Publicaciones

Recetas con un Plus

AstraZeneca, en colaboración con SEH-LELHA y el Club del Hipertenso, acaba de lanzar esta publicación libro que contiene más de 30 interesantes y deliciosas recetas creadas especialmente para pacientes hipertensos y con el que se destierra el mito de que una dieta sana tenga que ser sosa.

 

La Dra. Nieves Martell, responsable del Club del Hipertenso de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), afirma que aproximadamente 8 de cada 10 pacientes hipertensos interrumpen total o parcialmente su tratamiento durante las vacaciones de verano, un 20% más de la prevalencia de incumplimiento terapéutico que se registra habitualmente, y asegura que, además, durante estos meses los pacientes hipertensos realizan más transgresiones dietéticas e incrementa el sedentarismo, con los consiguientes graves riesgos cardiovasculares.

Alternativas a la sal

Montserrat Villatoro, dietista y nutricionista del Hospital del Mar de Barcelona, autora del libro señala que su principal finalidad es recordar a los pacientes hipertensos que el mejor tratamiento no farmacológico supone un cambio en el estilo de vida, basado en una alimentación equilibrada y en la realización de ejercicio físico diario. Un hipertenso debe evitar alimentos ricos en sodio en su dieta y sobre todo no añadir sal durante las cocciones o al final, pero eso no quiere decir que su alimentación ha de ser sosa, ya que se puede potenciar el sabor de los alimentos a través de otros condimentos, poco a poco el paladar se acostumbrará a identificar otro tipo de sabores, es cuestión de educación alimentaria.

¿Qué alternativas a la sal existen? Para que las comidas resulten más apetitosas, se pueden agregar, antes, durante o después de la cocción, determinados potenciadores del sabor. Dentro de los ácidos, se puede utilizar el vinagre de manzana o el zumo de limón; dentro de los aliáceos, la cebolla, la cebolleta, el cebollino, el ajo o el puerro; entre las hierbas aromáticas se pueden utilizar la albahaca, el hinojo, el comino, el estragón, el laurel, el tomillo, el orégano o el perejil; como especias se pueden usar la pimienta (negra o blanca), el pimentón y el azafrán; además, “con vinagre y aceite de oliva o de semillas se pueden macerar los alimentos con hierbas aromáticas”, añade Villatoro.

En cuanto a los más desaconsejables, Villatoro destaca aquellos que sean enlatados, ahumados o curados, los precocinados (que incluyen salsas y cubitos de caldo), los dulces, las bebidas carbonatadas incluyendo el agua con gas, el café y todos los snacks (pipas, frutos secos, patatas fritas…). Si la transgresión dietética es puntual y al día siguiente se vuelve a la alimentación habitual, no debería pasar nada, el peligro viene cuando estas transgresiones se hacen un hábito. Por último, Villatoro anima a los hipertensos a cocinar las recetas sencillas y sabrosas que aparecen en el libro.

Título: Recetas con un Plus
Autora: Montserrat Villatoro
Edita: AstraZeneca y la SEH-LELHA

Deja un comentario