El mirador hay que evitar convertir en números a las personas que sufren

Los números desplazan la descripción del sufrimiento

Juan Gervas

El autor se rebela contra los planteamientos médicos que convierten a las personas en datos para, como advierte, hay que evitar convertir en números a las personas que sufren, a su sufrimiento y a las respuestas médicas.

La bestia

El Apocalipsis habla del adversario de dios, de la bestia. La bestia, el poder adverso, no lleva un nombre sino un número: “666 es su número” dice San Juan, el vidente de Patmos. Exactamente dice: “Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis” (Apocalipsis, 13,18).

En el Apocalipsis (13,17 y 15,2) también se dice que el número 666 [o 616] no es la marca de la bestia, sino el número del nombre de la bestia.

666 es un número que convierte a la bestia en tal.

La bestia es número (Benedicto XVI ⌈i⌋ )

“Los que hemos vivido el mundo de los campos de concentración [nazis] sabemos a qué equivale eso [666]: su horror se basa precisamente en que borra el rostro, en que cancela la historia, en que hace de los hombres números, piezas recambiables de una gran máquina. Uno es lo que es su función, nada más.

Hoy hemos de temer que los campos de concentración fuesen solamente un preludio; que el mundo, bajo la ley universal de la máquina, asuma en su totalidad la estructura del campo de concentración. Pues si sólo existen funciones, entonces el hombre no es tampoco nada más. Las máquinas que él ha montado le imponen ahora su propia ley. Debe llegar a ser legible por la computadora [ordenador], y eso sólo es posible si es traducido al lenguaje de los números. Todo lo demás carece de sentido en él. Lo que no es función no es nada. La bestia es número y se convierte en número”. https://www.planetadelibros.com/libro-orar/47494

La persona es número (Iona Heath ⌈ii⌋)

“La persona desaparecida. Cómo resistir el totalitarismo secular de la atención médica contemporánea, obsesionada con el progreso científico”.

“Hemos permitido que las pruebas desplacen la escucha, que los números desplacen la descripción y que la tecnología desplace el contacto. Los pacientes se resumen en números, las personas desaparecen y los enfermos se pierden. Los pacientes se convierten en unidades intercambiables de necesidades sanitarias y simultáneamente los profesionales se convierten en unidades intercambiables del sistema sanitario”.

“Si, como profesionales sanitarios, queremos encontrar formas de resistencia ante el incipiente totalitarismo de la atención médica contemporánea basada en reglas [algoritmos, guías y protocolos] el imperativo es que tratemos siempre a nuestros pacientes como personas con un fin en sí mismas ⌈iii⌋, con independencia de lo que se pretenda lograr sanitariamente hablando. De la misma manera, tenemos que tratarnos a nosotros mismos, médicos y profesionales sanitarios en general, como personas con un fin en sí mismas  y no simplemente como medios/instrumentos para lograr objetivos sanitarios”.

“Los médicos y profesionales sanitarios en general no somos científicos biosanitarios. Para recuperar al paciente perdido en números, devolverlo al centro de nuestro trabajo y resistir el totalitarismo sanitario secular contemporáneo precisamos desarrollar el coraje de incumplir las reglas [algoritmos, guías y protocolos]”.
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0738399117302100

Horrible propuesta y visión del futuro basada en datos y algoritmos (NEJM)

“En última instancia, las máquinas aprenderán en medicina y todo será un deporte de equipo, como la propia medicina. Pero el equipo necesitará algunos nuevos jugadores: médicos capacitados en estadística e informática, que pueden contribuir de manera significativa al desarrollo y evaluación de algoritmos. El sistema de educación médica actual está mal preparado para satisfacer estas necesidades.

Los requisitos del pregrado son absurdamente anticuados. La educación médica hace poco para capacitar a los médicos en la ciencia de los datos, las estadísticas o la ciencia del comportamiento necesarios para desarrollar, evaluar y aplicar algoritmos en la práctica clínica.

La integración de la ciencia de los datos y la medicina no está tan lejos como puede parecer: la biología celular y la genética, una vez también extrañas a la medicina, están ahora en el centro de la investigación médica, y la educación médica ha hecho a todos los médicos informados consumidores de estos campos . Se necesitan urgentemente esfuerzos similares en ciencia de datos. Si sentamos las bases hoy, los clínicos del siglo XXI pueden tener las herramientas que necesitan para procesar datos, tomar decisiones y dominar la complejidad de los pacientes del siglo XXI”. http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1705348

Síntesis

Se plantea como futuro un mundo médico de números y de algoritmos, un mundo totalitario lleno de reglas que transforman a las personas en datos.

Se plantea como futuro un mundo de biología aplastante en el que lo psico-social parece irrelevante.

Hay que tener coraje para rebelarse, para lograr que personas, profesionales y pacientes tengan un fin por sí mismos.

Hay que evitar convertir en números a las personas que sufren, a su sufrimiento y a nuestras respuestas.

———————————————–

⌈i⌋ Benedicto XVI, de nombre secular Joseph Aloisius Ratzinger, fue el Papa número 265 de la Iglesia Católica, elegido en 2005 tras el fallecimiento de Juan Pablo II. Renunció el 28 de febrero de 2013 y asumió el título de Papa emérito.

⌈ii⌋ Iona Heath, médico general inglesa, retirada en 2010 de su trabajo clínico en Londres, fue presidente del Royal College of General Practitioners. Escribe de forma regular para el British Medical Journal y ha publicado varios trabajos en gran número de revistas médicas de todo el mundo. Sus temas de interés siempre han sido explorar la naturaleza de la práctica médica general, la importancia del medico de cabecera, la justicia y libertad relacionadas con la asistencia sanitaria y la comercialización de la medicina. También los desafíos planteados por la mercantilización de las enfermedades, el cuidado de los moribundos y la violencia dentro de las familias.

⌈iii⌋ “Obra de tal modo que te relaciones con la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin, y nunca sólo como un medio” (Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres).

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

Deja un comentario