Política y Sociedad Buen tono entre los farmacéuticos convocados por ASEDEF

La dispensación no divide a los farmacéuticos en su defensa de un Pacto por la Sanidad

La dispensación no ha dividido a los farmacéuticos en su defensa de un Pacto por la Sanidad, durante la quinta etapa del ciclo de debates organizado por la Asociación Española de Derecho Farmacéutico (ASEDEF) sobre un gran acuerdo político que salve el futuro de la Sanidad española.

Durante el acto, que tuvo como protagonista al colectivo profesional de los farmacéuticos, estos mostraron una extraordinaria elegancia, y a veces fina ironía, al expresar argumentos a favor y en contra de la dispensación de medicamentos, dentro y fuera de la Farmacia Comunitaria, o cerca y lejos de la Farmacia Hospitalaria. En esta ocasión, la convocatoria contó con el patrocinio de los laboratorios farmacéuticos Gilead y Pfizer y de la compañía de distribución farmacéutica Cofares.

Mariano Esteban

Mariano Esteban

Academia y Farmacia

Durante la apertura, el presidente de la Real Academia Nacional de Farmacia (RANF), Mariano Esteban, se mostró especialmente dichoso de acoger en la regia institución a algunos los miembros más señeros de su profesión. Aprovechó por ello la ocasión para pedirles que empujen también a favor de lograr un Pacto por la Sanidad, dado que es preciso mantener vivos entre todos los cuatro pilares de la sociedad: cultura, ciencia, educación y Sanidad. El último de ellos es el que más apremia para lograr un pacto político y social lo más amplio posible, según argumentó.

Mariano Avilés

Mariano Avilés

La atalaya del Derecho

A continuación, el presidente de ASEDEF, Mariano Avilés, también se felicitó por poder sumar a los farmacéuticos a la atalaya desde la que la Asociación pide el deseado Pacto por la Sanidad. Para lograrlo, el relator de la entidad, Diego Martínez, prepara un documento destinado a proponer las bases de una Sanidad más duradera y que al final del ciclo verá la luz pública y será ampliamente difundido.

También la Comunidad de Madrid

El viceconsejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Manuel Molina, respaldó desde su responsabilidad la importancia del encuentro. Según sus palabras, el Ejecutivo al que representa también suscribe la necesidad de fijar un Pacto duradero por la Sanidad.

Manuel Molina

Manuel Molina

También tuvo Manuel Molina un recuerdo para los 400 farmacéuticos que forman parte del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), además de la Farmacia Comunitaria de la región, siempre imprescindible para el seguimiento y la adherencia a los tratamientos de los pacientes crónicos.

Como trabajos en curso de su Departamento, el miembro de la Administración regional citó las tablas de eficiencia en virus de la hepatitis C y otras patologías, las compras centralizadas y la línea con la que evalúan los resultados en salud. Concluyó con un llamamiento al compromiso y el trabajo de todos para mantener y mejorar la salud común.

El Consejo de todos

Como en las otras citas del ciclo, el expresidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Mario Mingo, presentó a los participantes en el panel como a farmacéuticos de pro y procedió a moderar el debate y distribuir las preguntas.

Luis Amaro

Luis Amaro

El primero en hablar, por orden alfabético, fue el vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), el farmacéutico Luis Amaro, que transmitió con fidelidad las palabras de su presidente, Jesús Aguilar, en la persecución de un Pacto por la Sanidad realmente deseado por todos.

Las cifras de la preocupación

Tal como afirmó Luis Amaro, el 6,3 por ciento del PIB destinado a gasto sanitario queda lejos de la media europeo (7,1%), si se tiene en cuenta que el 70 por ciento de la factura corresponde a pacientes de edad avanzada y polimedicados, en una población cada vez más envejecida.

Sin criticar de frente las medidas de contención del gasto público sufridas en los últimos años, sí citó el representante del CGCOF los recortes cortoplacistas sufridos por el sector. Concretamente, recordó que hubo 23 medidas que impactaron directamente en la factura farmacéutica, en una cifra conocida de 2.350 millones de euros.

También reflexionó Amaro que el 15 por ciento del ahorro total de la Sanidad es asumido por la Farmacia, a una tasa anual de 800 millones de euros; una situación que explica, a su juicio, la difícil realidad de las farmacias VEC, o de viabilidad económica comprometida.

Mario MIngo

Mario MIngo

Un total de 22.000 ventanas

En relación con los conciertos autonómicos, Amaro estima que deben estar pensados para las 22.000 ventanas que son las oficinas de Farmacia, siempre abiertas a la sociedad. Estas son oficinas que no solo garantizan todas las virtudes del medicamento, sino que, también, están preparadas para facilitar cada vez más servicios, con ahorro potencial de varios miles de millones de euros para el sistema sanitario.

En esa línea de servicios, el colectivo farmacéutico aseguró que pide regularmente al Parlamento español que estudie su necesaria remuneración. Alertó también el miembro del CGCOF de que el 85 por ciento de los pacientes expresan discrepancias sobre sus propios tratamientos, por lo que pidió bases de datos y sistemas de información más potentes con los que hacer aún más útil el trabajo desde las oficinas de Farmacia.

Acerca del principal debate del día, centrado en la dispensación comunitaria, u hospitalaria, Amaro mantuvo una argumentación equilibrada como representante de todas las variantes farmacéuticas. No obstante, sentenció que no debería haber dispensación que dejara de ser comunitaria por razones económicas.

Miguel Ángel Calleja

Miguel Ángel Calleja

La Farmacia Hospitalaria y asistencial

El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), el doctor Miguel Ángel Calleja, explicó que sus compañeros de especialidad se dedican principalmente a mejorar los resultados en salud de las personas, y a conocerlos también, de paso, mucho mejor. Dentro de los cambios recientes, enumeró el tratamiento de la hepatitis C como un proceso agudo y no sometido a terapias con fuertes efectos adversos, como en el pasado. También destacó nuevas funciones desde los hospitales, como la atención a pacientes ambulatorios y externos; y la conciliación de medicamentos, que antes tampoco se hacía.

Acerca de las nuevas moléculas, resaltó el máximo representante de esta sociedad científica las siempre exigibles calidad, eficacia y seguridad, a través de las guías farmacoterapéuticas, con el problema no resuelto todavía de la falta de equidad en los tratamientos por los distintos territorios. Apostó, por ello, por la Medicina Personalizada y porque todos los pacientes con cáncer de pulmón no microcítico, por ejemplo, puedan tener supervivencias de, al menos, 15 meses, al tener los mismos tratamientos.

Sobre las cifras ya aportadas en la reunión, Miguel Ángel Calleja considera que los 17.000 millones al año para Farmacia pueden ser suficientes, si se hace una buena desinversión de medicamentos superados por la innovación y si se introducen más genéricos y biosimilares en el circuito español.

Áreas de capacitación

A la propuesta ministerial de tener una especialidad de Farmacia Hospitalaria y Atención Primaria, Calleja replicó con especialización, y subespecialización; como, por empleo, mediante áreas de capacitación, como la de farmacéutico hospitalario oncológico. También auguró que serán necesarios cambios normativos, dada la rigidez de los precios fijos actuales para los medicamentos que, en su opinión, deberán girar hacia los resultados en salud que demuestren dichos fármacos.

Formación, colaboración y dispensación

El presidente de la SEFH, que definió a su colectivo como aliado de la innovación, mostró también la mejor disposición a colaborar, aspecto que no le impidió pedir que se unifique la formación para todas las especialidades desde los colegios profesionales.

Sobre la cuestión más espinosa del día, Calleja defendió que los medicamentos con perfiles de seguridad complejos no deben salir de la Farmacia Hospitalaria, aunque recomendó llegar a acuerdos en pacientes con seis años o más de trayectoria patológica. No así, por ejemplo, en personas con diagnósticos recientes de cáncer, artritis reumatoide o esclerosis múltiple.

Jesús Gómez

Jesús Gómez

Más que dispensar

El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), Jesús Gómez, rechazó la denostación que a veces sufre la actividad de médicos de Familia y farmacéuticos comunitarios, desde algunas instancias oficiales; con olvido, quizá, de que las máquinas para dispensar todavía no existen y que, cuando se intenta algo parecido, se provocan pavorosos errores, según reflexionó en defensa de sus colegas de profesión.

Para ilustrar el panorama, el máximo responsable de SEFAC añadió a las cifras ofrecidas antes por sus compañeros de mesa que el 80 por ciento de las consultas son realizadas por pacientes crónicos, mientras que el 60 por ciento de las estancias hospitalarias no programadas también son ocupadas por estos pacientes complejos. Estas son personas que, en el 40 por ciento de los casos, padecen tres patologías o más, recalcó.

Adherencia y biológicos

Calculó Jesús Gómez que se pierden 125.000 millones de euros cada año en Europa por falta de adherencia a los tratamientos, con un reguero de 200.000 fallecimientos atribuidos a ella. Ello en línea con la encuesta que hizo SEFAC a 50.000 personas, según la cual uno de cada dos entrevistados tenía dudas importantes sobre su medicación, lo que le sirvió al ponente para defender la importancia del consejo farmacéutico.

Partidarios de la dispensación comunitaria, con el doctor Mingo

Partidarios de la dispensación comunitaria, con el doctor Mingo

Útiles pero no tontos

Gómez mostró su lamento por el hecho de que a veces se piense en los farmacéuticos comunitarios como en unos “tontos” que no saben manejar medicamentos biológicos. Por otro lado, pidió potenciar la tecnología en el Sistema Nacional de Salud (SNS), junto a un acceso a la historia clínica desde las oficinas y la optimización de la receta electrónica. Él, que aseguró preferir no ir a un hospital para no adquirir una infección nosocomial, pidió más recursos para el cambio necesario de paradigma en la Sanidad.

Alabó, por ejemplo, Gómez que haya Consejerías de Sanidad y Salud que ya apuesten por la atención domiciliaria y reclamó una mayor coherencia para evitar que se pierda parte alguna de los 11.000 millones que el país dedica a la factura de las recetas.

Dispensación compartida

Ante las discrepancias entre Farmacia Comunitaria y Farmacia Hospitalaria, el máximo exponente de SEFAC echó de menos haber rotado por hospitales cuando cursó su carrera, ya que le hubiera gustado mucho tener como tutor a Calleja.

Además, Gómez concluyó su intervención abogando por la dispensación compartida, de forma que farmacéuticos comunitarios y hospitalarios puedan dispensar indistintamente algunos fármacos. Todo ello en un afán común, razonó, por la optimización de la cadena del medicamento.

Luis de Palacio

Luis de Palacio

Farmacia, profesión y empresa

El presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Luis de Palacio, defendió la faceta empresarial de la profesión farmacéutica, un colectivo que tiene derecho a capitalizarse para ofrece más servicios y salir definitivamente de la crisis, en tiempos en los que el salario mínimo va a crecer un 20 por ciento.

En grandes números, Luis De Palacio habló de los 17.000 millones de euros que componen la factura farmacéutica, de los que  10.200 millones de euros van a receta y apenas un tercio de estos últimos recae en las oficinas de Farmacia. Estas son cantidades, en cualquier caso, según aseguró, discretas en comparación con los 72.000 millones de euros que cuesta la Sanidad.

El presidente de FEFE defendió el Modelo de Farmacia español, capaz de ofrecer a los ciudadanos el doble de farmacéuticos que la media europea, con 75.000 empleos totales, entre directos e indirectos; y muy bajo coste para las Administraciones, ya que las oficinas son entidades privadas, aunque muy reguladas. Son, explicó, pequeñas empresas unipersonales, cuya generación de riqueza se queda en el país sin viajar a paraísos fiscales, afirmó. Todo ello con una actividad próxima al ciudadano, que se hace difícil para el 5 por ciento de las farmacias, que precisan ayuda para su subsistencia, además de muchas otras con dificultades encadenadas o discontinuas.

De Palacio recomendó aprovechar la capacidad instalada de las farmacias y recuperar para su dispensación los tratamientos que no precisen monitorización hospitalaria, lo que evitaría desplazamientos de los pacientes a los casi siempre mal ubicados hospitales; con las ventajas que también supondría una receta electrónica apta para todos los territorios, apostilló.

Servicios, colaboración y márgenes

Tras una década de debates sobre la Farmacia asistencial, y determinadas experiencias autonómicas, De Palacio avisó de que crecen las brechas entre ciudadanos y territorios. Sin embargo, lamenta que la prioridad del Ministerio de Sanidad haya sido llegar a un entendimiento con la industria farmacéutica, de forma precipitada, poco clara y con problemas de judicialización.

El presidente de FEFE aconsejó buscar y pactar nuevas fórmulas de gestión, como, por ejemplo, mediante la colaboración con la Sanidad Privada. Además, no se opuso a cambiar el sistema de márgenes comerciales de las farmacias, en beneficio de otras estrategias que favorezcan a los pacientes y a los farmacéuticos. Todo ello junto a solicitar mayor libertad de implantación de servicios remunerados en las farmacias, algo especialmente difícil en la Comunidad de Madrid.

Pacto en espera

Sobre el Pacto de Estado por la Sanidad, estima De Palacio que la cuestión se dirime entre partidos nuevos, fascinados por la innovación, al menos nominal, y las viejas formaciones, que oscilan entre un tibio liberalismo y una socialdemocracia fluctuante. Todo ello dentro de una situación nacional agravada por la crisis catalana y la aprobación pendiente de la ley de presupuestos generales.

Deja un comentario