Política y Sociedad

NeuroMadrid denuncia inexistencia de ayudas a 115.000 cuidadores informales de personas con ictus

— Madrid 23 Oct, 2014 - 1:08 pm

A colación de la celebración este miércoles, 29 de octubre, del Día Internacional del Ictus, el Instituto de Rehabilitación Neurológica NeuroMadrid, por mediación de su director Médico, el doctor Luis Gangoiti, ha denunciado que 115.000 cuidadores informales de personas que sufrieron esta enfermedad no están recibiendo prestación monetaria alguna.

neuromadrid“Existen casi 130.000 pacientes que tienen una persona a su cuidado tras un ictus”, continuó al tiempo que explicó que, por tanto, “en fases crónicas, los sistemas sanitario y social participan minoritariamente en el cuidado de las personas que han sufrido ictus”, enfermedad que es “la causa más importante de discapacidad a largo plazo en el adulto”.

Tal es así, que “a los seis meses de haber sufrido un ictus, el 26,1 por ciento de los pacientes ha fallecido y, entre los supervivientes, más del 44 por ciento queda con una dependencia funcional”, lamentó Gangoiti, que haciendo referencia a datos de la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud del Instituto Nacional de Estadística (INE), declaró que, “en España, existen 811.746 mayores de 65 años con una dependencia causada por ictus”.

Por otra parte, acudió a un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para señalar que existen un 80 por ciento de pacientes de ictus con secuelas graves o severas “que requieren ayuda para realizar las actividades de la vida cotidiana”. Éstos “no pueden quedarse solos más de una o dos horas al día”, explicó el responsable médico de esta institución, que añadió que el cuidador “termina sufriendo un agotamiento físico y psicológico máximo”.

Por último, y al mismo tiempo que indicó que se están produciendo avances en el tratamiento, como las técnicas aplicadas al reaprendizaje motor orientado a tareas específicas, Gangoiti señaló que la Revista de Neurología publicó un estudio sobre los costes de esta enfermedad cerebrovascular, estimando éstos en los cuidados informales en pacientes con una dependencia grave “en 24.000 euros por año”.