Política y Sociedad Tras la entrada en vigor de las leyes 39 y 40 de funcionamiento administrativo

Las decisiones del Consejo Interterritorial del SNS serán vinculantes

La jornada «Hacia un futuro sostenible del Sistema Nacional de Salud» ha puesto en el primer plano de la actualidad la Ley 40 de 2015, que entró en vigor el 2 de octubre de este año y que hará vinculantes los acuerdos adoptados en los plenos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

El encuentro, comprendido dentro de un programa de jornadas de actualización en gestión sanitaria, fue organizado por la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y la Escuela de Negocios CEF. Durante el mismo, pudo asistirse a la posible despedida del secretario general de Sanidad y Consumo, José Javer Castrodeza; al balance de las compras centralizadas posibilitadas por el Ministerio de Sanidad; y a la nueva propuesta sobre interoperabilidad de la sanidad privada.

María Concepción Burgos García

María Concepción Burgos García

Nexo Formación Gestión

Dio inicio al acto el director general de CEF, Arturo de las Heras García, que trazó una breve semblanza de la cátedra convocante del encuentro. A continuación, la rectora de la Universidad a Distancia de Madrid, María Concepción Burgos García, afirmó que la razón de ser de dicha cátedra es mejorar las competencias de los gestores sanitarios. Una misión que se consigue al dotar a estos profesionales de los conocimientos necesarios, a partir de experiencias internacionales extrapolables al sistema sanitario español.

A ello añadió el director de la cátedra, Javier Cabo Salvador, que la reunión celebrada marcará un precedente de continuidad para los alumnos presentes, pasados y futuros, siempre desde las más altas cotas de exigencia directiva y formativa.

José Javier Castrodeza

José Javier Castrodeza

Despedida y cierre

La primera conferencia fue dictada por el secretario general de Sanidad y Consumo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y llevó por título «El SNS del Siglo XXI, retos a Resolver». En su inicio, Castrodeza apuntó la posibilidad próxima de retornar a sus responsabilidades académicas y hospitalarias en Valladolid, una vez concluya su paso por el MSSSI.

Como resumen de su paso por las administraciones públicas, evocó  las crisis vividas desde sus responsabilidades en política sanitaria, desde el mal las vacas locas, que gestionó como responsable de Sanidad en Castilla y León (2009), a las fiebres hemorrágicas, pasando por el momento más álgido del ébola.

Por la lealtad institucional

Después de definir la Sanidad española como un «Gold standard» del país, Castrodeza señaló la falta de cohesión como el principal problema del sistema asistencial. En parte, lo atribuyó a tener una legislación «añosa», si se tiene en cuenta que la Ley General de Sanidad data de 1986. A falta de una ley sanitaria del siglo XXI, el todavía secretario general señaló el RDL 16/2012, como la norma que hizo posible sortear sanitariamente la crisis, a pesar de las sombras que también incluye dicho real decreto.

Sin salir del plano administrativo, Castrodeza explicó las dos leyes que entraron en vigor el pasado 2 de octubre: la Ley 39 de 2015, de procedimiento administrativo común de las Administraciones Públicas, y la Ley 40 de 2015, de régimen jurídico del sector público, con su artículo 147 y posteriores.

De la primera estima que ayudará a fortalecer la lealtad administrativa en el país, al tiempo que la segunda ordenará con carácter vinculante el cumplimiento de los acuerdos adoptados por el CISNS. No obstante, Castrodeza titubeó un poco, durante el turno de preguntas, al afirmar que las CCAA cumplirán siempre los compromisos que acepten ante el Ministerio de Sanidad.

Hitos e hiatos

Como hoja de servicios de su paso por Sanidad, Castrodeza señaló que 60.000 personas han recibido los tratamientos más innovadores para tratar su Hepatitis C, de forma que el tratamiento estandarizado pudo bajar de los 100.000 euros de coste inicial por paciente a los actuales 8.500 euros. También señaló Castrodeza las iniciativas destinadas a mejorar el calendario vacunal, las tasas nacionales de obesidad y sobrepeso y los índices de resistencias a los antibióticos.

En cuanto a los profesionales, el secretario general puso el acento en el registro estatal de profesionales sanitarios, además de los acuerdos que suscribió el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con los médicos, enfermeros y farmacéuticos, a pesar de que estas relaciones se hayan visto enrarecidas últimamente en algunos de los casos.

Precisamente sobre los profesionales, Castrodeza afirmó que deberán ser evaluados de forma permanente, porque «lo que no se evalúa, se devalúa». Según sus tesis, partidarias de no contar con una financiación finalista para Sanidad y de imitar el sistema evaluador del NICE británico, el conferenciante se mostró igualmente satisfecho por el 89 por ciento de receta electrónica ya conseguido y por la próxima culminación de la interoperabilidad, que ya está disponible en Extremadura, Canarias y Navarra, y cuenta con otras comunidades emisoras de recetas electrónicas a todo el territorio, como Madrid. Celebró igualmente que 35 millones de pacientes ya tienen datos en sus historias clínicas digitales, a excepción de Cataluña, que pronto entrará en el sistema.

Finalmente, Castrodeza señaló que desea que España pueda heredar la sede central de la EMA, en alguna de las ciudades candidatas, tras la salida de Reino Unido que propició el referéndum sobre el Brexit. De igual forma, también considera muy probable que se resarza a los afectados por la Talidonida.

José Juliám Díaz Melguizo

José Juliám Díaz Melguizo

Compras centralizadas

Después del representante ministerial, tomó la palabra el director general del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria del Ministerio de Sanidad (INGESA), José Julián Díaz Melguizo, que pronunció la conferencia titulada «El aprovisionamiento en la sostenibilidad del SNS». En ella destacó la importancia de tener una buena política de aprovisionamiento para dicho sistema sanitario, cuyas compras de medicamentos se sitúan desde el año 2012 por encima de los 12.000 millones de euros en retail, de los 5.000 millones en hospitales y de 2.000 millones destinados a otros servicios sanitarios.

Destacó Díaz Melguizo los que considera cambios positivos que provocó la crisis económica, a través del RDL 16/2012 y otras normas precedentes, al posibilitar la compra centralizada en un contexto más transparente de licitación pública. De ahí nació la plataforma de compra centralizada del SNS, destacó. Sus objetivos fueron y son, según el conferenciante, lograr un procedimiento común de compras para todo el territorio nacional, bajo unos mismos criterios técnicos. Esto llevó, por ejemplo, a derivar contratos de unas CCAA a otras, compartiendo procedimientos comunes, añadió.

Inicios muy judicializados

El responsable también afirmó que INGESA contribuye al dinamismo del mercado y permite una introducción más ágil de los productos innovadores. Antes de 2012 las compras agregadas habían sido muy limitadas, como ocurrió con las adquisiciones de vacunas por parte del Ministerio de Sanidad, señaló. No obstante, el responsable sanitario recordó los inicios judicializados de la compra centralizada. Finalmente, el ordenamiento de esta forma de compra pública masiva quedó conformada por las órdenes ministeriales 1075, de declaración de medicamentos como bienes de contratación centralizada, y 1076, sobre productos sanitarios.

En cuanto a su metodología, el conferenciante describió el establecimiento de acuerdos marco con todas las CCAA que se suman a la compra centralizada, con formato de catálogo a precios, plazos y procedimientos fijos durante su duración, sin que sea una oferta excluyente con el resto del mercado. Además, defendió que el sistema centralizado estimula la calidad de los productos, al unificar los estándares consensuados con los correspondientes ahorros, por lo que el ponente lo definió como un sistema solidario al permitir negociar en un plano de igualdad a las autonomías más pequeñas, según sentenció Díaz Melguizo.

Manuel Vilches

Manuel Vilches

Interoperabiliad en 15 días

La conferencia sobre «La aportación del sector sanitario privado. Colaboración, sostenibilidad y futuro de la sanidad», corrió a cargo del director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) y director del Hospital NISA Pardo de Aravaca, doctor Manuel Vilches Martínez. Su charla empezó con el recuerdo de que la fundación IDIS representa a la mayor parte del sistema sanitario privado, con el 80 por ciento de las pólizas y el 50 por ciento de los hospitales del país con un total de 52.000 camas.

Seguidamente, el responsable ejecutivo de IDIS cifró en el 6,3 por ciento el porcentaje de PIB que España dedica a sanidad pública, parangonable a Portugal, país mucho más pequeño. No obstante, Vilches destacó la potencia de la parte privada de la sanidad, al ser, en su opinión, un puntal del sistema nacional de salud siempre dispuesto a sumar esfuerzos y nunca a restar.

Señaló el director general del IDIS que, con un volumen de gasto de 30.000 millones de euros, de los cuales 7.000 corresponden a aseguramiento, según la OCDE, el sector representado por este Instituto ya supone el 3,5 por ciento del PIB, parámetro equivalente a otros sectores estratégicos como el turístico. Así mismo, Vilches comparó el coste aproximado de 1.200 euros por paciente público con los algo más de 500 euros que supone cada paciente privado, dentro del modelo Beveridge en el que se sitúa España. Igualmente, el responsable de IDIS salió al paso igualmente de los que considera «ataques políticos» que sufre la colaboración público-privada, a pesar de que existe este tipo de acuerdos en todas las comunidades autónomas.

Al final de su exposición, Vilches anunció que en 15 días se publicarán los resultados sobre interoperabilidad que ha realizado IDIS y que desde el minuto uno aseguró que pondrá al servicio de la sanidad pública.

Ricardo de Lorenzo y Montero

Ricardo de Lorenzo y Montero

Sobre la autonomía del paciente

Durante su turno, el presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario y director del bufete De Lorenzo y Asociados, Ricardo de Lorenzo y Montero, protagonizó la conferencia centrada en «La autonomía del paciente como herramienta normativa de mejora en la gestión de las organizaciones sanitarias». Para ello se refirió a la Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente, un texto imprescindible para comprender lo que están siendo y van a ser la historia clínica, la interoperabilidad y otros muchos aspectos de la sanidad del siglo XXI.

Desde la «obsoleta» Ley General de Sanidad, ya con 30 años a sus espaldas, De Lorenzo lamentó que la Ley 41 siga siendo demasiado desconocida y causa de que algunos individuos sean condenados, «quizás sin mala fe», por un mal uso de los datos personales de los pacientes.

Junto a lo anterior, el abogado especializado en Sanidad alertó sobre los cambios realizados en el Código Penal que permitirán el enjuiciamiento de personas jurídicas, abriendo enormemente el campo de las responsabilidades. Cuestión candente a la que el ponente añadió otros aspectos jurídico-sanitarios esenciales, como el consentimiento informado y las disposiciones de los ciudadanos al final de la vida.

Javier Cabo Salvador

Javier Cabo Salvador

Al filo de la revolución tecnológica

Concluyó la jornada el catedrático anfitrión con la conferencia: «Hacia un nuevo modelo de gestión socio-sanitaria con integración de la uHealth, la Robótica y la Nanotecnología». Según su exposición, el trabajo a distancia de los profesionales ya es una realidad en muchos países del mundo, así como otros avances como las salas híbridas y los corazones artificiales, de los que cada año se implantan más de 150 en Alemania.

Como propósito general, Cabo habló de computación ubicua e inteligencia ambiental en lugar de artifical, ya que, según sus cálculos, habrá que esperar al año 2025 para poder disponer de máquinas que hayan aprendido a pensar.

Deja un comentario