Política y Sociedad

LA OFICINA DE FARMACIA, ENTRE LA DESTRUCCIÓN Y LA CREACIÓN DE EMPLEO

Manuel Lamela

Manuel Lamela

La presentación del estudio ‘Futuro de la oficina de farmacia. Año 2010-2014’ coincidió en la publicación oficial del nuevo Real Decreto-Ley con las medidas aprobadas por el Gobierno para la reducción del déficit público, en uno de cuyos apartados se vuelve a tocar la economía del sector farmacéutico y, en consecuencia, la de la farmacia. De todos modos, tal coincidencia permitió reforzar una de las ideas del trabajo, como es el estabilizar el margen de las oficinas de farmacia en los límites que se encontraba a finales de 2008, a fin de evitar su degradación y, sobre todo, la desaparición de muchas de ellas. Asimismo sirvió para que Belén Prado, la viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, reiterara su apuesta por la adopción de medidas consensuadas en el sector de la farmacia.

Un escenario preocupante

Junto a la viceconsejera de Sanidad, y en la mesa presidencial, se encontraban el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Alberto García Romero; el tesorero de ADEFARMA, Cristóbal López de la Manzanara; el presidente de la Fundación Lafer, Manuel Lamela; y Fernando Magro, representante del laboratorio Esteve, patrocinador del estudio.


Cristóbal López de la Manzanara, Alberto García Romero, Belén Prado, Manuel Lamela y Fernando Magro


Pese a la nueva circunstancia sobrevenida sobre la farmacia, el nuevo Real Decreto-ley 8/2010, García Romero defendió la validez del estudio, en el que ya se había introducido la repercusión del Real Decreto-ley 4/2010. Además, anunció algunos nuevos proyectos en estudio por el Colegio, como el modelo de retribución de la oficina de farmacia, la elaboración de una cartera de servicios remunerados y de adscripción voluntaria, y la elaboración de trabajos sectoriales, así como la puesta en marcha de reuniones sectoriales para analizar la situación de la farmacia. Asimismo, aseguró que la prescripción por principio activo no había dado los resultados apetecidos y comentó que, de haberse establecido un copago mínimo, se habrían conseguido tantos ahorros como con los dos reales decretos aprobados últimamente. Y terminó afirmando que lo que se estaba produciendo con la farmacia era un expolio, por ser medidas inequitativas y reiteradas en el tiempo.

Principales aspectos del estudio

La presentación del estudio corrió a cargo del exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Manuel Lamela, presidente de la Fundación Lafer. (Adjuntamos el texto de su intervención). Lamela, que elogió el rigor del estudio e insistió en que se trataba de cuentas matemáticas, centró su atención en los tres aspectos fundamentales del mismo: la necesidad de mantener el margen bruto de la farmacia en el existente en 2008, potenciar los medicamentos genéricos y desarrollar la carrera profesional del farmacéutico.

Por otro lado, llamó especialmente la atención sobre las consecuencias que, en el empleo, podría tener el mantenimiento de la actual situación, en una proyección hasta 2015; en este caso, se perderían 5.000 puestos de trabajo de calidad. Sin embargo, utilizando el escenario que se deriva del Decreto 5/2000 y sus posteriores modificaciones, como la de 2008, se produciría un incremento de un 6 por ciento en el número de trabajadores; y sería del 13 por ciento, si se tuvieran en cuenta las recomendaciones del estudio.

Deja un comentario