Política y Sociedad

Los nuevos biomarcadores y los medicamentos modificadores en fases tempranas de la enfermedad, claves para todos los agentes de la cadena sanitaria

Los encargados de clarificar este concepto de medicina fueron los doctores Fernando López Ríos, director del Laboratorio de Dianas Terapéuticas del Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC), y el psicogeriatra Luis Fernado Agüera, coordinador de los programas de psicogeriatría del Servicio de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Acompañándoles estuvo el director de Comunicación y RSC de Pfizer y también director de Fundación Pfizer, Francisco José García Pascual, quien introdujo las claves de esta nueva generación de medicina, “que permite dar a un paciente el tratamiento más adecuado en función de sus características genéticas”, señaló.

 

Tres factores

 

Fernando López Ríos, Francisco José García Pascual y Luis Fernando Agüera Ortiz
Fernando López Ríos, Francisco José García Pascual y Luis Fernando Agüera Ortiz

Para que se cumpla el fin de la medicina personalizada, indicada en la definición de Francisco J. García Pascual, el doctor López Ríos indicó tres factores fundamentales: “En primer lugar, la comprensión molecular, pues es a raíz del conocimiento de las moléculas cuando empezamos a evidenciar que la mortalidad en cáncer comienza a disminuir; como segundo punto, el trabajo multidisciplinar coordinado y, por último, tener claro que es el paciente la base de la medicina personalizada, pues todos los estudios con biomarcadores, para cuyo análisis hace falta bastante tejido, se hacen con pacientes”.

 

El doctor López Ríos destacó, en esta línea, la importancia de los marcadores predictivos, “ya que ayudan a decidir qué fármaco es el más adecuado para cada paciente y si éste responderá o no ante el mismo”. Sin embargo, advirtió que “aunque los resultados obtenidos hasta ahora son muy esperanzadores, no siempre estudiar la diana predice la respuesta. Esto puede ser debido a problemas metodológicos, biológicos o clínicos”. Como ejemplo de avance en medicina personalizada, el anatólogo-patólogo se refirió a las distintas mutaciones en cáncer de pulmón (KRAS, EGFR, ALK, BRAF…). “Existen distintos fármacos en función de la mutación que presente el paciente y el más avanzado por el momento es el que actúa frente a la traslocación de ALK”, explicó. Como conclusión señaló que “tratar a los pacientes con cáncer en base a sus alteraciones moleculares es ya una realidad”.

 

Actuar antes

 

La medicina personalizada aplicada a las enfermedades neurodegenerativas, concretamente al Alzheimer, fue abordada por el doctor Agüera. Si bien, “el Alzheimer es una de las enfermedades en las que se destinan más recursos para investigación, por el momento sólo existen tratamientos sintomáticos, pero aún no contamos con ninguno de tipo modificador y tampoco se esperan en los próximos cuatro años”.

 

El psicogeriatra diferenció tres periodos en esta patología: asintomático, en el que no hay síntomas pero comienzan a darse cambios en el cerebro; deterioro cognitivo leve, en el que aparecen pequeños síntomas; y demencia. El objetivo de los investigadores es, precisamente, “encontrar fármacos que actúen en la fase temprana, antes de que comience la sintomatología y la posterior demencia”, indicó. El doctor Agüera también señaló la necesidad de una reflexión bioética, pues, “aunque existen test genéticos que pueden determinar si una persona tendría más posibilidades de desarrollar una enfermedad, para la que todavía no existe curación, estos deberían correr parejos a las investigaciones”.

 

Deja un comentario