Política y Sociedad

La sanidad pública entra en campaña electoral, con la apuesta concreta del candidato socialista

Alfredo Pérez Rubalcaba durante su intervención

Alfredo Pérez Rubalcaba durante su intervención

La sanidad pública española, el servicio más valorado por los ciudadanos en las encuestas, siempre es una estrella en las campañas electorales. Pero nunca como ahora, con una deuda autonómica entre 12.000 y 15.000 millones de euros, con impagos a proveedores y con anuncios de recortes salariales a los trabajadores del sector.

El PSOE ha iniciado la carrera. En el Foro sobre Sanidad de la Conferencia Política del PSOE, celebrada el sábado, el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba expuso las medidas con las que busca blindarla frente a posiciones a favor del copago o las privatizaciones de servicios. Entre ellas la supresión de beneficios fiscales sobre las primas de Seguros de asistencia sanitaria y de enfermedad, que, calcula, permitirá disponer de 319 millones de euros, que es la cantidad de dinero que las empresas sanitarias privadas dejaron de pagar al Estado en 2011.

Impuestos sobre el tabaco y el alcohol

El candidato socialista ha propuesto, igualmente, una subida en un 10% del impuesto sobre el tabaco y el alcohol. Ha excluido el vino y la cerveza, si bien no ofreció explicación alguna sobre estas excepciones. Según declaró en la conferencia, esta elevación impositiva podía comportar un incremento en los ingresos de 1.000 millones de euros. El líder socialista subrayó que el alcohol y el tabaco le “cuestan mucho” a la sanidad pública y que, cuando la sanidad tiene dificultades económicas, estaba muy justificado llevar a cabo medidas como ésta.

Otros 700 millones de euros pueden provenir, según Rubalcaba, de la mejora de la gestión del cobro a terceros en la asistencia sanitaria, como vienen reclamando varios gestores, que señalan directamente a los seguros sobre actividades deportivas, accidentes de tráfico o pacientes extranjeros.

Saldar la deuda en cuatro años

Con todas estas medidas, Rubalcaba calcula que se podrán obtener 2.000 millones de euros adicionales, que equivalen al déficit estimado para 2012. Todas ellas, aseguró, contribuirán a lograr la suficiencia financiera de la sanidad a corto y medio plazo, sin realizar recortes en las prestaciones sanitarias y sin instaurar el copago.

Alfredo Pérez Rubalcaba anunció su intención de impulsar un acuerdo político para que las Comunidades Autónomas destinen durante la próxima legislatura 3.000 millones de euros anuales procedentes de la mejora del sistema de financiación al pago de su deuda sanitaria, con lo que calculó que, en cuatro años, podría saldarse la deuda acumulada. En este sentido, prevé crear líneas de crédito ICO para facilitar la amortización de la deuda, y “hacer frente a las dificultades de pago a los proveedores”. Su voluntad es negociar con las CCAA mecanismos contables y de control “para que el problema no vuelva a reproducirse en el futuro”.

Políticas de prevención y de responsabilidad ciudadana

Finalmente, para mejorar la eficiencia, controlar los costes y garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud en el futuro, Rubalcaba apostó por las políticas de prevención, de mejora de los sistemas de atención y de fomento de la responsabilidad ciudadana en el buen uso de los servicios, y propuso otras medidas como las compras centralizadas de medicamentos y productos sanitarios, políticas más eficientes de gasto farmacéutico, así como mejoras en la gestión.

L.A.

Deja un comentario