Política y Sociedad PRESENTADO SU LIBRO EN LA OMC

Mónica Lalanda traduce en imágenes los principios del Código de Deontología Médica

La utilización del cómic para exponer los aspectos de la Deontología Médica no sólo facilita el acceso de los estudiantes de Medicina a un campo que, hasta ahora, había sido dejado de lado, sino que también permite a los ciudadanos conocer qué es lo debe esperar del médico. Ambos aspectos quedaron de manifiesto en la presentación de ‘Con-ciencia médica‘, una obra de Mónica Lalanda que, a su ejercicio como médico de urgencias, une la capacidad para trasladar a imágenes los conceptos más profundos que deben orientar el quehacer profesional.

Mónica Lalanda

Mónica Lalanda

La presentación del libro de Mónica Lalanda se desarrolló en la tarde del martes 10 de abril en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) en un acto en el que, junto a la autora, se dieron cita reconocidos expertos en el campo de la Ética y la Deontología Médica, familiares y amigos, profesionales médicos y seguidores incondicionales. Y de lo primero que se enteraron es que, en un principio, la obra había sido pensada como tesis doctoral, lo que hubiera quedado casi para consumo interno, propuesta de la que desistió. De ahí que, a lo largo de seis meses, pasara hasta diez horas diarias haciendo dibujos que dieran forma a sus ideas sobre Deontología Médica que, en ocasiones, no va más allá de unas simples normas de comportamiento social.

Al dar cuenta del proceso de elaboración de su obra, Mónica Lalanda dijo que había sido de varios años y  no dudó en calificar el proyecto de una idea loca, considerada genial por varios de los que allí se encontraban. Y optó por el comic porque, como dijo, la ética no engancha. Y el comic humaniza la enfermedad.

 Magisterio reconocido

La presentación de Mónica Lalanda corrió a cargo del presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, que además es el autor del prólogo del libro. De Lalanda, elogió su energía, su capacidad de cuestionárselo todo, su trabajo incansable y, sobre todo, cómo había elevado a la categoría de normal, poniéndolo al alcance de todos,  la Deontología y la Ética. En palabras de Rodríguez Sendín, lo ha traducido al lenguaje común, para que entienda la gente los compromisos del médico y se demanden.

A continuación tomó la palabra Marcos Gómez Sancho, que fuera presidente de la Comisión Central de Ética de la OMC, y que, entre otras muchos aspectos, destacó la capacidad de comunicación de Mónica Lalanda, su conocimiento y su saber hacer. Y llamó la atención sobre cómo utilizaba su arte para el aprendizaje de un tema necesario y no muy conocido. Para Gómez Sancho, se está ante un libro necesario.

Otro profesor, Rogelio Altisent, miembro de la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de la Universidad de Zaragoza, a la que de alguna manera está vinculada Mónica Lalanda, aseguró que el libro era imprescindible para que la asistencia médica sea de calidad. Altisent advirtió que se había avanzado bastante en el conocimiento de la Deontología Médica pues, según añadió, no siempre había captado el interés de los estudiantes. El libro de Lalanda puede contribuir a incrementarlo pues, insistió, no es sin más una colección de comics, sino una obra profunda con una gran creatividad. En este sentido, Rogelio Altisent manifestó que los comics de Mónica Lalanda estaban influyendo en la formación de médicos jóvenes, pues habían abierto la mente a muchos estudiantes.

Esta intervención se vio apuntalada, a continuación, por la realizada por María Teresa Delgado, de la misma Cátedra que Altisent, al destacar la aportación del comic en la renovación de la enseñanza de la Ética, pues estimulaba el aprendizaje afectivo. Y contó la experiencia llevada a cabo en su Cátedra, al haber utilizado los comics para la formación, con resultados positivos para los estudiantes y satisfacción de los docentes.

Por su parte, Constanza Cervino, de la editorial LID, relató su decisión por la obra gracias a la intervención de Fernando Navarro y después de haber conocido los referentes anglosajones en este campo, bien conocidos por Lalanda, como queda constancia en el propio libro.

1 Comentario

  1. Auguro y deseo un rotundo éxito a la genial e incansable Dra. Lalanda. Sabido es que uan imagen vale más que mil palabras… En este caso, a cada alegórico dibujo, se le une un irónico (por ello, inteligente) comentario, consiguiendo transmitir con sorprendente originalidad y eficacia, las ideas y los valores que son imprescindibles, y definitorios, de la profesión médico-sanitaria. A la espera de disfrutar pronto con el libro:¡mi más codial felicitación!

Deja un comentario