Política y Sociedad La presidenta de la Junta aboga por "blindar" la sanidad pública

La Escuela Andaluza de Salud Pública, designada como centro colaborador de la OMS

— Granada 9 Abr, 2015 - 12:51 pm

La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha participado en el acto de designación de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) como centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que señaló que “para blindar la sanidad pública en el futuro hay que apostar por la investigación”.

diaz_omsLa titular del Gobierno de esta comunidad autónoma manifestó en este sentido en la ciudad de Granada que la salud pública “es prevenir, curar e investigar”, algo que indicó con motivo de esta consideración a esta institución. Esta última, desde ahora, apoyará a este organismo sanitario internacional en Servicios Integrados de Salud basados en Atención Primaria.

Díaz insistió en abogar por el impulso de la investigación y de la sanidad de ámbito público al declarar que “no se puede especular con la salud de las personas”, sino que se va a apostar por “un sistema público fuerte y sostenible”. Tal es así que recordó que la Ley de Sostenibilidad Pública del Sistema Andaluz de Salud (SAS) servirá “para que no se ponga en cuestión el carácter público y universal de la salud”.

La máxima representante del Ejecutivo regional se refirió a este reconocimiento de la EASP al asegurar que éste la convierte “en el único centro andaluz colaborador de la OMS, en uno de los 11 a nivel nacional y uno de los 700 que existen en todo el mundo”. La Escuela “contribuye a reforzar los recursos de los países tanto en servicios, como en investigación y formación favoreciendo su desarrollo sanitario”, confirmó

“Somos centro colaborador porque cumplimos una serie de requisitos”, continuó Díaz, que concretó que éstos son “una buena red de servicios públicos, de infraestructuras, más de 1.500 centros de Atención Primaria y un gran capital humano”. Sobre este último sostuvo que fue “uno de los colectivos que más ha sufrido el coste de la crisis y, por ello, no sólo hay que recompensarlo, sino también hacer que recuperen sus derechos”.