Industria farmacéutica Según los especialistas del GAEP y Merck

Monitorizar la adherencia al tratamiento puede ser clave al evaluar el resultado en crecimiento

— Cádiz 30 Ene, 2018 - 11:10 am

Los profesionales sanitarios asistentes a la Reunión del Grupo Andaluz de Endocrinología Pediátrica (GAEP), que la compañía farmacéutica Merck ha celebrado en Cádiz el último fin de semana de enero, destacaron que monitorizar la adherencia al tratamiento puede ser clave al evaluar el resultado de la terapia promotora del crecimiento.

merckEn este contexto, la mencionada entidad farmacéutica apuntó que “el abordaje de los trastornos del crecimiento es un campo en el que aún queda mucho por descubrir, desde las causas hasta cómo mejorar la adherencia al tratamiento de los pacientes”.

Por este motivo, el médico adjunto de Endocrinología Pediátrica en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, el doctor Pablo Ruiz, señaló que “la investigación en los trastornos del crecimiento se antoja fundamental, y dentro de ella destaca el abordaje de posibles indicaciones de la hormona de crecimiento, es decir, el hallazgo de nuevas alteraciones en las que la hormona pueda ser de utilidad”.

Asimismo, el profesor de Pediatría en la Universidad de Cádiz, el doctor Alfonso Lechuga, añadió que “las alteraciones del crecimiento no sólo hablan de enfermedades específicas de regulación del crecimiento, sino de otras que afecten al mismo, como pueden ser patologías óseas y genéticas”.

Enfermedades secundarias

Por otro lado, dicho pediatra resaltó que “en muchas ocasiones se diagnostica talla baja idiopática, pues no se alcanza a conocer el motivo del fallo del crecimiento”. De esta forma, incidió en que “cuando el crecimiento se ve afectado secundariamente por otra enfermedad, lo importante es diagnosticarla y solucionarla cuando sea posible, para recuperar el crecimiento y la salud”.

Respecto a la adherencia al tratamiento, el profesor de Pediatría y coordinador del encuentro de Merck indicó que “si se pierden dosis, se pierde potencial de crecimiento, sobre todo en la pubertad, que es cuando más falla la adherencia, ya que los padres del paciente no están tan pendientes como cuando el paciente es más pequeño, y esto puede llevar a perder parte del estirón puberal”.

Así, Alfonso Lechuga recordó que “no basta con monitorizar la dispensación”. En este contexto, puso de manifiesto el hecho de que “es necesario contar con dispositivos que nos permitan monitorizar la administración de la mejor forma posible”.

Deja un comentario