Política y Sociedad Piden al nuevo responsable sanitario de Madrid, Javier Maldonado, una política diferente

La destitución de Javier Rodríguez, celebrada por la Sanidad española y madrileña pese a llegar «tarde»

La destitución este jueves, 4 de diciembre, de Javier Rodríguez como consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha sido celebrada mayoritariamente desde todos los ángulos del sector sanitario nacional y madrileño, pese a que muchos de ellos afirmaron que esta decisión del presidente del Gobierno regional, Ignacio González, llegó «tarde».

El titular saliente de esta cartera del Ejecutivo de esta comunidad autónoma, que fue sustituido por el hasta ahora viceconsejero de Asistencia Sanitaria del mismo, Javier Maldonado, y sus continuas polémicas declaraciones no fueron del agrado de la mayor parte de los agentes de la Sanidad, motivo por el que la noticia del abandono obligado de sus responsabilidades cayó en gracia entre los mismos.

Los sindicatos lamentan la demora de esta decisión

Así, entre los sindicatos, la respuesta fue unánime, tal y como expresó la Federación de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores (FSP-UGT), que declaró que esta destitución había sido exigida en el pasado «en numerosas ocasiones», ya que Rodríguez siempre escogió en sus decisiones «la peor de las soluciones». En la misma línea se mostró la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), que aunque considera «acertada» la salida del ya exconsejero, manifestó que «llega tarde».

Este último aspecto fue lamentado también por Comisiones Obreras (CCOO), que indicó que la decisión «se tenía que haber producido antes». No obstante, puso de relieve su satisfacción por la misma debido a que el hasta ahora titular de la cartera sanitaria madrileña «ha demostrado su incapacidad para asumir las responsabilidades propias de su cargo», lo que fue compartido por el Sindicato de Enfermería (SATSE) pese a también afirmar que se produjo «demasiado tarde».

Las asociaciones y el PSOE lo ven «una buena noticia»

En cuanto a las asociaciones, la de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS) señaló en referencia a la destitución de Rodríguez que «la coherencia y cordura llega, tarde pero llega». Por su parte, la de para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM) sostuvo que ésta fue «una buena noticia», al tiempo que supone «echar lastre» para González.

Por último, el PSOE, como principal partido de la oposición a los Gobiernos nacional y madrileño del PP, argumentó por mediación de su secretaria de Sanidad, María José Sánchez Rubio, que lo indicado fue «la crónica de una destitución anunciada». Además, y al tiempo que la también consejera del ramo de la Junta de Andalucía explicó que las declaraciones de Rodríguez siempre fueron «muy desafortunadas», el secretario general del PSOE de Madrid, Tomás Gómez, expuso que éste «ha conseguido ser peor que Lasquetty gestionando».

Expectativa en torno a Maldonado

Por su parte, el nombramiento de Maldonado, que se convierte en el tercer consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid en esta legislatura, dejó paso a la expectativa, ya que AMYTS le solicitó «que ejerza su función gestora y deje a un lado la vertiente política», mientras que SATSE le reclamó «que sea receptivo a las necesidades de la profesión enfermera».

FSP-UGT continuó con la ronda de peticiones al apostar porque «no cometa los mismos errores y que en todo momento se avenga a dialogar», algo similar a lo pedido por CSI-F, que considera necesario «que se restablezcan las relaciones»; y COOO, que aboga porque sea «más sensible con la difícil situación por la que atraviesa la sanidad pública madrileña». Sin embargo, menos pacientes fueron ADSPM, que considera su ascenso «un craso error»; y el PSOE, que lo califica como «más de lo mismo».

 

 

 

Deja un comentario