Política y Sociedad

PARA FERNANDO MESA DEL CASTILLO, ES IMPENSABLE QUE LA SANIDAD PÚBLICA PUEDA ASUMIR LO QUE REALIZA LA PRIVADA

Fernando Mesa del Castillo

Fernando Mesa del Castillo

Acta Sanitaria: ¿Cuál es la principal conclusión de esta primera participación de la Federación Española en el Congreso Europeo de Hospitales Privados?

Fernando Mesa del Castillo : Hemos venido muy contentos y satisfechos con nuestra participación, pues la intervención, en la que explicamos el sistema sanitario español, fue citada en varias ocasiones.

A.S.: Ud. habló de la necesaria reconversión del sistema sanitario español ¿por qué?

F.M. d C.: Está claro que el sistema sanitario español necesita una renovación porque es insostenible en la forma en que está planteado, con un crecimiento en gasto por encima del 12% en los últimos años. Por eso creo necesario reformarlo.

A.S.: En esa reconversión, ¿qué papel podrían jugar las clínicas o los hospitales privados?

F.M. d C.: Hoy por hoy, somos imprescindibles en el mapa sanitario nacional, pues realizamos cerca del 30% de la asistencia y resulta impensable que pudiese ir directamente al sistema público. De ahí que pensemos en que deba ser integrado de una forma más uniforme y con una perspectiva clara. Nosotros demandamos, entre otras cosas, contar con una política sanitaria estable; que se haga un plan y que se cumpla a lo largo de los años y que no dependamos tanto del político de turno.

A.S.: Esa política estable en el tiempo, ¿pasa sólo por la concertación con el sector público?

F.M.d C.: Hay muchas formas de colaboración pública-privada. Está la concertación, está el tratamiento de listas de espera, sacar servicios de los hospitales públicos e instalarlos en la privada, también la gestión privada con el hospital público… Hay muchas formas de colaborar.

A.S.: Cuando se habla de clínicas o de hospitales privados, ¿no existe un cierto estereotipo en la sociedad española sobre ellas?

F.M.d C.: Se da ese estereotipo, más teórico que verdadero. Hay una sensación del privado como cosa lejana, de ricos, y, sin embargo, cuando hablamos con la gente y en las encuestas y en los estudios que hemos hecho, el conocimiento que empieza a tenerse de las clínicas privadas se acerca bastante a la realidad: hospitales tecnológicamente avanzados, con buena asistencia, con buena calidad y con buenos servicios y no algo exclusivamente de ricos.

A.S.: Es decir, que la imagen y la realidad actual no concuerdan con la de hace unos años.

F.M.d C.: La percepción de hasta hace unos veinte años era de centros dedicados a crónicos y, además, se daba una diferencia muy grande entre unas pocas clínicas privadas, por ejemplo las de Madrid como el Ruber, que eran el no va más y luego una estructura privada en el resto de España que cubría una asistencia que no podía dar el Estado. Se habían creado hospitales por distintas provincias que estaban bastante deteriorados como consecuencia del sistema de pago y que terminaron entrando en una reconversión del sector. Hoy ya no son así; son hospitales de alta calidad y con unas prestaciones punteras.

A.S.: En su intervención en París habló de deficiencia del sistema público, ¿no estamos también frente a otro estereotipo?

F.M.d C.: Efectivamente, es otro estereotipo, pero es parte de la concepción distinta de hospital público y hospital privado. A mi juicio, cuando se diseña el hospital privado se hace pensando en un tipo de asistencia, lo que comporta que la estructura de los servicios esté mucho más adecuada a la prestación que va a dar. Y otro tanto sucede con la composición de la plantilla y de la forma de gestión, que lo hacen mucho más dinámico. El hospital público es un hospital que suele ser muy grande, que debe estar preparado para cualquier tipo de urgencia, y eso lo hace más caro.

A.S.: Usted ha apuntado a una tercera vía como solución al problema asistencial. ¿A que se refiere con ello?

F.M.d C.: Me refería a la colaboración pública-privada, pues la asistencia puramente privada, a la carta, es minoritaria.

A.S.: Una de las principales críticas que han suscitado sus intervenciones ha sido la referencia a que se paga dos veces la asistencia cuando se acude a la sanidad privada.

F.M.d C.: Y es así. Además es un planteamiento que se advierte en el resto de Europa, en el sentido de que, cuando una persona por el motivo que sea quiere un tipo de asistencia privada en una compañía de seguros, el dinero que destina a ella debería tener su desgravación en la renta. Creemos que esto descargaría el sistema público. En el Congreso de París se contado experiencias de distintos países en relación con este aspecto. Lo que decimos es que no es justo que, por pagar su sanidad fuera del sistema público, un ciudadano deba pagar la asistencia dos veces.

A.S.: ¿Se ha hecho alguna gestión al respecto con la Administración?

F.M.d C.: Estamos debatiendo internamente y analizando cómo podemos plantearlo.

A.S.: Después de este Congreso Europeo ¿cómo ve la prespectiva de la sanidad privada española?

F.M.d C.: Estamos en un año de crisis y preocupados por lo que puede pasar, pues están subiendo los costes y, ahora mismo, estamos en puertas de una subida del IVA, con una repercusión de un 2% de incremento de nuestros costes. En fin, que estamos viendo la forma de capear el temporal como se pueda. De todos modos, he de señalar que en Europa se está potenciando la sanidad privada en todos los países y que el debate gira en torno a la libre competencia y al libre mercado y que el Estado asume un papel vigilante. El servicio lo presta quien lo haga mejor.

A.S.: Y, por otro lado, se trata de poner límites a las prestaciones o de limitar el acceso a ellas a través de medidas como el copago. ¿Cómo ve este punto?

F M.d C.: Es un tema que no nos afecta, aunque, con las correcciones que sean necesarias, deberían evitarse posibles abusos, como sucede con las urgencias o con las reiteradas visitas al médico. En otros países existen fórmulas de contención o de copago. Es buen momento al menos para iniciar el debate.

Carlos Nicolás

Deja un comentario