Política y Sociedad

La Fundación Alternativas publica una revisión crítica de la Ley General de Sanidad

Fundación AlternativasJavier Rey es consciente de la dificultad de remover los cimientos de un sistema basado en una ley elogiada por diestra y siniestra en su 25 aniversario, pero considera necesaria esta reflexión en un momento de crisis financiera del sistema y a escasas fechas de unas elecciones. El médico ha coordinado cuatro trabajos, presentados este martes por la Fundación Alternativas, que, según explicó, “tienen en común la conclusión de que hay cambiar las bases y el funcionamiento del actual Sistema Nacional de Salud”.

 

Indefinición del modelo de gestión

 

La revisión que Rey ha elaborado detecta en la ley de 1986 defectos en la regulación de la financiación, en su desarrollo tardío, en la definición del modelo en sus aspectos principales, en la cobertura universal – con el mantenimiento de distinta cobertura para funcionarios y otros grupos de población-, en las relaciones laborales y con los proveedores. La crisis puede haber acentuado sus consecuencias negativas, pero el proceso es anterior, señaló el cardiólogo, a causa de una encrucijada de intereses económicos que afectan por igual a la mayoría de los países de nuestro entorno.

 

Beneficios desproporcionados de las industrias

 

Y los que cita son, en primer lugar, la presión de una industria farmacéutica y de tecnología sanitaria, sobre la base de un mercado cautivo, que es el sistema público, “que obtienen beneficios desproporcionados respecto al capital invertido y además se benefician de vender a compradores disgregados”; en segundo lugar, las empresas de seguros, vinculadas a servicios financieros, que se benefician de esta situación. Rey defiende sistemas de compra centralizada así como la revisión del convenio con las farmacias, a fin de que los medicamentos puedan ser vendidos también en establecimientos sanitarios.

 

El autor del trabajo considera que estamos “en un contexto neoliberal que induce a la reducción del papel el Estado y tiende a convertir en actividad comercial lucrativa y a privatizar los servicios públicos”. Todo ello facilitado, a su juicio, por “la ausencia de propuestas sanitarias diferenciadas de los partidos socialdemócratas, una condición que facilita la introducción de medidas privatizadoras”.

 

Más cohesión y más equidad

 

Ante esta perspectiva, Javier Rey desmitifica la necesidad del tan reclamado pacto sanitario para la sostenibilidad del sistema, “porque a medida que se iba desarrollando lo que no estaba establecido en la ley, se produjo una confluencia en las posiciones sanitarias de los partidos mayoritarios que ha servido para que cada uno haga lo que quiera”, observó. Se refería a los distintos modelos de gestión, acceso a los servicios y condiciones asistenciales en las 17 comunidades autónomas. Lo que plantea el cardiólogo en última instancia es elaborar una nueva ley de Sanidad que subsane los defectos citados y que ponga el acento en reformas estructurales destinadas a una mayor cohesión y a preservar los criterios de equidad e igualdad que inspiraron el SNS.

 

Los otros tres trabajos elaborados por la Fundación Alternativas reflexionan sobre el papel de la Atención Primaria, la gestión de las listas de espera o la evaluación de las tecnologías sanitarias, aspecto este último de gran impacto en la factura sanitaria pública.

 

 

En la sección Documentos se recoge el informe completo de Javier Rey:

 

 

Deja un comentario