Tecnología e Investigación

La Universidad CEU San Pablo crea una incubadora de bajo coste para países en vías de desarrollo

— Madrid 2 Sep, 2015 - 1:25 pm

Durante el pasado curso académico, el ingeniero de telecomunicaciones madrileño de 25 años e ingeniero informático por la Universidad CEU San Pablo, Alejandro Escario Méndez, diseñó una incubadora de bajo coste dirigido a los países en vías de desarrollo, que resulta fácil de montar, sencillo de utilizar y de reparar; su prototipo viajará el próximo 15 de septiembre desde la Universidad CEU San Pablo hasta la Maternidad de Nikki (Benin), gracias a la colaboración del Departamento de Voluntariado de la Universidad con la Fundación Alaine.

Covadonga Lorenzo y Alejandro Escario Méndez.

Covadonga Lorenzo y Alejandro Escario Méndez.

Escario Méndez desarrolló su idea desde cero y fabricó esta incubadora “low cost” dentro del FabLab Madrid CEU, laboratorio en Madrid perteneciente a la red mundial de laboratorios del Center for Bits and Atoms del MIT (Massachusetts Institute of Technology). Todo ello, dentro del programa FabAcademy, programa de formación en Fabricación Digital de alto nivel del MIT.

El proyecto comenzó con un exhaustivo trabajo de documentación, para conocer no sólo qué existe y cómo son las incubadoras profesionales, sino qué es lo que necesitan en Benin. La incubadora tiene una estructura de madera con pequeñas piezas de plástico, a lo que se suma la electrónica, diseñada para que caliente o enfríe el espacio interno y controle la temperatura y humedad. Según explica Escario Méndez, uno de los aspectos más complicados de la estructura fue el diseño de las patas, ya que debían permitir la inclinación de la incubadora en función de las necesidades específicas de cada bebé.

Bajo coste
Incubadora "low cost".

Incubadora «low cost».

Su principal ventaja es su bajo coste. Mientras el precio de una incubadora normal oscila entre los 6.000 y los 60.000 dólares, dependiendo de sus características, esta incubadora cuesta menos de 300 dólares. Sin embargo, su coste en África sería incluso más bajo, pues el precio de la madera es mucho mayor en Europa que en el continente africano.

Otro de los puntos interesantes de este prototipo es que es fácilmente reparable en destino. Como señala Escario, actualmente se dona mucho material sanitario a países en vías de desarrollo, pero éste se queda obsoleto porque se rompe y no saben arreglarlo.

 

 

 

 

Deja un comentario