Política y Sociedad

La receta farmacéutica, en el punto de mira de los presidentes autonómicos

El concepto de copago, del que suelen huir públicamente todos los políticos, parece descartado en cuanto a servicios como consultas o urgencias; no así en la prescripción de medicamentos, a juzgar por las coincidencias en la última semana. Tras el anuncio del presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, de barajar una tasa por receta, su consejero de Sanidad, Boi Ruiz, defendió el viernes la competencia de su gobierno para hacerlo, en contra de la opinión del Ministerio de Sanidad. En declaraciones a Cataluña Radio, el consejero afirmó: “Tenemos gente en estos momentos que puede tener renta cero, es decir, que no tiene nada. Este señor debe pagar el 40%, mientras que un pensionista puede tener una pensión alta y alguna otra renta, y en cambio tiene gratuito el fármaco”.

 

Madrid y Galicia

 

El argumento es el mismo que utilizó la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, abogando por establecer la gratuidad de las medicinas en función de la renta y no de la edad. Su compañero de filas, el presidente gallego Núñez Feijoo, que fuera presidente del Insalud con el ministro popular José Manuel Romay, también ha considerado “procedente” empezar a pensar en “una nueva prestación farmacéutica”. La FASDP de Galicia rechazado cualquier medida sobre los jubilados, al calcular que la media de las pensiones está en esta región en 767 euros mensuales.

 

Un estudio de FAES

 

Las coincidencias son muchas, a pesar de que, tanto el próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la popular Ana Pastor, han descartado el copago, sobre todo, en la población pensionista. Lo cierto es que el propio Rajoy encargó el pasado mes de mayo a FAES, la Fundación de Análisis y Estudios que preside José María Aznar, un informe sobre el sistema sanitario y la viabilidad del copago en los servicios, un estudio que podría ver la luz en las próximas semanas.

 

Coste de la receta en las farmacias

 

recetaEl coste de la receta de medicamentos financiados públicamente y dispensados en oficinas de farmacia ha ido bajando paulatinamente en los últimos meses, en parte por el paso al hospital de fármacos específicos de mayor coste, y en parte por las medidas de rebaja en los precios aplicadas por el Gobierno. Los últimos datos oficiales, de octubre, revelan que en España se facturan anualmente unos 1.000 millones de recetas, con un coste medio de 11,63 euros, unos 60 céntimos menos que hace un año. En torno al 70 por ciento del gasto corresponde a la población pensionista, exenta de cualquier pago, si bien no representa a más del 20% de la población. También es la que más necesita cuidados médicos y farmacológicos debido a la edad.

 

Deja un comentario