Apunte del día Apunte del día

La ficción presupuestaria de la Comunidad de Madrid

El acuerdo alcanzado entre el Partido Popular (PP) y Ciudadanos (C’s) para sacar adelante los presupuestos de la Comunidad de Madrid para el presente ejercicio (2017) no pasa de ser una especie de ficción por cuanto el proyecto se fundamenta en los presupuestos iniciales de 2016 y no en lo realmente ejecutado en dicho año. Algo que, estando ya casi en el mes de marzo, debería haberse dado a conocer hace tiempo.

En un análisis de situación, lo primero que llama la atención es la falta de transparencia no sólo del proceso de la negociación, sino la ausencia de los datos reales sobre los que se asientan los crecimientos que se anuncian. Ante tal tesitura, cabe pensar que nos hallamos ante un ejercicio de paternalismo impropio de nuestra sociedad. Vamos, que quienes nos gobiernan y sus acólitos nos toman por súbditos al servicio de sus intereses.

De lo poco que ha transcendido de los datos que se manejan, llama la atención no sólo el incremento que va a experimentar el capítulo de Sanidad, 180 millones de euros con respecto al presupuesto inicial de 2016, es decir un 2,4% más, sino el reparto de las partidas en las que, de nuevo, se castiga a la atención primaria, cuyo incremento se fija en un 2,2%, y se premia la atención especializada de gestión privada, que crecerá un 6,1%, mientras que la de gestión pública lo hará en un 2,5%. Alguien tendría que explicar a qué obedece tal desequilibrio.

Por último, no deja de sorprender que con tal presupuesto puedan llevarse a cabo el reforzamiento de la atención hospitalaria y de la atención primaria, del que habló la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, ni que se haga posible otras importantes actuaciones en materia sanitaria, como la dotación de los créditos necesarios para un plan de renovación de las infraestructuras ligadas a los grandes hospitales madrileños y para reforzar el programa de reducción de listas de espera.

Está claro que lo que se nos viene encima son nuevos recortes. Y, si no, al tiempo.

 

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

Deja un comentario