Política y Sociedad Mesa-Debate en la organización médica colegial

Los médicos llaman a la unión contra la medicalización, en el país que más medicamentos consume

La Organización Médica Colegial (OMC) ha acogido la Mesa-Debate “médicos y ciudadanos contra la medicalización de la vida”, en la que se puso de manifiesto la necesidad de abrir y ampliar el debate entre la sociedad y las profesiones sanitarias sobre los excesos en el uso de medicamentos, así como en los medios de diagnóstico, más aún cuando España es el país del mundo donde más medicamentos se consumen por habitante.

Abrió la mesa el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, quien hizo una reflexión sobre la percepción común de que todo tiene que tener respuesta en los medicamentos, lo que ha conllevado, según manifestó, a que se utilice el medicamento “de una manera tan banal, como si fuera un elemento más de consumo”. “Consumo que, además de nos ser beneficioso, produce daños”, agregó. El presidente de la OMC puso de manifiesto el contraste en que “hay personas hipertratadas y otras personas que no pueden pagar el copago”, por lo que se quedan sin acceder a los medicamentos necesarios.

Según explicó Rodríguez Sendín, el abuso de fármacos innecesarios, o incluso de intervenciones médicas, produce daño; sin embargo, luego es difícil relacionar el abuso con este daño, así como suelen tardar en notarse los efectos. “En el caso de España estamos a la cabeza en consumo de fármacos”, afirmó, por lo que el llamamiento hecho por el presidente de la OMC es a que “las profesiones medicas vayan contra corriente” en este aspecto, “aunque nos parezca complicado”.

Una responsabilidad repartida

Para Rodríguez Sendín, “la medicina es revisión permanente y adaptarnos en función de la evidencia científica”. “Los médicos tenemos una clarísima responsabilidad en esto”, continuó. No obstante, agregó que también la sociedad es responsable.  El máximo representante de esta organización colegial añadió, con respecto a los representantes políticos, “que siendo conscientes de esto, porque lo saben, no hacen nada por acabar con la excesiva medicalización”, afirmó, sin olvidar, asimismo, los fallos de los medios de comunicación.

Sobre este mismo aspecto, Rodríguez Sendín destacó la responsabilidad de la industria tecnológica y la industria farmacéutica, “donde pintan mucho más los beneficios económicos”, aseguró, y añadió que “hay una tendencia interesada en que esto no se hable mucho”, aunque confía en que “es posible cambiar la situación”.

Conocimiento médico intóxicado

Por su parte, el presidente de la plataforma ‘Nogracias’, el doctor Abel Novoa, señaló que el problema comienza cuando “los deseos se empiezan a confundir con las necesidades”. Asimismo, resaltó la importancia que tiene en esta situación que “la industria de publicidad mas importante del mundo es la farmacéutica”, por lo que “es capaz de manipular el conocimiento medico”.

“El conocimiento médico es el que está intoxicado”, ya que la industria controla este conocimiento, afirmó Novoa, por lo que es muy difícil para el médico y para el paciente decidir con una verdadera base científica. Como reflejo de esta situación aseguró que el 50 por ciento de las publicaciones en las mejores revistas científicas después se revierten, porque los resultados tras los años no son los esperados. No obstante, Novoa señaló que “el sistema sanitario público también colabora en la medicalización cuando se paga por hacer” y cuando se protocoliza en extremo.

Reformular la innovación

Para el presidente de ‘Nogracias’, “pensar que sólo con campañas a los pacientes vamos a revertir todo este entramado complejo, no es real”, aunque expresó que valora mucho estas iniciativas, y aseguró que “los médicos ya no son los protagonistas en el proceso de bio-medicalizacion, sino parte del engranaje”. El representante de esta plataforma afirmó que nos encontramos “ante una deriva institucional” y que el gran desafío es “la creación de inteligencia colectiva”.

Según Novoa, “la actuación profesional es la única manera de enfrentarse a este problema”, en el que “los conflictos de interés son estructurales no coyunturales”, por lo que es “necesario reformular la innovación, con un rol mas activo de los ciudadanos” y “reprofecionalizar” a los médicos.

En esta misma línea, la directora de la organización “Salud por Derecho”, Vanesa López, recordó la campaña ‘No es sano’, de la que varias de las organizaciones que estuvieron representadas en la mesa hacen parte y que apoya la idea, citada por Novoa, de la reformulación de la innovación. Al respetco, López recordó que, a través de esta campaña y antes de las elecciones, varios partidos políticos se comprometieron con ella, pero que, sin embargo, “las medidas que firmaron los políticos no se están viendo en los pactos”.

Falta de inversión en ‘enfermedades pobres’

La representante de esta organización aseguró que “no se están desarrollando los medicamentos que la población necesita” y “que “el sistema funciona muy bien para las empresas pero fatal para la salud pública”. Así, López destacó “la falta de inversión en ‘enfermedades pobres'”, como la malaria, el chagas y la lesmaniasis, así como recordó que “en los últimos 30 años no se ha desarrollado ningún antibiótico”, a pesar de las resistencias antimicrobianas.

“Las patentes y los monopolios generan el alto precio de los medicamentos”, afirmó la directora de la organización “Salud por Derecho”, lo que conlleva falta de acceso a los medicamentos y que se ponga en jaque a los sistemas de la salud, argumentó. López indicó que “la industria justifica los altos precios en la inversión en investigación”, pero que no hace públicos sus verdaderos gastos en investigación”. “Hay falta de transparencia”, aseguró, así como recordó que, según los propios datos de la patronal farmacéutica, en cuanto al ratio de inversión en investigación, el sector público y el privado “están a la par”.

Finalmente, añadió que “el sistema actual es ineficiente”, que “muchos de los medicamentos que entran al mercado no tiene una ventaja añadida” y que “es injusto que un sistema tan improductivo se mantenga”, por lo que pide “transparencia, para tener un debate publico informado”, conociendo, entre otros aspectos, “el verdadero coste de los medicamentos”.

Una propuesta: una plataforma de organizaciones contra la medicalización

En representación de los pacientes y moderando la mesa, el encuentro contó con el presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Tomás Castillo, quien insistió en el hecho de que España es el país que más medicamentos consume por habitante en el mundo. Asimismo, Castillo informó sobre el acuerdo que la Plataforma firmó con Farmaindustria, la patronal española de la industria farmacéutica, del que espera conseguir avances en este aspecto.

Por su parte, el autor del blog “Primum non nocere”, Rafael Bravo, insistió en que la responsabilidad por la medicalización recae en los profesionales, la industria farmacéutica, los políticos, la sociedad y los medios de comunicación, e hizo un llamado a los médicos a hacer una “farmacotectomia” en sus consultas.

Finalmente, el presidente de la OMC, aprovechando la presencia de los representantes de las organizaciones participantes en la mesa, hizo un llamamiento de unión, como uno de los primeros pasos, para crear una plataforma con todas las organizaciones que luchan contra este problema.

 

 

3 Comentarios

  1. Alonso Gallardo says:

    Por fin se inicia una plataforma en defensa de la salud, que por cierto no es un derecho sino un deseo, lo que debe ser un derecho universal es su protección.
    Más de la cuarta parte de los problemas de salud son debidos como sabemos a los tratamientos y se deben a la pura medicalización de la vida y la salud.
    Cerremos facultades de Medicina que sobran y apostemos por menos, de más calidad y que incluyen en su formación la desconexión de la influencia industrial. Desarrollemos escuelas de Medicina.

  2. Sergio L. Sánchez Suárez says:

    Felicito a la OMC por esta iniciativa. En el mismo sentido la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su programación 2014-2023 (http://apps.who.int/medicinedocs/documents/s21201es/s21201es.pdf)
    Recomienda a todos los gobiernos del mundo la inclusión de las Medicinas Tradicionales Complementarias en los Servicios Nacionales de Salud.
    La alfabetización sanitaria es la clave para acabar con este grave problema, en el que todos los médicos estamos directamente implicados. Todos.

  3. Cosme de Juan says:

    ¿Y para cuándo voces autorizadas que proclamen y defiendan esa terapia tan humilde, natural , positiva, económica y efectiva llamada Reiki para que la misma sea elevada a los altares de la sanidad pública?

Deja un comentario