Punto de vista el sistema sanitario público español carece de modelo de RSC

La Responsabilidad Social Corporativa, en el ADN de las organizaciones sanitarias

A raíz de la Primera Jornada Internacional sobre Responsabilidad Social en el ámbito sanitario, la autora ofrece una serie de reflexiones sobre su necesidad y cuál debe ser su recorrido, especialmente porque no hay ningún modelo de RSC en el sector sanitario público español.

En España no hay ningún modelo de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en el sector sanitario público español. Hoy el sector sanitario público realiza acciones de participación ciudadana como actuaciones sociales bajo el concepto de RSC; incluso hay organizaciones sanitarias que entienden RSC a estar realizando memorias en dicha materia. Pero no se trata de publicar memorias de Responsabilidad Social Corporativa, sino de integrar sus principios en el ADN de la organización.

En España no hay ningún modelo de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en el sector sanitario público español

Es nuestra “responsabilidad” crear un modelo que sea beneficioso no solo para la Administración Pública Sanitaria sino, también y principalmente, para el paciente, sus familiares y el entorno social, la ciudadanía. Si establecemos un modelo donde nuestras organizaciones públicas sean el fermento  de valores y principios, como consecuencia, generaremos una imagen del sector público hospitalario basado en la confianza y la transparencia. No solo porque respondemos a la razón de ser de nuestros Hospitales Públicos, “dar una asistencia de calidad a pacientes”, sino porque reforzaremos la identidad de los mismos. En un Hospital, si el equipo humano no trabaja y aprende compartiendo unos valores no habrá un paciente con una experiencia satisfactoria que perdure en el tiempo.

Contribución al desarrollo social

La aplicación de políticas de Responsabilidad Social Corporativa en las organizaciones públicas sanitarias en relación con sus grupos de interés supondrá una gran contribución al desarrollo social con una claro impacto positivo. Esta  contribución, tanto externa como interna, implica generar cohesión social,  valor compartido,  transparencia, voluntariedad, “unidad”. No se consigue unidad sirviendo solamente a los intereses de algunos. Si aplicamos las políticas de RSC con el público interno, los profesionales que trabajan en las administraciones públicas se podrán beneficiar de ventajas que, a su vez,  propiciarán el incremento del  sentimiento de pertenencia y la motivación, lo cual se traducirá en comportamientos corporativos fundamentados en la  ética, los valores y principios.

Ser una organización con Responsabilidad Social Corporativa (RSC) no significa sólo cumplir las obligaciones jurídicas establecidas, sino ir más allá; significa INVERTIR más en su talento humano, entorno y las relaciones con los grupos de interés. Se trata de gestionar el presente para formar el futuro.

La comunicación como instrumento de la RSC

La comunicación debe ser el instrumento para difundir la RSC en el ámbito público sanitario

Por otra parte, la comunicación debe ser el instrumento para difundir la RSC en el ámbito público sanitario y además, una vez establecidas las políticas internas y cultura de RSC en una organización, se debe exteriorizar dicha filosofía creando relaciones con los públicos estratégicos externos. Numerosos estudios relacionados con la misión de una organización demuestran que no es suficiente con satisfacer las necesidades de un solo grupo de interés, sino que resulta imprescindible alinear los intereses de todos los públicos estratégicos. Lo que los anglosajones denominan sistema de nueva gobernanza. Conseguir satisfacer las necesidades de los distintos grupos de interés implica COMPROMISO CON LA SOCIEDAD.

Éste fue el tema central de la Primera Jornada Internacional sobre Responsabilidad Social en el ámbito sanitario, organizada por la Red Sanitaria de RSC. El objetivo de la jornada, entre otros, fomentar una cultura corporativa comprometida en salud; posicionar a los centros sanitarios como instituciones que contribuyen a generar valores; visibilizar el compromiso social de la sanidad con todos sus grupos de interés; especialmente con los pacientes y profesionales sanitarios; y cubrir una demanda creciente de instituciones más humanas y cercanas que tienen una visión más amplia sobre su actividad.

Bibliografía

Carroll, A.B. (2008). History of corporate social responsibility. Concepts and practices. En Carroll (Ed): The Oxford handbook of corporate social responsibility. Oxford. Oxford Univ. Press, 19-46.

García Nieto, M.T. (2012). Las Ciencias Sociales y la Responsabilidad Social Corporativa. aDResearch ESIC: International Journal of Communication Research/Revista Internacional de Investigación en Comunicación, 6(6), 92-111.

Jamali, D., Hallal, M., & Abdallah, H. (2010). Corporate governance and corporate social responsibility: evidence from the healthcare sector. Corporate Governance: The international journal of business in society, 10(5), 590-602.

Medina Aguerrebere, P. y GonzÁlez Pacanowski, T. (Eds.) (2012): Comunicación hospitalaria: un plan para el siglo XXI. Madrid: Fragua.

Meneu, R., & Ortún, V. (2011). Transparencia y buen gobierno en sanidad: También para salir de la crisis. Gaceta Sanitaria, 25(4), 333-338.

Wood, D.J. (1991). Corporate social performance revisited. Academy of management review16(4), 691-718.

Ana María Díaz-Oliver

Jefa de servicio de Responsabilidad Social Corporativa del Hospital 12 de Octubre de Madrid

1 Comentario

  1. luis says:

    El artículo hace un recorrido de 360º sobre las posibilidades de implantación de la RSC en las empresas.
    Actualmente, el pragmatismo de las Corporaciones Empresariales, hace, que lo que no incida como beneficios en las cuentas de resultados, cueste que forme parte de la cultura empresarial. Por lo que la labor de concienciación es fundamental, para que la RSC se vaya impregnando en nuestro tejido empresarial. Enhorabuena por el Artículo

Deja un comentario