Publicaciones

Libro: ¿VIVIR SIN FUMAR? PODEMOS CONSEGUIRLO

Con el objetivo de ayudar a ganar la batalla contra el tabaco y bajo el lema ‘Al lado de los pacientes’, Carburos Médica ha editado una guía de educación sanitaria que ofrece una serie de consejos y recomendaciones para dejar el hábito tabáquico y, por tanto, mejorar así el estado físico y la calidad de vida.

Ser realista, estar motivado y saber solicitar ayuda sanitaria son las principales herramientas para dejar de fumar. La guía editada por Carburos Médica propone pautas a seguir antes de decidir el día concreto de dejar el hábito, durante ese mismo día, así como en los posteriores. Así antes de la fecha señalada, es importante elaborar una lista de motivos por los que se ha decidido dejar de fumar, avisar a las personas del entorno y, por supuesto, consultar con los profesionales sanitarios la decisión tomada para que nos orienten.

Una vez que se ha fijado el día es fundamental deshacerse de todos los ceniceros, mecheros y demás utensilios. Según este manual, también es clave no desanimarse si no se consigue dejarlo a la primera, así como seguir un horario de comidas regular, no consumir alcohol, cafés y aperitivos que suelen ir asociados al tabaco, beber líquido abundante y evitar ambientes con humo y personas fumadoras. Según explica la guía, para mantenerse sin fumar resulta de gran ayuda rodearse de personas que quieran dejar el tabaco con las que poder compartir la experiencia, así como realizar ejercicios de relajación y respiración profunda, ejercicio físico moderado, y sobre todo, comenzar a realizar actividades distintas que rompan la rutina diaria y nos mantengan distraídos.

Dolencias de los fumadores

Más de 40 componentes del humo del tabaco son cancerígenos. El tabaquismo es la causa reconocida de varios tipos de cáncer y su consumo está claramente asociado con el desarrollo de numerosas enfermedades, no solamente relacionadas con el aparato respiratorio como el cáncer de pulmón, la EPOC, las infecciones respiratorias, etc., sino que también es causa de patologías que afectan a otros órganos como pueden ser las enfermedades cardiovasculares (infarto agudo de miocardio, trombosis y hemorragias cerebrales), enfermedades digestivas (úlcera péptica), enfermedades ginecológicas (impotencia, esterilidad), enfermedades psiquiátricas, enfermedades periodontales, etc.

Para animar a los fumadores a dejar el hábito esta guía incluye los beneficios del abandono del tabaco a corto y largo plazo. Si veinte minutos después del último cigarrillo mejoran la circulación periférica, la presión arterial y la frecuencia cardíaca, 24 horas más tarde el riesgo de muerte súbita disminuye y se recuperan los sentidos del olfato y del gusto. Durante los tres primeros meses de deshabituación disminuye la tos, aumenta la capacidad física y respiratoria y mejora la circulación. Tras un año sin fumar, el riesgo de infarto se reduce al 50%, mientras que a partir de los cinco años la tasa media de muerte por cáncer de pulmón se reduce de 137 a 72 por cada 100.000 personas.

Título: ¿Vivir sin fumar? Podemos conseguirlo

Edita: Carburos Médica

Deja un comentario