Política y Sociedad

Nueva reunión del Pacto por la Sanidad con dificultades para llegar a un acuerdo

En esta Jornada, que fue organizada por la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO) y patrocinada por el Instituto de Estrategia y Buen Gobierno Social (IEbug’s) y se desarrolló en la sede del Consejo Económico y Social, expertos de diferentes ámbitos analizaron la situación del Estado de Bienestar en relación con la crisis económica. El objetivo del encuentro fue el de situar el vértice del cambio en la incorporación de mecanismos de Buen Gobierno, aplicando las que, para los organizadores, constituyen sus ocho características principales: participación, transparencia, legalidad, responsabilidad, consenso, equidad, eficiencia y sensibilidad.

Sin un horizonte definido para el Pacto

Según explicó Antonio Cabrera, Comisiones Obreras va a acudir a la nueva reunión para el Pacto por la Sanidad “con la clara intención de que este nuevo encuentro no sea un mero trámite, sino un verdadero y definitivo impulso al blindaje del sistema sanitario público”. Sin embargo, la ministra no fue tan optimista durante su intervención en el acto inaugural del encuentro y señaló al respecto “lo difícil que será llegar a un acuerdo porque la dinámica política actual lo dificulta”.

El secretario de la FSS-CCOO reiteró su intención de que esta reunión no se quede en una más y suponga un impulso definitivo. “Valoramos positivamente que se hayan tenido en cuenta muchas de las medidas que hemos propuesto, aún así, el próximo lunes acudimos a una nueva reunión del Pacto por la Sanidad con el convencimiento de lo beneficioso que sería incluir otras propuestas que llevamos tiempo argumentando y que van encaminadas a mejorar la equidad y la eficacia del Sistema Nacional de Salud”, explicó.

Deuda pública sanitaria

Por otro lado, Trinidad Jiménez cuantificó la deuda pública sanitaria en siete mil millones de euros, una deuda que calificó de estructural y que “no es producto de la crisis actual”, sino que se viene arrastrando desde hace años, prácticamente desde que se creó el INSALUD. Asimismo, en relación a este momento difícil por el que atraviesa el país, la máxima responsable de Sanidad y Política Social afirmó que, “está claro que la situación requiere hacer ajustes, y ya se están haciendo”. Según añadió, “tomar medidas no significa que haya que poner en cuestión nuestro SNS”.

La ministra zanjó de nuevo el debate abierto en torno al copago sanitario, asegurando que no está en la mesa del Ministerio de Sanidad y Política Social y no se ha contemplado en ningún momento. Según indicó, las políticas redistributivas, en las que cada persona aporta impuestos en función de su capacidad económica y recibe los servicios sanitarios en función de sus necesidades, “es una ecuación perfecta y muy consolidada”. En este sentido, recordó que la asistencia sanitaria es uno de los pilares del estado de bienestar, con sus características de financiación pública, universalidad y gratuidad en el acceso, lo que ha reportado enormes beneficios al conjunto de la sociedad.

Necesidad de cambios inaplazables

En este sentido también se pronunció María José Alende, presidenta del IEbugs, quien urgió a desarrollar cambios inaplazables en el Sistema. Asimismo, destacó que el SNS gasta anualmente algo más de 60.000 millones de euros, lo que supone en torno al 6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), cuando en el resto de países europeo se destina un 8 por ciento. Por su parte, el presidente de honor del Instituto, José María Fidalgo, explicó en su conferencia los desafíos que plantea la crisis para los servicios de bienestar.

En las mesas redondas de la Jornada participaron también los profesores de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, José Ramón Repullo y José Manuel Freire; el director del Centro de Investigación de Economía de la Salud y profesor titular de la Pompeu Fabra, Vicente Ortún; el jefe del Departamento de Desarrollo Directivo y GSS de la Escuela Nacional de la Salud del Instituto Carlos III, Luis Ángel Oteo; el jefe de Servicio de Nefrología del Complejo Hospitalario de Toledo, José Conde; y el Consejero Delegado y Director General del Hospital Clínic de Barcelona, Raimon Belenes.

Arantxa Mirón Millán

Deja un comentario