Política y Sociedad

La Ley General de Salud Pública introduce las políticas preventivas en administraciones y empresas

Leire Pajín

Leire Pajín

Los diputados aprobaron dos enmiendas procedentes de la tramitación de la Ley en el Senado que extienden la universalización de la asistencia pública a todos los españoles, con inclusión expresa de los desempleados, beneficiarios de regímenes especiales y de las personas que ejerzan una actividad por cuenta propia. En total, afectará a unas 200.000 personas. La primera, que salió adelante con 341 votos a favor y dos abstenciones, especifica que la citada extensión será efectiva para las personas que hubieran agotado la prestación o subsidio a partir del 1 de enero de 2012. La otra enmienda, aprobada por unanimidad, concluye que el Gobierno deberá determinar, en el plazo de seis meses, las condiciones de la extensión de derecho para las personas que ejerzan una actividad por cuenta propia.

Psicólogo general sanitario

También, por una enmienda aprobada, la nueva ley regula la psicología en el ámbito sanitario. Así, se reconoce a los psicólogos como profesionales sanitarios, siempre que cumplan una serie de requisitos establecidos en el precepto. El nuevo profesional tendrá la denominación de psicólogo general sanitario y sus planes de estudios y obtención de la acreditación serán regulados por el Gobierno en un plazo de seis meses.

La nueva legislación incluye, igualmente, una precisión en el articulado que asegura la existencia de recursos de todo tipo para el adecuado desarrollo de las políticas y los servicios de salud pública.

Más peso de la Atención Primaria

Tras definir el sistema actual sanitario como uno de los que gozan de mejores indicadores del mundo, el texto legislativo concluye que hay que considerar las nuevas realidades y que exigen una anticipación. Tal es el caso del envejecimiento de la población, el aumento de familias monoparentales, el debilitamiento de las redes familiares, el uso de las nuevas tecnologías, el sedentarismo y la inmigración, entre otros factores. Los actuales servicios sanitarios y sociales, argumenta la ley, solo serán sostenibles si se aseguran a la población los mejores niveles de salud y autonomía con la máxima garantía de igualdad.

La ley establece deberes para las administraciones públicas, las empresas y los ciudadanos. En el primer caso reclama para la Atención Primaria “un papel más relevante en la acción preventiva y en la salud comunitaria”. A los ciudadanos les reconoce explícitamente el derecho a ser informados con rigor sobre los riesgos relacionados con la salud, y a los empresarios se les conmina a incluir las directrices preventivas derivadas de esta ley en sus políticas de responsabilidad social corporativa.

Precaución y evaluación de iniciativas

Cinco principios inspiran las actuaciones legales: “salud en todas las políticas” y no solo en las sanitarias; “Pertinencia” o proporcionalidad en las soluciones frente a problemas de salud; “precaución”, en caso de actividades de riesgo; “Evaluación” periódica de las acciones implantadas y “transparencia” en la comunicación de las mismas.

Calendario único de vacunas

En aspectos concretos que deberán desarrollarse, la ley prevé calendario único de vacunas en España que las comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla sólo podrán modificar por razones epidemiológicas.

La gestión sanitaria deberá guiarse por los resultados de salud que serán explicitados con una periodicidad mínima de cinco años y presentados en los consejos de salud del área.

Consejo asesor de Salud Pública

Se crea el Consejo Asesor de Salud Pública como órgano colegiado de consulta y participación, adscrito al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, en el que están representados los Departamentos de la Administración General del Estado cuyas políticas inciden en la salud y aquéllos otros organismos y organizaciones que aseguren una adecuada gobernanza del sistema.

Se crea una red de Vigilancia de Salud Pública con un sistema de alerta y respuesta rápida que funcionará las 24 horas. Está previsto, igualmente, poner en marcha una estrategia de salud pública en coordinación con el resto de los departamentos ministeriales, que será evaluada cada dos años.

Satisfacción socialista

La Ministra de Sanidad, Leire Pajín, manifestó el miércoles su satisfacción por el resultado de la ley aprobada este jueves, mientras el PSOE, a través de su Secretaria de Bienestar Social, Marisol Pérez, considera “un día histórico para el sistema sanitario público y para todos los españoles” la aprobación en el Congreso de la Ley de Salud Pública, que garantiza el derecho a la asistencia sanitaria de todos los ciudadanos, culminando así la universalización del Sistema Nacional de Salud.

La dirigente socialista subrayó que “con esta Ley se completa el requerimiento contenido en la Constitución y la modernización de nuestro sistema sanitario, para poder afrontar los grandes retos de salud del siglo XXI”. En su opinión, esta nueva ley “va a reducir las desigualdades sociales en salud, dotando al sistema sanitario público de procedimientos para una prevención de calidad y apostando por estilos de vida saludables”.

L.A.

Deja un comentario