Política y Sociedad La mutualidad de los médicos apuesta por la jubilación

Mutual Médica: “Los médicos jóvenes deben comprometerse con su propio futuro”

El presidente de Mutual Médica, el doctor Nolasc Acarín, considera que hay que tomar las riendas de nuestra jubilación y responsabilizarnos de nuestro futuro. En una entrevista concedida a Acta Sanitaria, el doctor señala que en tiempos de austeridad los médicos jóvenes deben comprometerse con su propio futuro, asumiendo el protagonismo del ahorro para su jubilación antes de que sea demasiado tarde. Es más, puntualiza que “quien no lo prevea no podrá mantener el nivel de vida que tuvo durante su vida profesional”.

El doctor Nolas Acarín, presidente de Mutual Médica.

El doctor Nolas Acarín, presidente de Mutual Médica.

Acarín observa que, pese a las dificultades de la situación económica actual, Mutual Médica constató en 2014 un incremento de la concienciación en relación con la previsión de cara al futuro de los médicos, lo que redunda en la contratación de prestaciones de ahorro-jubilación. Las inversiones de Mutual Médica han conseguido unos resultados satisfactorios que le permiten continuar cubriendo sus compromisos y mantener márgenes de solvencia superiores a los exigidos por la legislación vigente.

En 2014 Mutual Médica empezó a implementar un Plan Estratégico a tres años vista, con el objetivo de ofrecer mejores seguros y servicios, así como concienciar a los médicos de que su previsión social es básica para afrontar el futuro con tranquilidad. La idea, según Acarín, es llegar a los 100.000 mutualistas, diversificando el tipo de médico que se mutualiza, y alcanzar los 100 millones de facturación.

Asimismo, dice que tienen cerca una fecha señalada: la entrada en vigor de Solvencia II a principios de 2016. Solvencia II nace a nivel Europeo y consiste en cumplir con tres pilares básicos: requerimientos de capital, sistemas de autocontrol y control de riesgos (buen gobierno corporativo) y transparencia.

Previsión Social Complementaria, sin ánimo de lucro

El doctor añade que Mutual Médica es una mutualidad de previsión social, lo que la hace muy diferente a otras entidades financieras, ya que es una entidad sin ánimo de lucro formada por médicos y especializada en el colectivo médico, lo que son dos valores añadidos importantísimos para el médico. Además, Mutual Médica ofrece una forma clara de complementar el sistema público de pensiones.

“Se ha de tener presente que el producto alternativo al Régimen de Autónomos mejora básicamente la jubilación de los médicos, ya que, a diferencia de lo que pasa con las cotizaciones al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) si no se cubre el periodo mínimo de cotización, en Mutual Médica cada euro invertido representa un incremento en la cobertura del médico”, explica.

Las inversiones de Mutual Médica han conseguido unos resultados satisfactorios que le permiten continuar cubriendo sus compromisos

Acarín recuerda que en el caso de que el médico ejerza la doble actividad (por cuenta ajena y por cuenta propia), “cuando nos encontramos en tramos de pensiones máximas (como suele ser el caso de los médicos) operan los límites que impiden sumar una pensión del Régimen de Autónomos a la que el médico jubilado ya cobra del Régimen General”. La consecuencia de este hecho es que las cotizaciones al RETA no se traducen en una mayor pensión de jubilación en el futuro. “Esto no pasa con las prestaciones de jubilación, invalidez, dependencia, etc. de Mutual Médica, ya que las prestaciones de la mutualidad son totalmente compatibles con la pensión de la Seguridad Social y se suman”, apunta.

Uno de los mayores atractivos de sus Seguros de Jubilación es que son desgravables al 100%. De hecho, todos los importes pagados a la mutualidad por la cobertura alternativa a autónomos se considera gasto deducible de la actividad en el IRPF del profesional. A este importe de deducción le podemos sumar las cantidades invertidas en sistemas de previsión social complementara: seguros de jubilación, invalidez, dependencia, etc., que se desgravan en el IRPF, pero no por la vía del gasto, sino por la vía de las reducciones en base imponible. Asimismo, destaca que en el caso de jubilación en el ejercicio de la actividad por cuenta ajena (Régimen General), el médico podrá continuar su actividad por cuenta propia y seguir cobrando el 100% de la pensión de jubilación en caso de haber optado por Mutual Médica (producto MEL).

Especialistas en el médico: conocimiento de sus necesidades y preocupaciones

Una de las particularidades de Mutual Médica es que está especializada en el colectivo médico.” Somos médicos al servicio del médico”, señala. Efectivamente, al ser médicos conocen de primera mano las necesidades de previsión social de este colectivo y actúan en consecuencia. Es la Asamblea de mutualistas la que toma las decisiones estratégicas y aprueba las cuentas de la entidad, además de escoger a los miembros del Consejo de Administración, formado también por médicos que realizan sus funciones dentro de la mutualidad sin percibir ningún tipo de remuneración.

Y esta es otra de sus ventajas: son una mutualidad de previsión social, entidad sin ánimo de lucro, con lo que no tienen unos accionistas que reclamen su parte de los beneficios. Al contrario, los beneficios que genera los revierten por completo en los médicos a través de mejoras en las coberturas que les ofrecen o mediante iniciativas que fomentan la formación, la investigación, etc.

“Además de aportar nuestra propia experiencia como médicos, no nos olvidamos de consultar y tener en cuenta todo lo que nos pueden aportar los Colegios de Médicos, con los que mantenemos una estrecha relación y con los que tenemos firmados acuerdos de colaboración”, dice el doctor.

Referentes en la Jubilación del Médico

Este año han hecho una gran apuesta y creado un nuevo portal especializado en la jubilación del médico: www.jubilaciondelmedico.com, con el propósito de concienciar sobre el ahorro para el futuro y de ser una herramienta de utilidad en este sentido. Este nuevo espacio digital incluye un “Simulador” de la jubilación del médico, donde es posible conocer cuáles serán los ingresos en el momento de la jubilación y saber si es necesario complementar la misma con seguros adicionales que permitan llegar al nivel de ingresos deseado en ese momento de la trayectoria vital.

El presidente de Mutual Médica dice que el aumento del paro, la reducción del gasto público, los escasos incentivos para incrementar la productividad, juntamente con el aumento de la esperanza de vida, que agrava el desequilibrio intergeneracional, propician un futuro gris para las jubilaciones. En 2050 el porcentaje de personas mayores de 65 años en la población mundial superará a la de niños y adolescentes por primera vez en la historia de la humanidad. De hecho, España será uno de los Estados con más población mayor, sólo por detrás de Japón y Corea. Sin embargo, esta inversión de la pirámide poblacional es en realidad positiva, ya que se trata de un reflejo del desarrollo económico y social, cuyas consecuencias han sido analizadas desde diferentes puntos de vista.

Las mutualidades de previsión social “tenemos un papel fundamental de concienciación sobre la necesidad de complementar la jubilación si se quiere mantener el nivel de ingresos que se tenía durante la vida laboral activa”

Están, por un lado, los catastrofistas que incluso vaticinan el fin del Estado del Bienestar, ya que argumentan que los ingresos de la población activa no serán suficientes para hacer frente al elevado número de jubilados ni para cubrir las necesidades de nuestros mayores. Frente a esta lectura, “cada vez somos más los que defendemos que, tomando las medidas adecuadas, tenemos la oportunidad de evolucionar hacia nuevas formas de vida, de trabajo, de sistemas de pensiones”.

En este sentido, las mutualidades de previsión social “tenemos un papel fundamental de concienciación sobre la necesidad de complementar la jubilación si se quiere mantener el nivel de ingresos que se tenía durante la vida laboral activa”. “Quiero entender y creer que las pensiones públicas estarán siempre garantizadas, a pesar de que, según las recientes reformas, ya observamos reducciones en las rentas a cobrar en un futuro y, sobre todo, ampliación de los períodos de cotización para obtener el cómputo de renta que nos corresponde y retrasos en la edad de jubilación, etc”, explica.

Pero en España, igual que en otros países europeos, existen formas de complementar estas pensiones mediante mutualidades de previsión social, entidades sin ánimo de lucro, de inversión prudente y bajo el estrecho control de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, con medidas que garantizan las prestaciones contratadas. Estas entidades están llamadas a convertirse en un instrumento imprescindible dentro del marco del Estado del Bienestar del futuro. Cada parte de la sociedad tendrá que asumir sus responsabilidades en materia de pensiones. Tanto los ciudadanos, que tendrán que tomar las riendas de su futuro, como las instituciones o empresas y el Estado “tenemos un rol determinante en este proceso de cambio obligado”.

Cómo afecta la reforma fiscal a la previsión social

En cuanto a la reforma fiscal que entró en vigor a principios de año, dijo que incorpora una serie de modificaciones que afectan a la previsión social complementaria. Según explica, la reforma fiscal ha modificado el límite fiscal y financiero de las aportaciones a sistemas de previsión social (planes de pensiones, PPA y otros) de los 10.000 € anuales -12.500 € a partir de los 50 años- a 8.000 € para todas las edades.

Aunque este cambio puede representar una limitación para las rentas más altas, señaló, se introduce otra modificación que compensa los efectos negativos que el punto anterior puede suponer sobre los seguros de jubilación: los instrumentos de previsión social se podrán rescatar a los 10 años sin ningún tipo de penalización fiscal; esto está pensado para los contribuyentes más jóvenes con rentas medias, que, ante la posibilidad de poder rescatar en 10 años, se espera que se animen a contratar más seguros de jubilación. De todas formas, para los planes de pensiones, seguros y PPA’s formalizados antes del 1 de enero de 2015, sólo se permitirá el rescate a partir del 1 de enero de 2025.

Mutual Médica constató en 2014 un incremento de la concienciación en relación con la previsión de cara al futuro de los médicos

Continúa igual uno de los factores clave de los productos de jubilación: el hecho que, en caso de haberse desgravado las aportaciones a los mismos, los planes de pensiones y seguros de jubilación seguirán tributando como rendimientos del trabajo a la hora de cobrarlos/rescatarlos, con lo que se tiene que pagar a Hacienda un importe significativo que puede comportar más de una sorpresa a la hora de jubilarse.

Asimismo, se mantiene la posibilidad de aplicar la reducción del 40% en el momento del cobro del seguro para las aportaciones realizadas antes de 2007, aunque se introduce como novedad el hecho de que sólo será aplicable en caso de cobrar este capital consolidado en el momento en que se produce la contingencia asegurada o en los dos años siguientes. Se ha previsto un periodo de transición para las contingencias realizadas entre 2011 y 2014, que tienen un plazo de ocho ejercicios desde la fecha de su jubilación para rescatar con este beneficio fiscal. Para los casos en que la contingencia se haya producido antes de 2011, se puede aplicar la reducción si se cobra el capital antes del 31 de diciembre de 2018.

Y desaparece la limitación de 4.500 € como gasto deducible por cantidades abonadas a mutualidades cuando estas actúen como alternativa al régimen de autónomos. Para el ejercicio fiscal 2015, será deducible el importe pagado a la mutualidad de previsión social alternativa hasta la cuota máxima por contingencias comunes establecida en el régimen especial de la Seguridad Social.

”La Administración debería premiar el ahorro con incentivos fiscales”

Haciendo una valoración de esta reforma, mostró cierta insatisfacción, “ya que no se ofrece solución a uno de los principales problemas que existen hoy en día y que es el de que a la hora de cobrar los Seguros de Jubilación los profesionales tenemos que pagar todos los impuestos de golpe”. En su opinión, se tendría que premiar a aquellos que han hecho un esfuerzo ahorrador, pues es fundamental fomentar este tipo de actitudes, y para estimularlo sería muy interesante que estos seguros no tuvieran que tributar como rendimientos del trabajo, sino como rendimientos del capital, que suelen tener una tributación inferior. “Para próximas reformas, solicitamos a la Administración que se plantee un tratamiento fiscal adecuado para algunos seguros procedentes de las mutualidades de previsión social”, concluye.

 

Deja un comentario