Publicaciones

100 Años de Historia de la Urología Española

Esta obra, publicada con motivo de cumplirse un siglo de la constitución de la Asociación Española de Urología (AEU), hace un recorrido histórico de todo lo relacionado con la especialidad a través de las figuras de los distintos presidentes de la Asociación. Este recorrido ha sido posible gracias a los estudios realizados por los doctores Emilio Maganto, Mariano Pérez-Albacete e Ignacio Otero, de la Oficina de Historia de la AEU.

Humberto Villavicencio, presidente de la Asociación Española de Urología (AEU)

Humberto Villavicencio, presidente de la Asociación Española de Urología (AEU)

Ha transcurrido un siglo desde que, en marzo de 1911, el doctor Luis González Bravo fundara la Asociación Española de Urología (AEU). Desde entonces, la AEU ha sido testigo e impulsora del desarrollo de la especialidad, siempre a la cabeza en la incorporación de los últimos avances tecnológicos, convirtiéndose así en referente para otras disciplinas médico-quirúrgicas. Según explica el Dr. Humberto Villavicencio, presidente de la AEU, hace ya cien años que los cirujanos dedicados al aparato urinario sintieron la necesidad de organizarse de forma gremial, implantando asociaciones nacionales en diferentes países

Primeros pasos

A finales de 1910 comienzan las negociaciones en Madrid para fundar una asociación de urología de ámbito nacional. La iniciativa, liderada por el doctor Luis González Bravo culminó en marzo de 1911, en una sesión en el colegio de Médicos de Madrid, con el acuerdo de todos los asistentes y 53 socios fundadores. “El objetivo inicial de la Asociación consistía en reunir a los urólogos españoles para tratar temas de interés común acerca de la especialidad en el marco de una reunión anual, el Congreso Nacional de Urología, que, hasta la fecha, se ha cumplido de forma fiel con la intención de que así siga siendo en el futuro”, asegura el doctor Villavicencio.

La actual Junta Directiva continúa con esta línea de trabajo, basada en el rigor científico y en la eficacia organizativa, además de impulsar nuevas iniciativas de gestión y profesionalización más modernas, explica su presidente quien, a su vez, destaca como principales prioridades “la sostenibilidad económica en estos tiempos difíciles, el liderazgo de programas de formación continuada y la promoción de líneas propias de investigación. Otra de las prioridades de la actual Junta es estar en contacto con los urólogos de todo el mundo, lo que es posible gracias a las estrechas relaciones que mantiene con la Asociación Europea de Urología (EAU) y la Confederación Americana de Urología (CAU).

La Urología en España

Durante el siglo XX, la Urología española, gracias al impulso y al carácter pionero de la AEU, se ha mantenido atento a todos los avances de la especialidad que, de forma inmediata, ha ido incorporando en el ejercicio de la profesión. “Todas las figuras de la urología española de los últimos cien años han pasado por la asociación, lo que ha sido clave en la difusión de forma consistente de estos avances a toda la comunidad urológica”, destaca el doctor Villavicencio.

Uno de los campos más florecientes dentro de la especialidad ha sido la cirugía, al pasar de las técnicas clásicas con cirugía abierta a otras cada vez menos invasivas. “La aportación de la laparoscopia ha sido tal que, en los últimos años, está prácticamente indicada en todos los procedimientos quirúrgicos urológicos y, desde el año 2005 se están llevando a cabo en España intervenciones asistidas por el Robot Da Vinci.

La urología también destaca en el ámbito de los trasplantes renales, una experiencia iniciada en 1908 por el Premio Nobel Alexis Carrel. Asimismo, esta disciplina ha asimilado infinidad de innovaciones en el tratamiento farmacológico. “La quimioterapia ha representado un giro de ciento ochenta grados en el pronóstico del cáncer de testículo y los antiangiogénicos son una esperanzadora realidad en el tratamiento del cáncer renal”, puntualiza el presidente de la AEU. En cuanto a los métodos diagnósticos, desde el descubrimiento de los Rayos X por Roetgten en 1895, la Urología ha servido de nuevo como terreno para el avance tecnológico en las diferentes técnicas de imagen.

Pero sin duda, la gran aportación fue el descubrimiento del PSA (Antígeno Prostático Específico), la única sustancia que existe en medicina que permite detectar un cáncer, en este caso de próstata, mediante un sencillo y económico análisis de sangre.

“Hablar de futuro en Urología es hablar de cirugía robótica. Los urólogos, sin duda, somos unos de los especialistas médicos que más hemos contribuido al progreso de la cirugía, impulsados por un pasado y un presente lleno de avances, a los que nos hemos tenido que ir incorporando en un corto periodo de tiempo”, concluye el doctor Villavicencio.

Título: 100 Años de Historia de la Urología Española
Edita: Asociación Española de Urología (AEU)

Deja un comentario