Política y Sociedad

La industria farmacéutica reclama al presidente del Gobierno un Plan Sectorial que evite una reconversión del sector

Al término de la reunión que, con carácter extraordinario y de urgencia, celebraron este martes la Junta Directiva y el Consejo de Gobierno de Farmaindustria, la empresarial que agrupa a los laboratorios farmacéuticos innovadores existentes en España, su presidente, Jesús Acebillo, leyó una especie de declaración institucional en la que, después de haber afirmado que las medidas adoptadas por el Gobierno de la Nación eran devastadoras para el empleo, la I+D y las inversiones productivas, manifestó que el Gobierno llevaba al sector a una reconversión por decreto-ley y que muchas empresas, sobre todo pymes, estaban abocadas al cierre. Y es que, según explicó Acebillo, sobre la industria farmacéutica, que representa el 2 por ciento del PIB, se hace recaer el 10 por ciento del plan de ajuste para la reducción del déficit económico. Además, y como consecuencia de la aplicación de las medidas adoptadas últimamente, la rentabilidad del 7 por ciento para el sector en 2008 se iba a recortar en un 15 por ciento, por lo que las pérdidas estaban aseguradas.

Revisión de actuaciones y programas

En su declaración institucional, el presidente de Farmaindustria anunció que, como consecuencia de las medidas impuestas, el sector tendría que comenzar a cuestionar el pago de la tasa del 2 por ciento que se le impuso en 2005 y que no está destinada a la reducción del déficit público. Asimismo, deberá revisar el programa de +I, las colaboraciones con los centros públicos de investigación y replantearse el proyecto de I+D. En otras palabras, se ha dado al traste con los objetivos planteados por el sector en los últimos años.

Aunque el Ejecutivo aprobó una deducción del 7,5% al Sistema Nacional de Salud sobre las ventas de medicamentos excluidos del sistema de precios de referencia, y no una revisión de precios como se había planteado inicialmente, el impacto para el sector farmacéutico va a ser muy elevado, 1.050 millones de euros, que vienen a sumarse a los 1.000 millones que se derivan del Real Decreto Ley 4/2010 que fue aprobado en el mes de marzo. Para la industria farmacéutica innovadora se trata de una medida durísima, desproporcionada e injusta para el sector.

La industria farmacéutica considera que se ha perdido la oportunidad de introducir medidas estructurales que aborden el problema fundamental del gasto farmacéutico (que crece como consecuencia del aumento de la demanda y no debido al precio de los medicamentos), y el agujero presupuestario del Sistema Nacional de Salud.

Deja un comentario