Publicaciones

Suicidio y Psiquiatría. Recomendaciones preventivas y de manejo del comportamiento suicida

La Fundación Española de Salud Mental, la Sociedad Española de Psiquiatría y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica han editado esta guía para que profesionales de la salud mental puedan detectar y afrontar las conductas suicidas.

 

Este monográfico está consensuado por más de 400 psiquiatras de toda España, por lo que se convierte en una herramienta muy válida para que los profesionales que se dedican a la salud mental puedan trabajar con los pacientes que presentan estos comportamientos y evitar que logren su objetivo.

En el libro, los profesionales señalan cuáles son los principales factores de riesgo. Aparte de variables como la heredabilidad (los familiares de primer grado de sujetos suicidas tienen el triple de riesgo de realizar conductas suicidas), el sexo (tres cuartas partes de los suicidas son hombres), o la edad (el grupo de edad con mayor tasa de suicidio es el de los mayores de 70 años, de 30 por cada 100.000 habitantes), el mayor factor de riesgo es la enfermedad mental. Según el Dr. José Giner, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Sevilla y uno de los editores del monográfico, los estudios de autopsias psicológicas de series consecutivas de suicidios confirman la presencia de uno o más trastornos psiquiátricos en al menos un 90% de los casos; y es aquí donde se puede trabajar. Trastornos mentales, afectivos, esquizofrenia, ansiedad, trastornos de personalidad y el abuso de sustancias son las principales causas de la conducta suicida.

Las claves

El monográfico ‘Suicidio y psiquiatría’ aporta las claves para detectar un caso de riesgo, dividiendo los factores de riesgo en primarios o médico-psiquiátricos, secundarios o psicosociales y terciarios o demográficos.

Primarios o médico psiquiátricos:

a) Trastorno psiquiátrico mayor (depresión, esquizofrenia, trastorno por uso de sustancias)

b) Intentos de suicidio previos.

c) Comunicación, directa o indirecta, del deseo de morir o de intentar suicidarse.

d) Suicidio de miembros de la familia.

e) Alteración en la regulación del sistema serotoninérgico, colesterol sérico bajo, test de supresión con dexametasona bajo en depresión

Secundarios o psicosociales:

a) Acontecimientos negativos durante la infancia, como divorcio o pérdida parental.

b) Aislamiento, vivir solo (divorcio, viudedad).

c) Pérdida de trabajo, desempleo.

d) Acontecimientos vitales agudos severos.

e) Tabaquismo.

Terciarios o demográficos

a) Sexo masculino.

b) Varones adolescentes y jóvenes; edad avanzada (ambos sexos).

c) Periodos de vulnerabilidad especial (primavera, comienzo del verano, período premenstrual?)

d) Grupos minoritarios: familiares de víctimas de suicidio, víctimas de desastres, bisexualidad, homosexualidad?

La obra plantea una serie de pautas de intervención para orientar de forma segura a los profesionales. Así, en primer lugar, apuesta por la creación de programas específicos de prevención, protocolos de intervención y registros acumulativos de casos, tanto en el ámbito asistencial como institucional. Después, aborda la necesidad de evaluar la conducta suicida en la clínica, registrando en la historia del paciente su evolución del riesgo de suicidio.

Control, autoestima, capacidad de hacer frente a los problemas propios del individuo y promover una mayor participación e integración en el entorno familiar y social son labores que debe afrontar el profesional. De la misma forma, entre las estrategias más efectivas para prevenir suicidios se encuentran la prescripción de medicamentos y el control del acceso a formas de cometer un suicidio.

Libro: Suicidio y Psiquiatría. Recomendaciones preventivas y de manejo del comportamiento suicida
Editores: Julio Bobes García, José Giner Ubago, Jerónimo Saiz Ruiz
Editorial: Triacastela

Deja un comentario