Política y Sociedad

Los médicos se concentran el 26 de junio ante el Ministerio de Sanidad para protestar por los recortes ‘anticrisis’

Patricio Martínez y Miguel Ángel García

Patricio Martínez y Miguel Ángel García

Según anunció el secretario general de CESM quien, el pasado viernes cumplía su segundo aniversario al frente de este cargo, la concentración transcurrirá en el madrileño Paseo del Prado, delante del Ministerio. Patricio Martínez señaló que la previsión del sindicato es que se produzca una asistencia multitudinaria, no sólo de médicos si no también de otros profesionales sanitarios descontentos con unas medidas que les hacen protagonistas de una crisis en la que, “lo honesto sería apuntar al despilfarro generado por otros”.

El derroche lo generan otros

En este sentido, el secretario general apuntó, entre otros, al Gobierno, las Comunidades Autónomas, los sindicatos de clase y los cientos de cargos de confianza que todos los partidos políticos han ido introduciendo la Gestión y Dirección de las Administraciones, las Consejerías y los centros públicos. “Que no se confunda nuestra protesta con la excusa de que únicamente miramos por nuestro bolsillo”, avisó Patricio Martínez en referencia al recorte salarial del 7 por ciento a los médicos ya que, según afirmó, su principal interés reside en proteger al Sistema Nacional de Salud.

El Foro de la Profesión Médica, compuesto por organizaciones como el Consejo General de Colegios Oficial es de Médicos y la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), secunda también esta protesta, y así lo manifestará el próximo 23 de junio en un acto de apoyo. El secretario explicó que, por el momento no se plantean realizar ninguna huelga, “y mucho menos hacer algo con los sindicatos CCOO y UGT”, con los que se sienten “totalmente defraudados”.

Sin embargo, existe la posibilidad de que los médicos realicen otros actos de protesta en algunas Comunidades, e incluso que en el futuro se produzca un pacto entre profesionales y pacientes para realizar movilizaciones conjuntas, “y decir al Gobierno que sin ellos el Sistema Nacional de Salud no tiene futuro”. Patricio Martínez afirmó que toda la profesión médica está unida para decirle al Gobierno qué medidas debe tomar en beneficio del SNS y que, de no llevarse a cabo, pondrán al país en peligro de fractura social.

Compromiso de los médicos con el SNS

El objetivo de la protesta del sábado 26 de junio es doble y complementario. Por un lado, expresar su rechazo contra los recortes salariales y defender la sostenibilidad, equidad y calidad del Sistema Nacional de Salud, “puesto ahora en entredicho por políticos manirrotos que velan más por sus intereses particulares que por el bien común de los ciudadanos”, según afirmó el secretario general de CESM en el momento de hacer pública la convocatoria de la concentración. Estos recortes son además doblemente “indignantes e injustos” con los Médicos Internos Residentes, “cuyos sueldos mileuristas van a dar un bajonazo enorme”.

CESM y el Foro de la Profesión entienden que la defensa de la sanidad pública pasa, entre otras medidas, por salvaguadar la dignidad de la profesión, y más concretamente, por no castigarla económicamente tras haber sido el “puntal” que ha logrado mantener a flote la buena imagen del SNS durante muchos años de penurias y mala gestión. “Ante esta situación, queremos dar a conocer a los ciudadanos nuestro compromiso con la sociedad por la universalidad, calidad, sostenibilidad económica y de recursos profesionales, y equidad del sistema sanitario público”, subrayó Patricio Martínez.

Medidas inaplazables

El doctor se refirió, asimismo, a una serie de medidas “inaplazables” que el CESM viene advirtiendo desde hace no menos de quince años sobre la sostenibilidad del sistema. Es por ello que, “hoy más que nunca”, demandan soluciones urgentes. Entre ellas se encontraría la reconversión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional Salud en un órgano con decisiones vinculantes y la de los presupuestos para Sanidad en finalistas dentro de las CCAA. Por otro lado, es necesario incrementar la productividad y eficiencia del SNS mediante un plan estructural de reformas que contemple la reducción de la burocracia y el papeleo, y poner fin al intervencionismo político, “manifestado en diversas formas de clientelismo y nepotismo ideológico en la designación de puestos gerenciales o en la jubilación anticipada de muchos médicos en la plenitud de su facultades para sustituirlos por personal con contratos eventuales o de interinidad”.

Arantxa Mirón Millán

Deja un comentario