Política y Sociedad la directiva entra en vigor el 6 de febrero de este año

La directiva Euratom aumentará la seguridad de paciente ante las radiaciones ionizantes

En un encuentro organizado conjuntamente por General Electric Healthcare y Acta Sanitaria con radiólogos, físicos médicos y técnicos de radiodiagnóstico, se ha puesto de manifiesto que  la directiva europea Euratom, 2013/59/Euratom, sobre seguridad en las las radiaciones ionizantes mejorará la asistencia clínica y aumentará la seguridad del paciente.

La Directiva Euratom, que tendrá plena vigencia desde el próximo seis de febrero, incide especialmente en la utilización idónea de la dosis de radiación, en la actitud proactiva de los médicos prescriptores de pruebas por imagen y en la adecuada información que deben recibir los pacientes en relación con sus diagnósticos y tratamientos. También se puso de manifiesto a lo largo del encuentro que la norma facilitará la formación de los profesionales, además de contribuir a que se renueve el parque tecnológico en este momento un tanto obsoleto.

Carlos Nicolás

Carlos Nicolás

Información de interés general

El director editorial de Acta Sanitaria, Carlos Nicolás, recordó que sólo faltaban seis días para la entrada en vigor de la transposición de la directiva europea sobre radiaciones ionizantes, por lo que consideraba muy positivo el encuentro, no sólo para conocer la opinión de los profesionales implicados en el uso de tal tecnología, sino por el papel que deben jugar los medios de comunicación para crear conciencia en los ciudadanos de que, como todo producto sanitario, debe utilizarse adecuadamente para minimizar sus efectos negativos. Como argumento a favor de su tesis, Nicolás insistió en que debe evitarse una imagen inadecuada de la tecnología para, entre otras cosas, acabar con su demanda innecesaria.

 

María Gómez Mardones

Gloria Gómez Mardones

Para medir y comparar

La responsable de asuntos profesionales de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), la doctora Gloria Gómez Mardones, se mostró segura de que la nueva directiva impulsará la evaluación y comparación entre los servicios radiológicos de distintos hospitales, dentro de un cauce de mejora continua.

Igualmente, como jefa de Radiología del Hospital Pediátrico Niño Jesús afirmó que la directiva europea entronca con la larga tradición de limitaciones para la radiación en la población pediátrica iniciada ya con los reales decretos 815/2016 y 1979/1999, de forma que los grupos de trabajo multidisciplinar optan entre la realización de ecografía, resonancia o escáner, entre otras pruebas, según la dosis adecuada para cada niño y su patología, en una relación con los padres, razonó, que permite conocerlos en toda su gama. Es decir desde los que declaran su más rotunda “radiofobia” a los más firmes partidarios de las tecnologías de imagen. Y la especialista añadió que, aunque hay padres más demandantes que otros de pruebas y datos, todos son razonables cuando reciben bien la información por parte de los técnicos y radiólogos.

No alarmar innecesariamente

En cualquier caso, Gómez Mardones se mostró partidaria de no alarmar a nadie de manera innecesaria, sin renunciar a informar sobre las altas tasas de dosis de radiación cuando sean imprescindibles y sin que la rapidez de los diagnósticos se resienta. Con la constatación de que se ha avanzado mucho en la formación de los residentes, tal como refirió.

Por lo anterior, estimó que el nuevo marco legal es necesario para los ciudadanos, dado que también aporta novedades sobre aspectos como el gas radón, de bastante actualidad. A lo que añadió que el radiólogo debe hacer protocolos consensuados con los otros profesionales sanitarios, especialmente los técnicos, que son fundamentales para lograr el mejor balance entre la dosis aplicada y la calidad de imagen obtenida.

Eduardo Fraile

Eduardo Fraile

Retraso administrativo

El jefe de Radiología del Hospital San Francisco de Asís, el doctor Eduardo Fraile, fue el primero en reflexionar sobre la tardanza de la Administración en transponer la directiva europea, en paralelo a la necesidad de renovar el parque tecnológico español. En cualquier caso, Fraile aseguró que la directiva mejorará la asistencia clínica, de forma que se hagan menos exploraciones innecesarias y las que se realicen se practiquen con mayor seguridad.

Reconoció el especialista que se había avanzado en relación a la dosis con carteles, por ejemplo, para las mujeres embarazadas, pero que también quedaba mucho por hacer. En ese punto, señaló la necesidad de lograr una mayor aproximación al paciente pediátrico, donde vio una luz de esperanza, al igual que en los adultos, con la adopción de sistemas de información que faciliten la toma de decisiones. Como ocurre en Estados Unidos, donde el médico prescriptor conoce, incluso antes de prescribir la prueba, la dosis de radiación que implicará, junto a otras posibilidades reales como la realidad virtual y la realidad aumentada, con las que completó su argumentación.

Pedro Fernández Letón

Pedro Fernández Letón

A la par que Suecia

El jefe del servicio de Física Médica de HM Hospitales, Pedro Fernández Letón, anunció que la parte sanitaria de la directiva saldrá pronto en España, en un plazo similar al de Suecia o Reino Unido.

Como problema inicial de aplicación, Fernández Letón destacó la necesidad de instaurar un programa de formación para los médicos peticionarios de pruebas. Esta será una situación que mejorará con las seis reglas básicas y la gestión de la presión y la rutina que se realice en los centros. Para ello, explicó, el comité de dosis deberá incluir a los prescriptores, los radiólogos, los pediatras y los especialistas en medicina nuclear, de cara a una mayor concienciación compartida.

Fernández Letón calificó como excelente la donación de equipos realizada por Amancio Ortega, pero matizó que la formación es clave porque las personas son las que utilizan la tecnología. En ese sentido, argumentó, de nada sirve tener los mejores equipos, si los protocolos son malos. Todo ello, añadió, dentro de una sanidad que no sabe abordar a fondo el problema de la gestión.

También comentó el ponente que se estimula una sana competencia entre los hospitales de su grupo, para que las dosis sean cada vez más bajas y efectivas. Con la recompensa, incluso, de ganar puntos para la renovación de equipos.

Alfonso Martínez

Alfonso Martínez

Programas de garantía de calidad

El responsable de la Modalidad de Dosis de GE Healthcare, Alfonso Martínez, se mostró confiado en que la directiva mejorará la calidad de la imagen médica en el día a día de los hospitales, además del trabajo en equipo de los profesionales y, de manera más importante quizás, la transparencia de los servicios al recoger en los informes radiológicos toda la información, algo que permitirá, a su juicio, ofrecer los datos al minuto, de forma útil para los profesionales y con beneficio último para los pacientes.

La directiva, según el responsable de la compañía tecnológica, permitirá optimizar la práctica asistencial para que se pueda estandarizar con aporte de mucha información valiosa. Permitirá, por ejemplo, bajar la radiación de los profesionales en cristalino e incluir en los informes la terapia con tratamiento por yodo, además de mantener vivo un registro de incidencias y activar la cultura de la prevención del riesgo mediante matrices, en línea con el Consejo de Seguridad Nuclear. Mejoras todas ellas a las que Martínez sumó los programas de garantía de calidad, por ser documentos extraordinariamente importantes.

En ese punto, el directivo recordó que el 80 por ciento de los diagnósticos se realiza por imagen, razón ineludible para hacerlo en las mejores condiciones. Tal como facilita, por ejemplo, los sistemas de control de dosis, ya que el verdadero desafío actual está en los protocolos y flujos de información, antes que en los propios dispositivos considerados aisladamente, según sentenció.

Bonifacio Tobarra

Bonifacio Tobarra

Murcia, comunidad modelo

Como ejemplo de modelo de autonomía más avanzada en España en términos de control de la radiación, el jefe de servicio de Física Médica del Hospital Virgen de la Arrixaca (SMS), el doctor Bonifacio Tobarra, habló del  hospital murciano Morales Meseguer, que ya informa de forma directa a los pacientes con los datos del nivel granular de los tumores de mama, como un parámetro más del estudio de radiodiagnóstico.

Dicho lo anterior, se mostró muy satisfecho con la actitud de los pediatras de su hospital, al haber logrado moderar el uso de las tomografías en niños. Para el especialista, a veces, es un gran mérito vencer la fascinación por la tecnología. Por lo que lamentó que el problema de que el soporte digital de las imágenes actuales impida detectar errores que antes no se daban con las placas convencionales de Rayos X, donde lo más que podía pasar era que salieran subexpuestas o sobreexpuestas.

También celebró Tobarra que el historial dosimétrico se haya mostrado muchas veces como una excelente herramienta para la toma de decisiones. Aunque estimó que toda justificación para la realización de una prueba debe ser unívoco. No así, reconoció, los algoritmos de las pruebas, que sí deben ser multidisciplinares, según su criterio.

Como aportación de la norma europea de inminente aplicación, el especialista aseguró que el texto obliga a que el radiofísico, o físico médico como se llama a este profesional desde la UE, optimice siempre la manera de realizar las pruebas.

mesa-debateTACs en línea

Según Tobarra, nueve hospitales de la región de Murcia, y sus 16 TACs, comparten un comité de dosis, bajo el liderazgo de la Dirección General de los Servicios de Informática de la región, de manera coordinada con los correspondientes responsables autonómicos y hospitalarios.

Además de constatar una buena participación por parte de los radiólogos, el ponente informó que esta dinámica ha permitido localizar diferencias de radiación de hasta el 30 por ciento entre centros, lo que ha permitido proceder a su correspondiente corrección.

Para Tobarra, aunque no es fácil juntar siempre a once jefes de servicio, sí es imprescindible progresar en la estandarización del trabajo. Una meta que también se consigue en la región mediante la celebración de un encuentro al estilo de las convenciones americanas.

Técnicos y radiofísicos

Según explicó el ponente, aunque los reales decretos actuales de seguridad de radioterapia y diagnóstica surgieron en una etapa legislativa muy profusa, no se aplican hasta sus últimas consecuencias, por inacción de la inspección sanitaria. Y, si bien la directiva insta a la modernización de los equipos, añadió, no aclara el reporte de los registros, aunque sí determina una presencia más activa del experto en física médica, de forma que deje de ser un mero consultor externo.

En el plano internacional, Tobarra comentó que, en Suecia y Austria son enfermeras formadas en radioterapia las que trabajan en máquinas de radioterapia, no de diagnóstico. Mientras tanto, consideró que se ha dado una degradación del Grado Superior de Técnicas de Imagen, en España, por la proliferación de academias. Esto ocurrió por dejación del Ministerio de Educación y frustración de muchos estudiantes, según su opinión.

Luis Rincón

Luis Rincón

Técnicos autoexigentes

El técnico especialista en Radiodiagnóstico del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, Luis Rincón, declaró que siempre hay que contemplar el binomio beneficio-riesgo al hablar de radiaciones ionizantes. En ese sentido, consideró afortunado que el documento con recomendaciones de la SERAM sea un texto cada vez más difundido.

Rincón, que también es representante internacional de la Sociedad Española de Graduados en Radiología (SEGRA), consideró que los pacientes merecen de los técnicos una mayor formación de partida, para disponer de información rigurosa y objetiva que evite la famosa “radiofobia”. A lo que sumó la necesidad de que radiólogos y radiofísicos hablen más con los pacientes, dado que, en términos de información de dosis, riesgos y ubicación de la prueba dentro de cada proceso patológico, muchas veces el técnico se siente limitado, según confesó el ponente. Por todo lo anterior, Rincón propuso trabajar siempre en un tándem compuesto por el técnico, el radiólogo y el físico médico.

Incrementar la formación

Como antigua reivindicación de su colectivo, con apoyo de ERCA y de las sociedades científicas, Rincón pidió respaldar la figura del técnico en protección radiológica, preferiblemente a través de la formación universitaria. Esto redundará, consideró, en unas mejores prácticas. Sin embargo, hoy la titulación es FP2 de grado superior, un ejemplo de la excepcionalidad española en todo el contexto europeo, lamentó. Con el agravante de que, antes, la formación se dividía en un año teórico y otro práctico, mientras que en la actualidad el paso formativo por los hospitales se reduce a tres meses. Momento en que el doctor Fernández Letón consideró que la formación de los técnicos de radiodiagnóstico debería ser de tres años. Afirmación que no le impidió elogiar con toda sinceridad el excelente trabajo que realizan muchos de los técnicos con los que él colabora.

Finalizó Rincón su participación con la certeza de que la directiva ayudará a subir los estándares de seguridad y a instaurar la mejora continua en la realización de pruebas por imagen. En línea con el trabajo en equipos colaborativo que propugna la OMS, y dentro de una cultura de la seguridad cada vez más asentada.

Ignasi Barber

Ignasi Barber

Un ejemplo concreto

El responsable asistencial y de docencia del departamento de diagnóstico por imagen del Hospital Pediátrico Sant Joan de Deu Esplugues, el doctor Ignasi Barber, aseveró que la directiva hará posible que los pacientes y sus familiares conozcan de manera directa y clara los niveles de radiación que reciben en los centros asistenciales, en comparación con la que supone tomar el sol o viajar en avión. Algo que deseó ocurra siempre, sin que los especialistas -bromeó- tengan que pedir autorización al juez para la realización de una tomografía de abdomen.

Como miembro de un hospital de tercer nivel, afirmó que su centro focaliza la difusión de la nueva legislación entre los médicos prescriptores, sin haber podido llegar a informar todavía, de manera directa, a los pacientes.

Como curiosidades añadidas, Barber recordó que su padre, radiólogo ya jubilado, tenía que jugar con los milamperios para hacer las radiografías. Y que en fechas ya actuales, los modernos equipos son capaces de informar puntualmente de incidencias tan poco deseables como los dobles disparos de la radiación, al apretar el botón.

María Luisa Chapel

María Luisa Chapel

Más tiempo para formación

La presidenta de la Sociedad Española de Física Médica (SEFM), la doctora María Luisa Chapel, confirmó que la directiva europea se va a transponer, necesariamente, en distintos reales decretos que se publicarán a lo largo de 2018, pero previsiblemente no antes del verano. Sobre su fundamento legal, aseguró que es mejorar la seguridad radiológica de los pacientes, con puntualizaciones sobre la información radiológica a registrar y el enfoque que deben tener los tratamientos de alta dosis. Teniendo en cuenta que la directiva incide especialmente en la seguridad  y la información al paciente. Y sin olvidar que, si la dosis siempre es importante, también es cierto que una mala calidad de imagen resulta inútil para el dictamen del radiólogo.

Lamentó la especialista, por otro lado, que los gestores sanitarios no vean siempre el beneficio que suponen algunos días dedicados a la formación de los profesionales.

Sobre los radiólogos, aseveró que llevan 20 años registrando las radiaciones aplicadas, con la mejora que supondrá que la directiva ayude a ir más allá de los decretos de calidad (1997).

Concluyó Chapel con un elogio del estudio DOPOES, realizado en la Universidad de Málaga sobre dosimetría, y la ironía de que la filosofía ALARA, del Comité Internacional de Protección Radiológica (ICRP), debería ser cambiada por ALADA, es decir, en lugar de que afirme que la dosis tiene que ser tan baja como razonablemente sea posible, que sea tan baja como lo requiera el diagnóstico. Nada más y nada menos.

2 Comentarios

  1. Bonifacio Tobarra says:

    Dos correcciones al texto:
    Una: El Hospital Morales Meseguer reporta en el informe de radiología dos indices de dosis registrados. Para las mamografías la dosis glandular promedio (AGD), y para el TAC el producto dosis longitud (DLP).
    Dos: en Suecia y Austria son enfermeras formadas en radioterapia los que trabajan en las maquinas de radioterapia, no en radiodiagnóstico.

    • Carlos Nicolás says:

      Haremos las oportunas correcciones en el texto. Muchas gracias

Deja un comentario