Punto de vista Punto de vista

La ruptura del concierto entre Sanitas y los Ruber, una jugada de billar a tres bandas

La ruptura de los conciertos de Sanitas con varias clínicas madrileñas está generando movimientos entre los damnificados y especulaciones sobre sus consecuencias.

En los últimos días han corrido turbias las aguas por la sanidad privada madrileña. Sanitas (tradicionalmente líder en asegurados madrileños) ha roto los conciertos con varias clínicas en Madrid; los damnificados son el Ruber Internacional, MD Anderson, IDC Salud Alcorcón ( de Capio) y dos clínicas de la patronal de hospitales católicos, La Milagrosa y Santa Elena.

La familia Bergaz, de los Ruber, que ha intentado negociar que les diera (tan solo) seis meses de preaviso, se ha topado con la indiferencia y la negativa de la aseguradora. Por ello ha recurrido a la patronal de Clínicas a reclamar apoyo a sus colegas. Qizás el representante de Ruber no recordaba que esta política de Sanitas tiene ya precedentes y que, en los casos pasados, los hoy ultrajados miraron para otro lado y sólo pensaron en cuántos enfermos y nuevos facultativos podrían incorporar en sus centros. Nunca pensaron que podría ocurrirles a ellos.

Hoy la rescisión del concierto ha llamado a sus puertas. Y, además de los hermanos Bergaz, han sido afectados los hermanos Coviella, Idc (antes Capio) y la patronal de hospitales católicos; para esta última organización, de reciente creación, será una prueba de su cohesión interna,. ¿ Serán capaces las otras clínicas de órdenes religiosas (San Francisco, VOT, San Rafael, La Beata y El Rosario) de cerrar filas para defender a la Milagrosa y Santa Elena? ¿Hasta dónde llegará la hermandad?

A IDC- Capio le surge un nuevo problema, que se añade a los que tiene con los conciertos en Castilla – La Mancha, tras la decisión de reducir el envío de pacientes en listas de espera. Víctor Madera y sus colaboradores tienen que medir sus fuerzas.

Los hermanos Coviella intentarán presionar en su feudo de Canarias, un poco cansados de haberse introducido en el avispero de Madrid.

¿Quién saldrá beneficiado en esta ocasión? Por un lado, HM y el grupo Quirón, con fuerte presencia en Madrid (siete hospitales en total), sólo pueden ver aumentar su actividad con Sanitas; y, por otro lado, hay un fuerte rumor de que Sanitas se ha quedado con el control de una clínica del norte de la ciudad y, de ser así, se trataría de apartar pacientes para la misma. Por último, puede haber una jugada a tres bandas: desde hace tiempo se especula con el cuaderno de venta de las clínicas Ruber; si es así, la maniobra de Sanitas puede estar “ablandando” a los vendedores y facilitando el camino a los compradores. En los próximos meses podemos tener respuesta a algunas preguntas.

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

4 Comentarios

  1. Acierto pleno says:

    Buen artículo

  2. José says:

    Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
    guardé silencio,
    porque yo no era comunista,

    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
    guardé silencio,
    porque yo no era socialdemócrata,

    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
    no protesté,
    porque yo no era sindicalista,

    Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
    no protesté,
    porque yo no era judío,

    Cuando vinieron a buscarme,
    no había nadie más que pudiera protestar.

  3. Jose Mº says:

    Me gustaría que también se hablara de los principales perjudicados, en este caso los pacientes en tratamiento en el Ruber y que a mitad del proceso sin ninguna consideración por parte de Sanitas, (a la fecha que estamos todavía no ha comunicado nada ) se pretenda que cambiemos de médicos en los que hemos depositado nuestra confianza.
    Podemos entender que por desacuerdos entre ase3guradora y Hospitales se rompan conciertos, pero no se puede comprender que a mitad del tratamiento se incumplan los compromisos con los
    pacientes, me gustaría que todos los que esten en el mismo caso se pongan en contacto conmigo en el siguente correo j.gomez1@telefonica.net

  4. Juancho says:

    Yo he visto como a dos únicos servicios externos a Sanitas de los que era paciente (mi clínica dental y La Milagrosa), Sanitas les ha cancelado el acuerdo, sin preaviso y de malas formas. En el caso de La Milagrosa, me encuentro en la misma situación que a José Mª, con un tratamiento a medias que posiblemente me obligue a cambiar de médico si quiero continuar.

    Entiendo que Sanitas está forzando a los pacientes a que acudan a sus servicios médicos propios. Están en su derecho, como también lo estoy yo de cancelar mi contrato con ellos y buscar una alternativa que me tener más capacidad de elección de los profesionales que me van a atender.

Deja un comentario