El mirador El Mirador

La medicalización de la sexualidad femenina: farmacológica, quirúrgica y social

El contenido de este texto y presentación se basa en: Gérvas J, Pérez-Fernández M. Encarnizamiento médico con las mujeres. Barcelona: Editorial Libros del Lince. 2016. Es, a su vez, el resumen de la charla a los estudiantes de medicina de Farmacríticxs, proyecto de IFMSA-Spain, en Valencia, en su V Jornadas, 12-14 noviembre 2015.

Introducción

El sexo es placer, forma de comunicación y, ocasionalmente, necesario para la reproducción. La sexualidad es mucho más.

La sexualidad es el conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el sexo y también las características anatómicas, fisiológicas, psicológicas y sociales de cada sexo. La sexualidad incluye, pues, conductas, emociones, prácticas y valores, y por ello tiene mucho de ética, cultura, espiritualidad, historia, legalidad, religión y sociedad.

Promover la sexualidad es fomentar todo ello;  no es cuestión de médicos ni de profesionales sanitarios,  pero la medicina se convierte en una religión laica y trata de “poner orden” y hacer negocio con la sexualidad femenina por medios farmacológicos, quirúrgicos y sociales. Por ejemplo, el deseo sexual femenino hipoactivo se define en el DSM-5 (1) como una deficiencia/ausencia de excitación, de fantasías y de deseo sexual y una carencia de placer en la actividad sexual. Es una enfermedad de reciente creación y definición, un ejemplo del “disease mongering” mediante el cual se transforman situaciones dentro de la normalidad en enfermedades y trastornos que requieren atención médica y medicamentos.

La mujer no tiene menor deseo sexual que el varón, sino que muchas veces su deseo se apaga por las circunstancias que crea una sociedad patriarcal.

Medios farmacológicos: flibanserina

La mujer no tiene menor deseo sexual que el varón, sino que muchas veces su deseo se apaga por las circunstancias que crea una sociedad patriarcal.

A la mujer se le ofrece una solución farmacológica que se presenta como mágica y se denomina “píldora rosa”, o “viagra femenino”. En realidad, la flibanserina es un medicamento antidepresivo que no se pudo aprobar como tal por su falta de eficacia y por sus efectos adversos; entre las preguntas de evaluación, en los estudios para su desarrollo, hubo una sobre el deseo sexual que se respondió con incremento respecto al placebo. Después de una larga historia de rechazo como medicamento para la esfera sexual, logró la aprobación con datos que demostraban que si se toma a diario durante meses logra añadir 0,5 eventos sexuales mensuales satisfactorios (pasan de media, de 0,5 a 1,0). Tiene un coste en torno a los 300 dólares/mes.

Es un medicamento potencialmente peligroso que produce efectos adversos importantes y frecuentes, como ansiedad, somnolencia, fatiga, bradicardia, hipotensión y síncope. Tiene interacciones con los anticonceptivos y otros medicamentos y también se potencian sus efectos adversos con el alcohol. Irónicamente, el efecto del alcohol se estudió antes de la comercialización sólo en 23 varones y 2 mujeres, a pesar de que se calculan en millones sus futuras usuarias. Su riesgo es tal que se recomienda el tratamiento vigilado durante ocho semanas y el abandono si no logra un beneficio clínico.

Muchas mujeres preferirán invertir el dinero de la flibanserina en un viaje de placer, o en días extras de vacaciones, o en tiempo para bailar y otras actividades placenteras, o incluso en sexo de pago pues todo ello puede añadir eventos sexuales satisfactorios mensuales sin efectos adversos farmacológicos.

Medios quirúrgicos: cirugía vulvar

La medicina se ha transformado en una nueva religión que busca definir lo socialmente aceptable respecto al sexo y a la sexualidad.

Tras el “arreglo de la vulva” hay una ideología dañina de sanitarismo y de limpieza, pero también la imposición de una imagen aniñada de los genitales externos femeninos. Una imagen típica de la muñeca desnuda en que ni hay pelo púbico-vulvar ni sobresale nada en la vulva, de forma que se pretende una vulva que más parezca una hucha que una región compleja cuando está sana. Los textos publicitarios provocan la asociación inconsciente de las vaginas y vulvas “maduras” con vaginas sexualmente no deseables, generando insatisfacción y alterando la propia imagen.

Todo ello supone intervenir sobre una zona de sensibilidad exquisita, de inervación increíble y que contribuye en conjunto al disfrute de la vida sexual. Además, se ofrece tanto a jóvenes como a maduras y se crea un afán de perfección corporal que se asimila a salud. Pero muchas veces las consecuencias son precisamente insanas, tanto para la auto-estima como para la sexualidad. Además, no existen estudios independientes de la seguridad a corto y largo plazo de las múltiples variantes de esta cirugía genital femenina.

La cirugía vulvar no es más que otra forma de dominio (y negocio) médico que enfatiza la sexualidad genital como “la reina” del placer y del gozo.

Medios sociales: discriminación por orientación sexual (2) y/o identidad de sexo (3)

El “sexo” del paciente consta en infinitos documentos, y ni se pregunta, ni se deja de asignar con sólo dos opciones: masculino y femenino. La orientación sexual y/o identidad de género es generalmente ignorada. De la misma forma se asignan rutinariamente etiquetas de “enfermedad”, “problema” o “trastorno” a las opciones sexuales que no encajan con la ideología patriarcal y androcéntrica del sistema sanitario (y de muchos de sus profesionales). En su formulación oficial se pretende un sexo vinculado a lo biológico y médico y se exige que el género y la sexualidad “normal” se ajusten a los hábitos culturales, los comportamientos esperados y los roles sociales predominantes.

Se requiere otra tolerancia social y médica ante la orientación sexual y la identidad de género pues las dualidades aceptadas tipo varón/mujer, homosexual/heterosexual, masculino/femenino, etc no son más que rígidos corsés. Se requieren muchas cosas más como, por ejemplo, otras definiciones y constructos culturales, legales y sociales de “familia” para incluir relaciones emocionales y sentimentales con independencia de la situación legal o los lazos biológicos, y para facilitar la adopción y/o la reproducción en estos grupos. También, introducir en la formación de los profesionales, los problemas de salud específicos y la cultura en que se viven según opciones sexuales.

La “asunción de heterosexualidad”, que se atribuye de rutina a toda paciente, es indicador de la respuesta que discrimina y hace invisible la orientación sexual “distinta” y por ello la medicaliza como si fuera anormal.

Conclusión

La medicina se ha transformado en una nueva religión que busca definir lo socialmente aceptable respecto al sexo y a la sexualidad. Para ello establece patrones y realiza actividades que “normalizan” la sexualidad femenina al tiempo que generan ganancias monetarias y de prestigio. Esta medicina pretende una normalidad que excluye la variabilidad, olvida incluso lo básico, el primum non nocere, ofrece soluciones simples a problemas complejos, transforma la sexualidad en genitalidad y debe rechazarse por dañina para las pacientes, la profesión y la sociedad.

Notas

(1).  El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría contiene una clasificación de los trastornos mentales y proporciona descripciones claras de las categorías diagnósticas, con el fin de que los clínicos y los investigadores de las ciencias de la salud puedan diagnosticar, estudiar e intercambiar información y tratar los distintos trastornos mentales. La edición vigente es la quinta, DSM-5, publicada el 18 de mayo de 2013. Sus autores suelen tener graves conflictos de interés con las industrias farmacéuticas.

(2). La orientación sexual e refiere a un patrón de atracción sexual, erótica, emocional o amorosa por determinado grupo de personas definidas por su sexo. Así, la orientación heterosexual, homosexual, bisexual y otras.

(3). La identidad de género se refiere a la percepción subjetiva que un individuo tiene sobre sí mismo en cuanto a reconocerse como perteneciente a un determinado grupo con sus «normas, prescripciones sociales o estereotipos culturales relacionados con el género». Por ejemplo, reconocerse como lesbiana.

Para saber más de la flibanserina

http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2389384
http://www.sietes.org/buscar/cita/99241
http://www.buzzfeed.com/azeenghorayshi/fda-approves-flibanserin
http://pharmedout.org/teaching-tools.html
http://www.vox.com/2015/8/18/9173067/flibanserin-female-viagra-science
http://www.nogracias.eu/2015/06/18/editorial-nogracias-la-medicalizacion-de-la-sexualidad-femenina/
http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/jun/05/women-sex-viagra-flibanserin-fda-research
http://www.independent.co.uk/voices/is-the-new-female-viagra-just-another-attempt-to-banish-our-woes-with-the-quick-fix-of-pills-10466143.html
http://www.healthnewsreview.org/2015/06/astroturfers-rule-the-day-fdas-flibanserin-reviewers-were-emotionally-blackmailed-by-a-slick-lobbying-campaign/
http://elpais.com/elpais/2015/08/22/actualidad/1440257706_933822.html
http://www.nogracias.eu/2015/06/10/polemica-por-el-viagra-femenino/
http://nymag.com/scienceofus/2015/08/addyis-alcohol-safety-was-tested-mostly-on-men.html
http://www.publico.es/ciencias/viagra-femenina-polemico-objeto-del.html

Para saber más de la cirugía vulvar

http://mys.matriz.net/mys31/img/MYS31.pdf
http://www.racgp.org.au/your-practice/guidelines/female-genital-cosmetic-surgery/
http://www.labialibrary.org.au/
https://springtalkssex.wordpress.com/2015/01/08/female-genital-modification-april-30-2014/
http://www.sylviadebejar.com/amo-mi-vulva-%C2%BFamas-la-tuya-i/
http://www.caps.cat/images/stories/autoconocimiento_Acuario__1988.pdf
http://mujericolas.blogspot.com.es/2013/12/esther-ferrerartista.html
http://www.mys.matriz.net/mys34-35/img/MYS34-35.pdf#page=45
http://mys.matriz.net/mys31/img/MYS31.pdf#page=20

Para saber más sobre discriminación de las personas LGBTI

http://annals.org/article.aspx?articleid=2292051
http://www.whec.org.uk/wordpress/wp-content/uploads/downloads/2014/05/Access-to-Primary-Care-report-FINAL.pdf
http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/00918360802345321#.VdwZ5n0nAhM
http://www.felgtb.org/rs/2447/d112d6ad-54ec-438b-9358-4483f9e98868/bd2/filename/estudio-2013-sobre-discriminacion-por-orientacion-sexual-y-o-identidad-de-genero-en-espana.pdf
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22288982
https://www.youtube.com/watch?v=l2N8oaeQ6jg
http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/01634372.2014.890690#.VeK6xn0nAhM
http://apt.rcpsych.org/content/7/2/85
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-91112015000200014&lng=es&nrm=iso
http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0211-57352011000200008&script=sci_arttext
http://www.magonlinelibrary.com/doi/abs/10.12968/bjmh.2015.4.1.31
http://www.jctejournal.com/article/S2214-6237%2815%2900049-6/fulltext
http://ajph.aphapublications.org/doi/abs/10.2105/AJPH.2015.302553
http://www.caps.cat/images/stories/Rosa_M_Almirall.pdf

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

Deja un comentario