Punto de vista Punto de vista

Mónica Lalanda informa sobre su expediente disciplinario

Mónica Lalanda

Nuestra colaboradora Mónica Lalanda informa en su blog ‘Médicoacuadros‘ del expediente disciplinario al que le ha sometido el Colegio de Médicos de Segovia y reproducimos su comentario porque, en su día, también nos hicimos eco del que la ha llevado a la actual situación.

El Colegio de Médicos de Segovia me acaba de abrir un expediente disciplinario que me puede suponer la inhabilitación profesional por un tiempo de hasta un año.

Veréis, hace 25 años que soy médico. De esos he pasado 16 en Inglaterra, formándome y trabajando como médico de urgencias. Volví con mi familia a España para que mis hijos crecieran aquí y los últimos ocho años he tenido un contrato de guardias en el Servicio de Urgencias del hospital General de Segovia.

Paralelamente a mi trabajo asistencial, me dedico a la comunicación médica. Entre el 2009 y el 2011 escribí para El Mundo con un blog llamado Profesión Sanitaria y al cerrar este por la crisis, abrí mi propio blog llamado Medicoacuadros. Hago entradas de manera regular sobre temas profesionales y sanitarios. Me interesa particularmente la ética médica y soy también miembro de la comisión deontológica del colegio de médicos de Segovia.

Trabajo en urgencias

Puse quejas en la gerencia ya en abril y, al marcharme en junio, en la gerencia del hospital, la dirección médica y la gerencia de área, pero a día de hoy no he recibido respuesta

Durante estos ocho años que he trabajado en urgencias, la situación se ha ido haciendo cada vez más penosa, con una Atención Primaria cada vez con menos recursos en el contexto de una población muy envejecida, un hospital con menos número de médicos residentes cada año y haciendo cada uno menos guardias, un sistema informático tedioso, un servicio de apoyo de radiología bueno pero mermado, y una plantilla con 23 adjuntos de los cuales solo nueve tienen situación estable. La penosidad en las urgencias ha ido en aumento hasta hacerse insostenible en lo profesional. Y, a pesar de todo, el servicio que se ofrece a los pacientes es de calidad, pero solo a costa del trabajo admirable de los miembros del mismo que se dejan la piel cada día. En verano, yo dije basta y abandoné mi contrato a la vista de la situación límite en la que me situarían tres meses de trabajo intenso sin descanso y con gran riesgo para mis pacientes. Puse quejas en la gerencia ya en abril y, al marcharme en junio, en la gerencia del hospital, la dirección médica y la gerencia de área, pero a día de hoy no he recibido respuesta.

 Precariedad manifiesta

El 3 de agosto decidí hacer una abstracción de mi propia experiencia y escribí en mi blog una denuncia sobre el SNS con la intención de exponer ante la opinión pública la situación de precariedad en que viven una innumerable cantidad de médicos. Lo titulé: Querida explotación laboral: te dejo, no cuentes ya conmigo. Una entrada que quiso reflejar una situación que es común en nuestro sistema sanitario y que tiene su reflejo en miles de médicos en toda España, con una situación indigna, abusiva e irregular, temporal y de mala calidad. Una entrada que busca hacer de bandera a la dignidad de unos profesionales que sufrimos en silencio esta vulneración de derechos estatutarios porque tenemos familias a las que seguir alimentando. Una situación laboral que con frecuencia es tolerada por los responsables directivos. El objetivo de mi entrada fue generar un debate en aras de converger en sinergias que mejoraran la situación de los médicos y demás profesionales sanitarios (igualmente maltratados) y, por extensión, una mejor atención de pacientes y usuarios del SNS.

Blog viral

Escribí en mi blog una denuncia sobre el SNS con la intención de exponer ante la opinión pública la situación de precariedad en que viven una innumerable cantidad de médicos

El hecho de que yo abandonara mi contrato de guardias en mi hospital no le hubiera interesado a absolutamente nadie si no fuera un fiel reflejo de una situación generalizada. La respuesta no se hizo esperar y el blog se hizo viral, se copió a muchos otros blogs, recibió 10.000 reacciones en Twitter, apareció en prensa médica y en prensa general . Y para mí lo más importante: la Organización Médica Colegial, única institución que engloba a todos los médicos de España y cuya misión es proteger el profesionalismo y el Código Deontológico, se hizo eco de mi escrito. Su revista Médicos y Pacientes dio difusión a la entrada, así como en su cuenta corporativa de twitter y lo mismo hicieron los miembros de la comisión permanente que están en twitter que apoyaron y difundieron mi mensaje públicamente.

Denuncia ante el colegio

El 22 de agosto, el jefe de servicio de urgencias del hospital general de Segovia y otros 12 compañeros (de un total de 23 adjuntos) me denunciaron al colegio de médicos por sentirse despreciados y humillados por la entrada al blog. El colegio me abrió un expediente informativo en septiembre y se pidió a la comisión deontológica que evaluase mis opiniones en el blog.

Yo respondo de lo que escribo, no de cómo se lea

El 29 de Agosto y antes de conocer su denuncia, publiqué una Carta al Adelantado de Segovia tras haber denunciado un compañero enfermero que la situación en las urgencias durante Agosto era caótica y tras aparecer una mención a mi nombre en el mismo. Esa carta sí hace ya referencia a mis compañeros del servicio de urgencias de Segovia y los describo como lo que son, excelentes profesionales, fantásticos médicos, abnegados, generosos y dedicados. La entrada inicial al blog nunca trató de ellos y me duele haberles ofendido; siento mucho si les ha podido causar malestar. Pero es precisamente porque nunca trató sobre ellos, ni nunca fueron mencionados, ni aparece insulto ninguno, por lo que la entrada continúa intacta en el blog a pesar de su reacción y por lo que mi conciencia permanece tranquila. Yo respondo de lo que escribo, no de cómo se lea.

Notificación con los Reyes

Lo que quiero hoy comunicar con esta entrada al blog es que, la tarde de Reyes, el colegio de médicos de Segovia me notificó, a través de un documento legal de cinco hojas, que había acordado incoar Expediente Disciplinario contra mí, pues considera que mi conducta puede ser objeto de una falta grave por haberse trasgredido los artículos 37 y 38 del Código de Ética y Deontología Médica, “por las acusaciones vertidas contra el servicio de urgencias y sus miembros, focalizadas en el Dr xxxxxx (jefe de servicio), pero no de forma exclusiva, y con la consiguiente alarma social que ha podido crear sobre el funcionamiento del servicio de urgencias de Segovia, sin fundamento, a tenor de sus publicaciones en prensa y redes sociales, teniendo en cuenta el poder de las mismas y el peso de la Dra Lalanda en los medios”.

“La sanción que pudiera corresponder: conforme a lo dispuesto en el artículo 72.3 de los Estatutos colegiales, la comisión de una falta grave es sancionable con la suspensión del ejercicio profesional durante un año”

Procedimiento iniciado

Desde Médico a Cuadros, y como siempre, seguiré abanderando la mejora del sistema sanitario, la seguridad y dignidad de los pacientes y la dignidad profesional de los médicos

El procedimiento ya ha empezado habiéndose nombrado un Instructor y un Secretario que me tomarán declaración en los próximos días, pudiendo yo ir acompañada de un defensor y un letrado. Yo ya he comunicado al instructor del expediente disciplinario mi voluntad de contar con un defensor (una compañera médica) y en colaboración con un equipo de abogados se está organizando mi defensa.

Desde Médico a Cuadros, y como siempre, seguiré abanderando la mejora del sistema sanitario, la seguridad y dignidad de los pacientes y la dignidad profesional de los médicos. Y, por supuesto, dado el momento procedimental corporativo-deontológico en el que me encuentro, siempre con el máximo respeto a la legalidad colegial, al Instructor y al Secretario de mi expediente disciplinario

Seguiré denunciando situaciones inadmisibles y defendiendo sin corporativismos el pundonor de mis compañeros médicos (de todos, los que están cerca y los que están lejos, los que pueden quejarse y los que no, los más valientes o los que sean víctimas de violencia simbólica). Por lo tanto, dada la trascendencia y gravedad de la situación, que entiendo va mucho más allá del problema que me ha generado a mí a nivel personal, os invito a reflexionar con calma y a comentar en los ámbitos que os parezcan más adecuados o como respuestas a esta entrada en el propio blog.

Gracias

“El final de nuestra vida comienza cuando permanecemos callados ante cosas que de verdad importan”. Martin Luther King

Mónica Lalanda

Médico

6 Comentarios

  1. ADR says:

    Ni los colegios de médicos ni sus códigos deontológicos se caracterizan por la defensa de la Salud Pública. Son entes descaradamente corporativos que defienden al médico por encima de los intereses generales de la población. Empecemos por no pagar cuotas y reclamar una colegiación voluntaria. Y que se colegien sólo el que ejerce su medicina privada lucrativa anti-equidad. Lo ético es descolegiarse y mejorar radicalmente el código deontológico.

  2. albert. says:

    Housismo 2017

  3. Javier Peligro Adarve says:

    Desde siempre y actualmente cada vez de forma mas frecuente, el tener opinion propia o proponer debates de ideas ha puesto muy nervioso a los que mandan y su unico recurso es hacer de Torquemada.Un fuerte apoyo y sigues en tu labor y agradecerte que siempre has conseguido con tus articulos hacerme pensar y reflexionar

  4. albert. says:

    “olor limpio,olor de lalanda”.

    (lalanda.-planta silvestre de pequeñas flores violetas ,con intensos aromas de decencia “.

    1.- pagès i artuñedo,albert,39647455d,metge.

  5. Compi says:

    Estimada compañera, desconozco la situación del servicio de Urgencias de Segovia, pero estoy totalmente de acuerdo en que en líneas generales el sistema público de nuestro País funciona gracias a la capacidad extraordinaria de trabajo de los médicos, que en función de las diferentes regiones de nuestra geografía soportamos una gran carga asistencial, en algunos sitios además gran falta de medios tecnológicos o materiales (en otros en función del jefe de servicio gerencia etc se logran los adecuados), falta de medios humanos la mayoría de las veces y un salario vergonzosamente bajo teniendo en cuenta nuestra alta preparación académica, nuestra carga de trabajo y nuestra responsabilidad. Además, el colectivo médico, que se sitúa entre los de mejor formación (caracterizados por ser los mejores de la clase en el colegio) y mayor capacidad de trabajo, junto con una gran vocación de ayuda al prójimo (cualidades que nos llevan a elegir dicha carrera), si de algo pecamos es de quejarnos poco, aguantamos estoicamente nuestra carga acostumbrados a sacar el trabajo adelante con nuestro esfuerzo y nuestro gran potencial (realizamos la atención médica, el informe, las llamadas, múltiples pruebas complementarias….) siempre preocupados por poner los mejores conocimientos al servicio de la salud del paciente.
    La mayoría siguen ese camino de gran sobre-esfuerzo por hacer el trabajo bien hecho, y el bienestar que eso te deja,; otros pocos, asumen la situación de dar un trabajo de mala calidad y mal hecho (entiendo que estos últimos no tendrán la conciencia tranquila, al menos deberían quejarse por cambiar la situación y no acomodarse en el trabajo mal hecho).
    No hay como realizar rotaciones en el extranjero (Francia, Inglaterra, USA, Canadá, Alemania..) para darte cuenta de la tremenda devaluación del médico en España: el cociente remuneración por el trabajo/carga asistencial está en cotas mínimas en España a diferencia de los países mencionados donde o bien: trabajan mucho menos o con mucha ayuda de profesionales técnicos (que ayudan al médico a múltiples tareas técnicas que aquí realiza normalmente el médico); o bien la remuneración por un trabajo similar es muchísimo mayor; sin contar con que el respeto a la figura del médico que actualmente también está por los suelos en nuestro medio. ¿Contamos con buenos profesionales en España? De primera categoría, hacemos absolutamente de todo y con los mínimos medios, pero a costa de estar explotados.
    Y no sólo en la sanidad pública, la sanidad privada actual lo único que asegura es que al pagar por acto médico o quirúrgico, la misma carga de trabajo conllevará algo mejor sueldo, pero los baremos de pago de las compañías aseguradoras son realmente irrisorios y en muchos casos llevan congelados los salarios años o décadas, sin contar con que son las aseguradoras quienes deciden quien entra en sus cuadros médicos y lo último que te piden es el CV.. Y todavía el paciente de a pie se queja de los médicos privados como dolíendole el bolsillo por pagar a un médico, cuando pagamos encantados a un fisioteraputa por un masaje, a un óptico por cualquier prueba complementaria mal indicada, o nos dejamos una pasta en la peluquería; pero la conciencia social es de que a la salud tenemos derecho, y los médicos están a nuestro servicio…
    En fin, que porque un médico diga unas cuantas verdades le abran un expediente disciplinario! Deberían darte las gracias compañera, mucho ánimo.

Deja un comentario