Política y Sociedad facilitan formación online sobre asistencia sanitaria en conflictos armados

Médicos y Cruz Roja exigen parar la violencia contra la asistencia de salud en los conflictos armados

La Cruz Roja Española y la Fundación de los Colegios Médicos para la Cooperación Internacional (FCOMCI) han organizado la mesa redonda “Asistencia de Salud en Peligro. ¡No más violencia contra la asistencia de salud!”, evento que fue aprovechado por los participantes para destacar la importancia de acabar con la violencia contra la atención sanitaria, así como de que se exija el cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

La mesa redonda fue inaugurada por el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) y de la Fundación de los Colegios Médicos para la Cooperación Internacional (FCOMCI), Juan José Rodríguez Sendín, quien destacó la importancia de sensibilizar a la profesión médica con respecto a que “no puede haber más violencia contra la atención sanitaria, no sólo en zonas donde hay conflictos armados sino en países de Iberoamérica donde el porcentaje de homicidios es muy elevado”.

Rodríguez Sendín señaló que hay que hacer respetar el DIH, a la vez que recordó la moción que la organización colegial que representa presentó a la Asamblea General de la Asociación Médica Mundial (AMM), en la que se exigía una investigación independiente respecto del bombardeo al Hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz (Afganistán), al igual que cuestionó que algunos países la rechazaran en un primer momento, aunque finalmente fue aprobada.

Por su parte, la vicepresidenta de la Cruz Roja Española, Manuela Cabero Morán, destacó la importancia que tienen los emblemas de las organizaciones humanitarias en los contextos de conflicto armado y emergencias, con respecto a lo cual señaló que éstos deberían proteger los servicios sanitarios. Sin embargo, lamentó que no se respetan.

El Proyecto Asistencia de Salud en Peligro

omc cruz roja bienComo se explicó en el evento, el Proyecto “ICRC Health Care In Danger” (Asistencia de Salud en Peligro) es una iniciativa del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que comenzó en 2012, con la finalidad de garantizar el acceso de forma segura a servicios de salud y a la asistencia sanitaria en zonas afectadas por conflictos armados u otras zonas de emergencia.

La FCOMCI se incorporó a dicho proyecto en 2015. Tras su incorporación, la Fundación apoyó la iniciativa de traducir todas las herramientas de formación de la campaña al español, para posibilitar a todas las organizaciones sanitarias, instituciones, Gobiernos y profesionales sanitarios y humanitarios el acceso a estas herramientas, así como a una formación adecuada para poder trabajar en intervenciones humanitarias complejas, dentro de contextos de conflicto armado o de violencia.

La coordinadora de ‘Asistencia de Salud en Peligro’, Irene Raciti, explicó que el fin de este proyecto es “garantizar la prestación segura de asistencia en salud” y encarar el problema de la violencia contra los pacientes, los trabajadores y las instalaciones de salud y los vehículos sanitarios, así como fortalecer la seguridad del acceso a la asistencia de salud y de la prestación de atención médica en conflictos armados u otras situaciones de emergencia.

Asimismo, destacó, como una de las iniciativa en las que España está jugando un papel importante a este respecto, junto con Nueva Zelanda y Egipto, el trabajo que está realizando para obtener una resolución del Consejo de Seguridad sobre este tema.

Lo que no se enseña en las facultades de medicina

El presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Víctor Expósito Duque, centró su exposición en el tema de la bioética, algo que la vicepresidenta de la Cruz Roja Española, Manuela Cabero Morán, también destacó. Así, Expósito recordó los fines de la medicina y la importancia del vínculo médico-paciente, a la vez que lamentó la falta de formación a este respecto en las facultades del país. “No aprendemos a atender a la persona en su globalidad”, subrayó.

Explicó el representante de los estudiantes que el CEEM está intentando acercar, a través de los eventos que realiza, los estudiantes a la realidad. Sin embargo, “esto es insuficiente”, aseguró, y agregó que “la formación médica de este país está fallando en ello”. Finalmente, Expósito ahondó en la importancia de realizar prácticas en otros países, cómo esta experiencia cambia la visión sobre el mundo a la personas y cómo permite a los médicos entender mejor a los pacientes en un contexto multicultural.

Formación electrónica en español

El evento también sirvió de escenario para el lanzamiento del módulo de formación electrónica en lengua española del programa Asistencia de Salud en Peligro, una herramienta para los profesionales sanitarios hispanohablantes con la información adecuada para poder trabajar en intervenciones humanitarias complejas, dentro de contextos de conflicto armado o de violencia.

Como explicó Raciti a Acta Sanitaria, la herramienta está disponible en inglés y español en la web del proyecto, en el apartado ‘centro de recursos’, y se trata de un módulo gratuito, para el que no hay que registrarse, que está dividido en sesiones y que abarca aspectos como el marco normativo, las normas de DIH, cuestiones éticas, la relación con los medios de comunicación y la relación con los militares, entre otros aspectos. Igualmente, la también señaló que esta herramienta sirve para identificar una situación de conflicto armado, el marco normativo aplicable y los derechos, así como las responsabilidades, del personal sanitario.

Finalmente, la coordinadora del proyecto informó que actualmente están en contacto con diferentes  facultades y con la Federación Internacional de Estudiantes de Medicina para que, sobre la base de esta formación, se desarrollen módulos de estudio en las universidades en relación con el tema. “Creemos que se necesita”, aseguró Raciti, así como añadió que “el debate tiene que ser llevado a las universidades”. “La formación y el pensamiento crítico tiene que empezar en el ámbito académico” y “el papel de la sociedad civil es empujar a que la impunidad se acabe”, concluyó.

 

 

Deja un comentario