesto imprudentemente sobre una plancha metálica a 50ºC. Otras veces es más complejo, como el riesgo ante las serpientes, pues lleva a respuestas en parte automatizadas y en parte aprendidas, según culturas y sociedades. Esta cuestión es importante ya que son unos 5 millones los casos anuales, con unas 400.000 mutilaciones/desfiguraciones y unas 100.000 muertes. Lamentablemente, la picadura por serpiente venenosa afecta básicamente a gente pobre de países pobres, y a las industrias farmacéuticas no les interesa el negocio sin dividendos de producir antídotos contra venenos de ofidios, como han denunciado Médicos sin Fronteras http://www.msf.es/ca/node/9272

El negocio está en otra parte, en los países ricos. De ahí el encarnizamiento con la mujer en torno a la reproducción, lo que se llama violencia obstétrica. Cuestión de negocio, de arrogancia ignorante y de malicia contra la mujer.

Violencia obstétrica

La violencia obstétrica es violencia de género y una forma de violación de los derechos humanos y reproductivos de las mujeres

La violencia obstétrica es violencia de género y una forma de violación de los derechos humanos. “Implica la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud, que se expresa por un trato deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres”
http://www.unesco.org.uy/shs/red-bioetica/fileadmin/shs/redbioetica/Revista_7/Art2-BelliR7.pdf

La violencia obstétrica es violencia de género y una forma específica de violación de los derechos humanos y reproductivos de las mujeres, incluyendo la violación de los derechos a la igualdad, a la no discriminación, a la información, a la integridad, a la salud y a la autonomía reproductiva. Se genera en el entorno de la concepción, embarazo, parto, puerperio y lactancia en los servicios sanitarios públicos y privados pues confluyen violencia profesional e institucional contra las mujeres. Es parte de una violencia que intenta someter a la mujer con un simbolismo crudo y brutal, un ejercicio de poder y dominio aprovechando la situación de fragilidad e indefensión de la mujer en situaciones como el parto.

La violencia obstétrica no está directamente tipificada en las leyes, pero es denunciable pues lesiona derechos reconocidos en la Constitución: a la integridad física y moral (artículo 15), a la libertad personal (artículo 17) y a la intimidad (artículo 18)
http://www.elpartoesnuestro.es/blog/2014/11/25/el-parto-es-nuestro-crea-el-observatorio-de-violencia-obstetrica

El lugar del parto

Es violencia obstétrica no dar información a la mujer sobre el mejor lugar para el parto, el domicilio

Es violencia obstétrica no dar información a la mujer sobre el mejor lugar para el parto, el domicilio. De hecho se le da información falsa, en contra del parto a domicilio, por lo que es violencia obstétrica con agravante por ignorancia y/o por malicia. No se le dice que si es multípara y de bajo riesgo, el parto en casa es una opción que conlleva menos intervenciones que el hospital, y con el mismo resultado.

El National Institute for Health and Clinical Excelence (el NICE) es la agencia de evaluación del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. En 2014, el NICE fue terminante: “Hay que explicar a la mujer embarazada multípara de bajo riesgo que el parto en casa es tan seguro como en el hospital, y conlleva menos intervenciones”; y “Hay que explicar a la mujer embarazada nulípara [sin experiencia previa de partos] de bajo riesgo que el parto en una unidad de matronas es tan seguro como en el hospital y conlleva menos intervenciones…y que el parto en casa conlleva un pequeño incremento del riesgo para el niño”
http://www.nice.org.uk/guidance/cg190/chapter/1-recommendations
http://www.nice.org.uk/guidance/cg190/chapter/1-recommendations#place-of-birth

En el hospital el exceso de tecnología y de profesionales conlleva más intervenciones innecesarias y por ello el NICE recomendó a las multíparas de bajo riesgo el parto en casa atendido por matronas ya que es más seguro, y a las nulíparas de bajo riesgo el parto en unidades de matrona, por lo mismo. Las intervenciones hospitalarias son muchas veces dañinas y excesivas, desde el uso de monitorización fetal, el uso de oxitocina, la rotura de bolsa, el parto con forceps, la cesárea, la episiotomía, la inmovilización en el “potro”, el afeitado púbico y perineal, la analgesia epidural como única opción analgésica, el goteo continuo, etc.

Naturalmente, la recomendación del parto en casa con matrona seguía la estela de estudios previos que habían llevado, por ejemplo, a que se incluyera en la oferta pública en 1994 en Ontario, Canadá. También el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos y el Real Colegio de Matronas del Reino Unido recomendasen en 2007 el parto en casa, y a que el sistema sanitario público de British Columbia (Canadá) promoviese e incluyese el parto a domicilio atendido por matronas desde 2009. Existe toda una ola de presión científica y profesional en apoyo del parto en casa
https://www.rcm.org.uk/sites/default/files/home_births_rcog_rcm0607.pdf
http://www.timescolonist.com/news/local/health-minister-encourages-home-births-in-low-risk-cases-1.5626
https://www.actasanitaria.com/parto-a-domicilio-seguro-y-cubierto-por-el-seguro/
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jmwh.12172/pdf
http://tauja.ujaen.es/handle/10953.1/1544
http://www.bmj.com/content/344/bmj.e2292
https://www.actasanitaria.com/el-parto-mortalidad-materna-y-encarnizamiento-medico/
http://www.biomedcentral.com/1471-2393/14/353

El encarnizamiento durante el parto en el hospital

Existe toda una ola de presión científica y profesional en apoyo del parto en casa

El Museo de los Horrores en la atención al parto en el hospital podría rellenar salas y plantas del Museo del Prado. Sería, en realidad, un Museo de la Tortura en la Atención al Parto, con mayor participación de la gine-obstetricia privada. Para hacernos una idea:

  • En España se hacen cesáreas al 25% de las mujeres contra, por ejemplo, el 15-18% en los países nórdicos. La Organización Mundial de la Salud recomienda en torno al 10%, y siempre menos del 15%. En España, hay más cesáreas cuantos más ginecólogos-obstetras tiene el hospital. En Cataluña las cesáreas se dan más en hospitales privados, como en toda España, pese a atender a partos de menor riesgo.
  • En España los partos instrumentales (aquellos que acaban en fórceps, ventosa o espátulas) son el 15% del total contra, por ejemplo, el 5% en Letonia. En la Comunidad Valenciana, en 2012, fueron el 37% en privado y el 18% en público.. En Cataluña los hospitales con baja actividad en partos son más intervencionistas y tienen casi el 50% de partos instrumentales
  • En España la episiotomía se hace según regiones y hospitales; en 2009, en el 34% en Murcia y el 66% en Galicia; dentro de Asturias, por ejemplo, en el Hospital Central se hacía en el 90% de los casos, contra el 8% en el Hospital de Jarrio. Lo privado tiene más actividad; por ejemplo, 72% contra 58% en la Comunidad de Valencia. La media en Dinamarca fue del 5%.
  • En España, la inducción al parto es también muy variable. En la Comunidad Valenciana fue del 33% en lo privado, y del 25% en lo público. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es que no pase del 10%.

http://estudiosobreelutero.blogspot.com.es/2014/04/el-parto-una-cuestion-de-genero.html
http://www.biomedcentral.com/1471-2393/14/143
http://www.dilemata.net/revista/index.php/dilemata/article/view/369/374
https://www.actasanitaria.com/cesarea-las-mujeres-de-clase-alta-empiezan-rechazarla-en-finlandia-y-en-noruega/
http://www.atlasvpm.org/documents/10157/16715/Variaciones_cesarea_DT04_2009.pdf

Este encarnizamiento no tiene justificación científica, ni ética, ni profesional y es expresión de violencia obstétrica (y penalmente punible).

La repercusión de la recomendación de NICE

La publicación de las recomendaciones del NICE en 2014 tuvo enorme eco en la prensa, donde se destacó que se urgía a considerar el parto en casa como la alternativa más segura, y se reivindicó el papel de las matronas

http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2014/dec/04/birth-guidelines-midwives-preaching-converted
http://www.theguardian.com/society/2014/dec/03/hospital-childbirth-misconception-home-reversing-nice-guidelines
http://www.nytimes.com/2014/12/04/world/british-regulator-urges-home-births-over-hospitals-for-uncomplicated-pregnancies.html?_r=0

Las matronas españolas también reivindicaron el parto en casa como parte de la cartera de servicios del sistema sanitario público
http://www.publico.es/sociedad/matronas-piden-sanidad-publica-financie.html

En España tuvo eco en la prensa general, y la noticia de la recomendación del NICE incluyó un comentario del presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, literal: “Yo no le voy a decir a una señora que se opere de apendicitis en la mesa del comedor. ¿Que se puede hacer? Seguro. Pero yo no lo recomendaría”
http://politica.elpais.com/politica/2014/12/19/actualidad/1419018235_801849.html

Esta visión resume la idea de tantos ginecólogos y obstetras españoles que ven el parto normal como una enfermedad, ¡como una apendicitis!

¡Pobres mujeres sometidas a una violencia obstétrica que no cesa, a una violencia de género denunciable por su brutalidad!

NOTA:

El autor de este texto no defiende el parto en casa por “natural”, sino por más seguro. El autor de este texto sabe que la ciencia choca contra las creencias de quienes creen que el parto en el hospital es más seguro, diga lo que diga la ciencia. El autor de este texto ruega la lectura de los textos de los que se incluyen enlaces, para poder debatir sobre ciencia. El autor de este texto conoce de propia ciencia a ginecólogos y obstetras excepcionales, pero no estamos hablando de las excepciones sino de los datos que demuestran la violencia obstétrica en España. El autor de este texto no defiende el parto programado en casa con matrona por más barato, que lo es (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4505882/). El autor de este texto deja para posterior debate el asunto de las cuestiones prácticas y de las preferencias de las gestantes, pues sólo pide lo que el NICE: 1/ que se promueva el parto en casa, por más seguro, 2/ que se dé información a las embarazadas sobre las ventajas e inconvenientes de los distintos lugares para el parto y 3/ que la atención a domicilio del parto en embarazada de bajo riesgo sea parte de la cartera de servicios del sistema nacional de salud.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

15 Comentarios

  1. alejandra says:

    no encontre matrona en mi localidad

  2. C. Lozano says:

    He leído artículos tuyos muy acertados, pero este en concreto no me parece oportuno y menos en países desarrollados. Sí fueras mujer y hubieras parido, seguro que no opinabas lo mismo. Lo que sí sería efectivo poder dar a luz en el hospital como sí fuera tu propia casa, con un equipo médico responsable y con una profesionalidad demostrada.

    • Ana says:

      Soy mujer, médico, he parido 3 veces, una de ellas en casa y 2 en hospital y soy de la misma opinión que J. Gérvas. A las mujeres se les ha metido el miedo en el cuerpo. Para ganancia de algunos.

    • silvina says:

      Soy mujer médico y obstetra, tuve 2 cesareas en el sistema y parí en casa a mi tercer hija luego de dos cesareas y sin ninguna intervención, desde hace 10 años asisto en Argentina donde vivo partos domiciliarios. No existe para mi ocpión más segura amorosa y responsable que esa

    • Ana says:

      Pues yo he parido en casa a mi segunda hija y te puedo decir que es la opción más acertada que pude adoptar. Parto seguro, parto respetado, parto amoroso. No puedo decir lo mismo de mi primera experiencia en el hospital.

    • Elisa says:

      Yo tuve acceso a información de las diferentes maneras de tener mi parto, y en ningún momento tomé como opción parir en hospital. Porque al entrar en ellos uno es materia dispuesta para los encargados de los partos, así como lo es el bebé al salir de la mamá.
      Elegí parir en casa y sé que no me equivoqué, nadie me apresuró por sus horarios, portales lo que quisiera, por platicar, caminar, sentarme, pararme, bañarme, estar con mi pareja en todo momento, y no despegar a mi bebé de mi lado en ningún momento.
      Cosa que muy difícilmente pasaría en hospital

  3. Montse says:

    Trabajé unos años en un quirófano de obstetricia de un consorcio hospitalario. Las cesáreas se disparaban los viernes por la tarde, hasta media noche (estadísticamente comprobado). El responsable: un obstetra privado, que utilizaba el quirófano y el personal del hospital para sus partos privados y que quería tener el fin de semana libre y, por supuesto, en un par o tres de horas (gotero con oxitocina + cesárea) haber terminado la tarea.

  4. Juan Gérvas says:

    -gracias por los comentarios, Alejandro, C. Lozano, Ana y Montse
    -en este texto de El Mirador no hay opiniones, hay hechos
    -mantener los partos en los hospitales es mantener la violencia obstétrica que viola los derechos humanos
    -son datos de NICE y de otros muchos estudios, que por supuesto chocan con opiniones
    -las opiniones lograron mantener las sanguijuelas en el tratamiento de la neumonía por siglos
    -espero que el parto pase a ser en casa sin esperar siglos
    -y, desde luego, la cuestión no es tener la experiencia personal de parir para poder opinar, que exigiría que por ejemplo, sólo pudieran opinar de esquizofrenia los médicos con esquizofrenia
    -en fin
    -un saludo
    -juan gérvas

    • Marta says:

      Hola…que cada una decida no? Yo estaría muerta si hubiera parido en casa. En el hospital . Sufrí violencia obstetricia y casi muero…ahora vuelvo a repetir y será cesarea ya que literalmenta me reventaron. Si me hubieran realizado una cesara seguramente estaría mucho mejor.
      Yo reivindico que cada una decida…quien quiera parir casa adelante…en el hospital y en el siglo q estamos yo firmo por un parto sin dolor.
      Saludos

    • eliza says:

      Estoy totalmente de acuerdo, lo ideal es que cada mujer decida libremente y sin presiones lo Cómo quiere parir, el punto que yo retomó del texto asociado a esta libre toma de decisión es la INFORMACIÓN oportuna de los beneficios de parto en casa y también de los riesgos que hay del hospital, temas que pocas veces se toca durante la consulta con el ginecólogo y en general en los sistemas de salud tanto público como privado.

  5. silvina says:

    gracias por seguir sumando a los que aún estamos en la trinchera intentando revertir la tendencia a intervenir todos los nacimientos, sin conciencia ni respeto por lo sagrado de ese momento.

  6. Alícia says:

    Un resumen muy bien hecho de la situación de los partos en España, con datos contrastados. Yo parí a mi primer hijo en casa, después de informarme exhaustivamente de las posibilidades, y huyendo de un hospital donde ya en las visitas del embarazo me demostraron la falta de respeto a las madres y a sus bebés, con un trato infantilizador y poco respetuoso. La mejor decisión que he tomado en mi vida. Con la segunda repetí experiencia, y con el tercero que esta a punto de nacer, espero poder volver a repetir una experiencia tan empoderadora como un parto respetado en todos los sentidos, tanto a la madre como al bebé.

  7. Mamen says:

    Pues también hay una realidad que poco se contempla y es la violencia obstétrica en los partos en casa. Mi familia, mi hijo y yo por desgracia la sufrimos en julio de 2016 con una matrona que se desplazó desde Zaragoza hasta mi casa, durante 15 días, todo porque era una única formada en el extranjero y experta en partos de nalgas y que me atendía. en toda España.
    Dos días antes del parto me propuso la inducción con yerbas, frotas de barriga, supositorios anales y vaginales hechos por ella, a lo que me negué, todo porque tenía prisa por irse.
    Tras pedirme disculpas por esta actuación arrolladora a su interés, se desencadenó el parto, en pleno parto me confesó que apenas había atendido nalgas… Me dirigió el pujo, aunque le dije que no tenía ganas de empujar me dijo que lo hiciera “porque las nalgas son así y yo las conozco bien” frase textual. Estuve casi dos horas de pujo, al final medio desmayada y sin fuerza pedí que llamaran una ambulancia, no podía más…. Su reacción: “aquí no se llama a ninguna ambulancia porque nadie me puede ver a mi aquí atendiéndote”…. No quise discutir, me metieron en el coche como pudieron, en 7 minutos estaba en el hospital, pedí dos tactos: “señora, está dilatada de 6 cm, nada de parto vaginal, esto es cesárea”. Y así fue.
    Le pedí explicaciones y me dijo que había retrocedido 4 cm en los 7 min de traslado (cosa imposible).
    Desapareció, le insistí en que me devolviera mi dinero, mi parto y nacimiento de mi hijo ya nos lo había robado.
    Me mandó a un abogado del colegio de enfermería amenazandome, sin saber este lo de las nalgas, claro!
    Y así andamos, que no me entrega la factura, niemdevuelve la parte de dinero que bajo presión y coaacion tuvimos que adelantarle, descubriendo que recién había salido de la residencia apenas 5 meses antes de atendernos, que nos había engañado, que se había formado en una escuela de partera ilegal en Perú. Que no he sido la única mujer afectada, es más, ha habido casos con final mucho peor, muchísimo peor y catastrófico, pero se está manipulando y encubriendo. Nada más y nada menos que asociaciones de profesionales independientes “que miran por la mujer y el bebé”….
    Y mientras tanto sigue atendiendo.
    Esto tb se debe saber, podemos estar vendidas igualmente…
    Más info en mi perfil de Facebook y por privado: Awa Salá

Deja un comentario