Política y Sociedad Durante la jornada de Antares Consulting

La supervivencia del sistema sanitario precisa de valores más humanos

Gestores, pacientes, profesionales sanitarios y políticos han participado en una jornada en la que se ha afirmado que la supervivencia del sistema sanitario está ligada al establecimiento de unos valores más humanos en la sociedad.

El encuentro, organizado por Antares Consulting este martes, 7 de febrero, llevó por título la ‘Gestión Sanitaria en tiempos de cambio’ y se centró fundamentalmente en la figura del paciente dentro del sistema sanitario, con un enfoque que transita de la teoría a la práctica mediante acciones concretas.

Eduard Portella

Eduard Portella

Hacia la experiencia de paciente

El socio fundador de Antares Consulting Eduard Portella abrió la sesión con la afirmación de que el sistema sanitario está sometido a distintas fuerzas que explican que el paciente, y el ciudadano, ya no aceptan meros actos médicos, sino que demandan auténticas experiencias asistenciales.

Entre las fuerzas transformadoras aludidas, Portella citó los retos del cambio demográfico, la eternización de las patologías a través de la cronificación, la igualación en el acceso a la información de médicos y profesionales sanitarios, la ubicuidad de la tecnología y la búsqueda, todavía no resuelta, de unos nuevos valores que permitan vivir a las administraciones y los administrados en un contexto de permanente cambio.

Begoña Román

Begoña Román

Habitar creencias

La profesora de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona Begoña Román se adentró en los cambios en los valores y expectativas que experimentan las sociedades modernas. Sobre ellas destacó, tras evocar a Ortega y Gasset, que el rasgo más característico de estas sociedades es la aceleración, generadora de las circusntancias personales. Un vértigo que exige inmediatez y causa desorientación. Unas sociedades, además, que se ven incapaces de encajar el dolor y el sufrimiento propio y ajeno, según aseguró la filósofa.

Para Román, vivimos en una sociedad tan especializada que nos hace sobrevivir en un contexto de necedad. La compartimentación del conocimiento aboca al individuo a tener que creer en aquellas parcelas que quedan ajenas a su actividad inmediata. Junto a esta “estupidización”, también campa por sus respetos la judicialización que se traduce en procesos de mediación y alta litigiosidad. Ante esto, Román postuló una vuelta a la confianza, ya que Paracelso advirtió hace muchos siglos que no hay Medicina sin confianza. Fruto de esa conflictividad legalista, la ponente señaló que, cuando las autoridades hablan mucho de transparencia, es porque escasea.

La también presidenta del Comité de Ética de los Servicios Sociales de Cataluña se preguntó a sí misma qué es la autonomía del paciente y qué es el preferentismo clientelar a la hora de optar a las prestaciones sanitarias. Como enseñanza de la crisis socioeconómica iniciada en 2008, la profesora postuló una vuelta a la calidad, la calidez y otros valores materiales que son necesarios, según la pirámide de necesidades personales y sociales de Maslow.

Más autonomía y menos paternalismos

Seguidamente, Román definió los valores como productos sociales con ciclo vital. Según su razonamiento, dichos valores nacen, duran y se pierden. Como ejemplo de ellos, puso la autonomía del paciente, que apenas tiene 17 años de existencia legal en Cataluña y 15 en el resto de España, tras siglos de paternalismo sanitario. En ese punto, la docente puso la ética por encima de las morales particulares, sin dejar de lamentar que muchas veces la prestación sanitaria se pliegue a los pacientes que imponen su moral particular con brusquedad, presiones o malas formas. Pacientes a los que denominó “vampiros del sistema”. Para Román queda claro, por todo lo anterior, que la ética es dialogante porque se cuestiona los porqués de las cosas y su etimología nace de las palabras carácter y hábito.

Julio Mayol

Julio Mayol

Administrar no es producir sin tino

Finalmente, Román afeó a las administraciones sanitarias y médicos cuando abruman a los ciudadanos, y su derecho a la independecia, mediante consentimientos informados farragosos. Argumento al que añadió que la sostenibilidad de la sanidad es un principio ético y que dichas administraciones deben evitar la “innovatitis” y el “hacer por hacer” para pasar a pensar mejor los procesos desde una autoridad moral sólidamente fundada, a pesar de las incertidumbres que sacuden a las sociedades modernas.

Replicó la charla magistral de Román el director médico del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, quien acusó a Adam Smith de convertir a los ciudadanos, incluidos los gestores sanitarios, en meras unidades productivas que, en el caso de la Sanidad, se dedican sin freno a construir hospitales llenos de camas. También con ánimo de provocar, Mayol preguntó si el sistema sanitario trabaja para los ciudadanos o sólo para los pacientes.

Pacientes con enfermedades inflamatorias de origen autoinmune

Pacientes con enfermedades inflamatorias de origen autoinmune

Así lo ven muchos pacientes

A través de un vídeo testimonial sobre enfermedades inflamatorias basadas en el sistema inmune, pacientes como Ángel, Raquel, Judit y Silvia explicaron sus calvarios particulares a efectos de diagnósticos erráticos o fallidos, además de una evidente falta de coordinación de recursos sanitarios encontrada en sus itinerarios. Entre las principales carencias, los pacientes afectados destacaron la falta de psicólogos clínicos.

Antonio Bernal

Antonio Bernal

Presupuestar más, gestionar mejor

El presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), Antonio Bernal, describió el asociacionismo de los afectados con una abeja con aguijón que debe estar permanentemente en movimiento para que las administraciones no se duerman. Junto a eso, Bernal también aseguró que su misión es hablar desde el corazón, en nombre de todos los pacientes que no tienen voz directa.

Para ilustrar lo anterior, el representante de esta asociación refirió el caso de un enfermo que acudió esta semana a la sanidad privada y en cuestión de días obtuvo colonoscopia, TAC y consulta con el especialista sobre los resultados. Sin embargo, Bernal aseguró que eso también ocurre en la sanidad pública, cuando está bien organizada, como ocurre con el Hospital de Bellvitge. Por eso, el ponente afirmó que “las listas de espera son como el pan duro. Lo comemos todos los días, a pesar de estar comprando todos los días pan tierno”, según sentenció.

Entre los males del sistema sanitario, Bernal aseguró que el primero es la financiación. Por ello contrapuso el 5,7 por ciento del PIB español destinado a Sanidad, frente a la media europea del 7,5 por ciento. Un mal estructural que se agrava con unas manifiestas faltas de equidad en el acceso e las terapias y tratamientos, junto a las presiones que reciben los profesionales sanitarios para ahorrar cada vez más.

Señora ministra, señores presidentes autonómicos

Con apelación directa a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), Dolors Montserrat, Bernal pidió restaurar el fondo de cohesión para el pago entre autonomías y evitar la morosidad entre ellas. Atender las necesidades sanitarias urgentes con presupuestos finalistas, ya que el caso del ministro Alfonso Alonso con el plan estratégico para la hepatitis C fue una excepción. Conseguir que los acuerdos de los plenos del Consejo Interterritorial del SNS (CISNS) sean vinculantes y, si fuera necesario, recurrir al Tribunal Supremo para que dichos acuerdos sean cumplidos.

De igual modo, el ponente pidió a los presidentes de las comunidades autónomas que informen a sus vecinos de autonomía que son ellos, y no el MSSSI, los responsables de la atención sanitaria en sus territorios. Petición a la que unió la necesidad de hacer compras a escala nacional.

A esa última apelación, replicó el director general de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria en Castilla-La Mancha, Rodrigo Gutiérrez, con el argumento de que su región debe salvar un grave problema de dispersión geográfica y amplitud territorial a la hora ofrecer una asistencia sanitaria homogénea. Realidad que, sin embargo, no impide llegar eficientemente a todos los ciudadanos.

En el mea culpa de los pacientes, y la población en su conjunto, el presidente de la AGP destacó la falta de asociacionismo en el país, algo que posibilita que todo el mundo hable del paciente y pocos lo tengan en cuenta.

Teresa Ferreiro

Teresa Ferreiro

El poder de las palabras

La reunión de Antares también contó con el testimonio de la paciente de cáncer de mama, coach y consejera de pacientes Teresa Ferreiro. Según sus palabras, su enfermedad detectada a los 36 años de edad pudo deberse al estrés generado por 15 años de actividad profesional absolutamente frenética.

Una vez que empezó su lucha contra la enfermedad, Ferreiro descubrió los trabajos de Masaru Emoto al congelar las palabras en una misma solución, a través de cortes al microscopio. En dichas muestras, las palabras malignas cristalizaron en formas aberrantes, mientras que las palabras positivas generaron formas muy hermosas.

En cuanto a la autorresponsabilización de los pacientes, Ferreiro contrapuso el siete por ciento que reduce el tamoxifeno la posibilidad de que el cáncer reaparezca, frente a la reducción que supone llevar una vida muy sana y muy ordenada. A lo que la ponente añadió que el médico debe convertirse en un consultor para cada uno de sus pacientes.

La hora de los Stakeholders

Tras la pausa lúdica, la directora general de Asistencia, Calidad e Innovación del grupo hospitalario QuirónSalud, expuso las bases de la asistencia a los pacientes que confían en sus 43 hospitales abiertos en España, más otro en Perú. Según afirmó, el empeño de la corporación ha sido, desde el primer momento de su integración, ofrecer a todos sus usuarios, en concesión pública o régimen privado estricto, un mismo modelo de atención. Para ello, se recurrió al recurso del paciente “infiltrado”, con objeto de descubrir todas las áreas de mejora salvo, lógicamente, las cirugías, tal como aclaró la ponente. Fruto de ese celo por la excelencia, QuirónSalud presentará próximamente su comisión corporativa de seguridad para el paciente, según los criterios de la Joint Comission, certificadora internacional de calidad.

A continuación, el director de relaciones institucionales e iniciativas estratégicas de salud de la farmacéutica AbbVie, Antonio Bañares, describió como difícil el papel de la industria farmacéutica cuando está al servicio de los ciudadanos, pero no puede interactuar con ellos por impedimento legal. A pesar de ello, su compañía, según afirmó el directivo, está al lado de los pacientes, muy especialmente cuando padecen enfermedades inflamatorias autoinmunes.

Impronta institucional

Por el lado de la administración sanitaria, tomó la palabra la subdirectora general de Información y Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid, María Jesús Martínez, en sustitución del recientemente dimitido Julio Zarco. Como hitos principales en su región, la ponente habló de la libertad para elegir médico de Atención Primaria, especialista y centro donde ser tratado. En cuanto a los pacientes, Martínez aseguró que en la región se trabaja con grupos reducidos de ocho a diez pacientes, de cara a que la Consejería de Sanidad pueda conocer mejor sus necesidades reales.

Durante la clausura, Antonio Bernal agradeció al consejero de Sanidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, por haber conseguido en su región que las personas que donan un órgano a un ser querido u otra persona tengan derecho a baja laboral, antes de pasar por quirófano.

Como palabras finales, Sánchez Martos remató el encuentro con la aseveración de que el paciente, las familias y los demás cuidadores deben ser el centro del sistema sanitario, es decir, el eje, de forma que no se muevan y todos los recursos giren a su alrededor. En última instancia, el consejero prometió más camas no geriátricas de media y larga estancia, analíticas a cualquier hora e intervenciones quirúrgicas por las tardes.

1 Comentario

  1. Miguel A. Asenjo says:

    Otra brillante, útil y oportuna aportación a la mejora del sistema sanitario de Eduard Portella, su equipo y expertos invitados de las muchas que a lo largo de su dilatada y provechosa vida profesional ha realizado. Es de justicia agradecérsela