Política y Sociedad

Las sociedades científicas replantean su sistema de financiación para garantizar la formación médica continuada

José Manuel Bajo Arenas, presidente de Facme 

José Manuel Bajo Arenas, presidente de Facme

 

“Durante esta reunión hemos podido constatar que la crisis económica obliga a replantearnos la forma de trabajar en las sociedades científicas”, señaló José Manuel Bajo-Arenas, presidente de FACME, “y también ha quedado patente que la formación médica continuada debe seguir siendo una de nuestras principales prioridades”. “En estos momentos, la formación corre peligro ya que la misma dependía en gran medida de la colaboración con la industria farmacéutica y ahora debemos asumir esa responsabilidad de una forma más directa las sociedades científicas”. En este sentido, las propuestas planteadas durante la reunión se orientan a, por un lado, reducir el número de cursos que se ofertan, que pueden llegar a ser “excesivos”, y establecer programas de formación continuada que sean contrastados y acreditados. “Por otro lado, la formación y la acreditación de la capacitación debe depender de las sociedades científicas, una demanda que llevamos haciendo los colectivos profesionales desde hace tiempo”, subrayó el presidente de FACME.

 

Actores de la formación médica continuada

 

FacmeAsí, los datos de la encuesta ‘La percepción de la prestación farmacéutica y la prescripción de medicamentos en el Sistema Nacional de Salud’, promovida por FACME y presentada hace unas semanas, señalaban ya a las sociedades científicas, junto con el Ministerio de Sanidad, como las instituciones a las que los médicos les atribuyen mayor responsabilidad en la formación médica continuada. En este sentido, durante la reunión se ha instó a que las administraciones sanitarias, tanto en el ámbito estatal como de las comunidades autónomas, aporten fondos para la formación. “No es comprensible que hoy en día sea más fácil solicitar y obtener ayudas a la investigación en Europa que en nuestro país. La Administración tiene una responsabilidad en la formación a la que debe responder”, destacó el Dr. Bajo-Arenas.

 

Por otro lado, y ya con un carácter más interno, los colectivos profesionales coincidieron en destacar como medidas para garantizar la viabilidad de las propias sociedades científicas en este entorno de crisis, la profesionalización de las mismas para mejorar la gestión de los recursos y la mayor participación financiera de los propios asociados.

 

Deja un comentario