Política y Sociedad

Las restricciones de Portugal al reembolso de gastos por asistencia no hospitalaria en otro Estado europeo son contrarias al Derecho de la Unión

En su día, la Comisión Europea interpuesto un recurso contra Portugal, al considerar contrarias al Derecho Comunitario las limitaciones, salvo en los casos previstos en el Reglamento nº 1408/71, para obtener el reembolso de los gastos médicos no hospitalarios realizados en otro Estado miembro. La normativa portuguesa prevé el reembolso de los gastos médicos no hospitalarios que considera como «altamente especializados» y que no pueden dispensarse en Portugal, reembolso que se subordina a la obtención de una triple autorización previa (a saber, un informe médico detallado favorable, la aprobación de ese informe por el director médico del servicio hospitalario y la decisión favorable del Director General de Hospitales). El Derecho portugués no prevé ninguna posibilidad de reembolso de los gastos por cualquier otra asistencia médica no hospitalaria.

 

Restricción de la libre prestación de servicios

 

El Tribunal Europeo de Justicia estima que el régimen de autorización previa al que está sometido el reembolso de los gastos por esa clase de asistencia constituye una restricción de la libre prestación de servicios. Y considera que el riesgo de una posible falta de reembolso de los gastos como consecuencia de una decisión administrativa desfavorable es por sí solo apto para disuadir a los pacientes afectados de acudir a un prestador de servicios médicos establecido en otro Estado miembro.

 

El Tribunal de Justicia afirma que esa restricción no puede justificarse por una razón imperiosa, y en particular, por un supuesto riesgo de perjuicio grave para el equilibrio financiero del sistema de seguridad social. Y comenta que la supresión de la exigencia de autorización previa para este tipo de asistencia no provocaría desplazamientos transfronterizos de pacientes de tal importancia que resultara gravemente perturbado el equilibrio financiero del sistema de seguridad social portugués. Y añade que, cuando los asegurados acuden para ser tratados sin autorización previa a un Estado miembro distinto de aquel en el que está establecido el seguro de enfermedad al que están afiliados, sólo pueden solicitar la cobertura de la asistencia recibida dentro de los límites de la cobertura garantizada por el régimen del seguro de enfermedad de su Estado miembro de afiliación.

 

Sin justificación

 

Además, insiste la sentencia europea, las características esenciales del sistema nacional de salud portugués tampoco pueden justificar la restricción en cuestión. El Tribunal de Justicia recuerda que los Estados miembros que han establecido un régimen de prestaciones en especie (a saber, un régimen en el que los asegurados no tienen derecho al reembolso de los gastos realizados para la asistencia médica, sino a la asistencia misma) están obligados a prever en todo caso mecanismos de reembolso a posteriori de los gastos por la asistencia dispensada en otro Estado miembro.

 

Por consiguiente, el Tribunal de Justicia concluye que Portugal ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud en virtud de la libre prestación de servicios al subordinar a la concesión de una autorización previa el reembolso de los gastos médicos ligados a tratamientos no hospitalarios «altamente especializados» que no requieren la utilización de equipos materiales pesados y onerosos.

 

 

 

Deja un comentario