Política y Sociedad

Manuel Martín, Presidente de la FASDP: “Los jóvenes profesionales son una asignatura pendiente”

Acta Sanitaria.- ¿Cómo ha evolucionado la sanidad pública española en 30 años?


Manuel Martín.- En sentido positivo, se han producido importantes avances en el desarrollo de la Ley General de Sanidad que estableció un Sistema Nacional de Salud universal y accesible, descentralizado, con una fuerte orientación a la Atención Primaria y una mejora en el desarrollo de hospitales de gran calidad técnica. Gracias a este modelo, España se ha colocado a la cabeza de los países más avanzados del mundo por la eficiencia, calidad y equidad de su modelo. En lo negativo, la falta voluntad política para el desarrollo integral de la LGS de los gobiernos a partir de mediados de los años 90, la ausencia de instrumentos de cohesión entre los servicios de salud autonómicos y la presión empresarial han propiciado la privatización de parcelas de negocio en la sanidad (Fundaciones Sanitarias, hospitales concesiones administrativas en Valencia, Hospitales PFI de Madrid), el mantenimiento de MUFACE o los déficits y la escasa capacidad resolutiva de la AP para ocupar su posición de eje del sistema. Esto está suponiendo avances en las desigualdades, la fragmentación del sistema, el incremento de la ineficiencia y el riesgo de privatización, especialmente ahora por la presión de la UE y el triunfo electoral de un partido favorable al modelo de mercado.

 

A.S.- ¿Cómo y por qué nació la FASDP?


M.M.- Nació como un intento de los profesionales sanitarios progresistas de intervenir en la política en plena transición, para dotar a España de un modelo sanitario avanzado, redistributivo, equitativo y accesible a todos los ciudadanos, siguiendo el modelo del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Creo que tuvimos éxito en nuestra apuesta, a pesar de que un colectivo con vocación y capacidad para intervenir en política sanitaria es algo inédito en la mayoría de los países europeos.

 

Manuel Martín 
Manuel Martín, Presidente de la FASDP

A.S.- ¿Qué papel ha cumplido la federación en estos años?


M.M.- Ha servido para estimular el desarrollo de la LGS, proponer y favorecer los debates sobre la mejora de la calidad y la eficiencia del sistema y, sobre todo, para dificultar el desarrollo de estrategias privatizadoras que tanto daño han hecho a los sistemas sanitarios públicos en Europa, fruto de la ofensiva neoliberal y de la presión de los mercados. Hemos sido capaces de impulsar las alianzas de ciudadanos y profesionales (Plataformas en Defensa de la Sanidad Pública) que han tenido importantes éxitos aunque, desgraciadamente, no las hemos generalizado por ahora a todo le territorio del Estado.

 

A.S.- ¿Cuál ha sido su relación con las distintas administraciones?


M.M.- Contradictorias con las progresistas, como resultado de las diferencias internas de los sucesivos gobiernos del PSOE donde interactúa un alma socialdemócrata con otra más liberal. De enfrentamiento con los gobiernos conservadores del PP, de claro signo privatizador, como se pudo ver en la etapa en que Núñez Feijoo fue presidente del INSALUD, que pretendió generalizar las fundaciones sanitarias a todos los hospitales públicos (con poco éxito por las resistencia que fuimos capaces de articular) o la introducción de la financiación y gestión privada adoptada por los gobiernos autonómicos de Valencia, Madrid o Galicia

 

A.S.- ¿Qué tipo de profesionales pertenece a la FASDP?


M.M.- Médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadores sanitarios de distintas categorías, economistas de la salud…De diferentes ideologías, pero que comparten la preocupación por la mejora de la calidad de los servicios y su mantenimiento dentro del sector público.

 

A.S.- ¿Conectan los jóvenes profesionales de la sanidad con ustedes?


M.M.- Hasta hace podo era una de nuestras asignaturas pendientes; pero, afortunadamente, estamos comenzando a desarrollar acuerdos y actividades con organizaciones de estudiantes de medicina y otras profesiones sanitarias. Por ejemplo, en el tema de la presión de la industria para condicionar la prescripción de los profesionales tenemos experiencias muy interesantes. El 15M también ha llegado a los jóvenes sanitarios, lo que está facilitando su incorporación a nuestras asociaciones y actuaciones

 

A.S.- En su XXX aniversario, la federación de propone fortalecer su presencia en el Estado. ¿Con qué argumentos? ¿Con qué instrumentos?


M.M.- Nos enfrentamos por primera vez al riesgo real de fragmentación, desmembramiento y privatización del sistema. Las políticas de recorte de gasto, de apuesta por la colaboración público-privada en la financiación, gestión y provisión de servicios, la liberalización de los sistema públicos, la ruptura del monopolio del aseguramiento público, el despido de profesionales y la precarización de sus condiciones laborales… forman parte del núcleo duro de la propuesta del nuevo gobierno del PP. Este partido va a seguir una estrategia de aplicar estas medidas de forma parcelar en cada CCAA, para ocultarlas al conjunto de la opinión pública. Por nuestra parte pretendemos desarrollar instrumentos para monitorizarlas en el conjunto del Estado; hacer ver a los profesionales las repercusiones negativas que tendrán para sus condiciones laborales y para su ejercicio profesional y crear Plataformas allí donde no las haya, formando una gran Red Estatal que coordine las actuaciones de quienes defendemos la sanidad como profesionales o ciudadanos,

 

A.S.- ¿Qué defiende la FASDP en un momento de crisis económica para el sistema sanitario?


M.M.- Una financiación suficiente de carácter finalista basada en las necesidades y problemas de las personas; mejoras en la eficiencia y en la asignación racional de los recursos en base a planes de salud integrales; desarrollo de las áreas sanitarias, como espacio para la planificación racional y la gestión integrada de los recursos; políticas activas para controlar el gasto farmacéutico y la difusión y utilización de las nuevas tecnologías; potenciar la promoción de la salud frente a la medicalización en base a una Atención Primaria con recursos y capacidad resolutiva; dar participación a los ciudadanos en la asignación y control de los recursos como base para garantizar la calidad de los mismos,.

 

A.S.- ¿Cuáles son a su juicio los problemas de la sanidad española?


M.M.- Infrafinanciación, especialmente de la AP, y gasto inadecuado, medicalización, hospitalocentrismo, ausencia de planificación y de participación profesional y ciudadana, falta de cohesión y mala gestión por la politización de la misma. Por otra parte, a pesar de la generalización de las TICs, no existen indicadores de calidad homologables que permitan la evaluación continuada del desempeño profesional y la comparación dentro del propio SNS y con indicadores de calidad internacionales. Inexistencia de un plan de formación continuada y de investigación que evite los conflictos de intereses con la industria sanitaria. La evaluación periódica de los cargos técnico-profesionales y la despolitización de sus nombramientos (jefes de servicio, etc), así como el estricto cumplimiento de la ley de incompatibilidades, son asignaturas pendientes en nuestro SNS.

 

A.S.- ¿Y cuál es el camino de las soluciones?


M.M.- Implicación social y profesional con mecanismos que las faciliten; apuesta por la racionalidad en la asignación y uso de los recursos con el desarrollo de instrumentos basados en la evidencia; apuesta por la AP, especialmente en su faceta de promoción de la salud y fuerte implicación en el cambio necesario dentro de los hospitales, hacia una gestión clínica pública, con un sistema de información transparente y mayor participación profesional.

 

Deja un comentario