Salud Mental XV Seminario Lundbeck

La depresión afecta a casi tres millones de españoles

La compañía farmacéutica mundial para el tratamiento de enfermedades del cerebro, Lundbeck, celebró el pasado fin de semana en el Hotel Me de Ibiza su XV Seminario donde, bajo el lema “La depresión en mayúsculas”, reunió a diversos profesionales del sector para concienciar a la población de la importancia de una enfermedad que, a día de hoy, afecta a 2’7 millones de españoles.

Eric ÁlvarezSuperada por la cardiopatía isquémica en cuestión de prevalencia y con unas tasas de mejoría de un 70 por ciento y tan solo un 35 de curación, la depresión será la segunda causa de incapacidad en el mundo en el año 2020. Un dato muy significativo ya que, según los últimos datos aportados por La Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2000 ocupaba el cuarto lugar.

Abordado como un auténtico problema social y de salud pública, el director del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Santa Creu i Sant Pau, Eric Álvarez, inició su intervención haciendo hincapié en la diferencia entre dos conceptos muy significativos: la tristeza y la depresión. “No podemos vulgarizar el término depresión. Una cosa es el sentimiento de tristeza y otra bien distinta el miedo a la vida. Uno de los primeros síntomas que nos ayudan a detectar una depresión es que el paciente pierde la capacidad de sentir placer. En mi opinión, sería un error banalizar esta patología, ya que se trata de la enfermedad que más sufrimiento causa a las personas”, subrayó el psiquiatra.

Entre algunos de los retos más relevantes y puestos de manifiesto por el doctor Alvarez durante su intervención en las jornadas de Lundbeck fue que, para evitar su cronificación, deberían «aparecer medicamentos de mayor tolerabilidad» y «optimizar los canales de comunicación» entre la sociedad y los especialistas. “Aunque es el trastorno mental más frecuente en España y en Europa, aún aparece infradiagnosticado. Esta realidad es sorprendente y más teniendo en cuenta que el número de personas que padecen depresión a lo largo de su vida se sitúa entre el 8 y el 15 por ciento”, aseguró el doctor.

Abordaje profesional y compromiso social

La depresión no sólo afecta de manera negativa al plano personal del paciente, sino también al social, familiar y profesional. Así lo declaró la Decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de las Islas Baleares, Margalida Gili. “La depresión afecta a todos los aspectos de nuestra vida diaria. Además de que resulta muy difícil de afrontar para las familias, el abordaje de esta enfermedad requiere de un nuevo enfoque y un compromiso global tanto por parte de los profesionales del sector como de la sociedad en general. Es, por lo tanto, todo un reto para la salud pública en España”, dijo la especialista.

Los expertos coincidieron en que todavía existen necesidades no cubiertas en un número muy elevado de pacientes. De hecho, según admitió el psiquiatra del Complejo Hospitalario de Granada Luis Guitiérrez Rojas, el principal problema es el porcentaje tan alto de pacientes que «no llegan a remitir por completo esta enfermedad» y “se quedan tocados” después de haberla padecido. “Estos pacientes suelen presentar unos síntomas residuales que les impiden recuperar sus relaciones sociales, familiares y laborales. Aún nos queda mucho por hacer. Dar en la tecla con el tratamiento es fundamental. La mayoría de la gente o no la ve o no la quiere ver. Tal vez sea más terrible que otras enfermedades graves ya que, en muchos casos deriva en el suicidio”, explicó el doctor.

La depresión y la muerte por suicidio

Uno de los temas que trataron con más cuidado y determinación fue el referente al suicidio. En este apartado, el coordinador nacional de la Fundación ANAED, José Ramón Pagés, aportó un testimonio crucial como ex paciente y profesional. “No era consciente de que tenía diagnóstico, tratamiento o terapia. Me sentía mal, no tenía ilusión por nada y me quería morir. Pensaba que se pasaría sola, pero no fue así. Al final padecí la enfermedad durante cinco largos años hasta que, a día de hoy, puedo admitir que me he curado”, reconoció el profesional.

José Ramón Pagés

Para Pagén lo más terrible de la depresión es que la mayoría no lo detecta, no quiere verla o no la entiende. El apoyo familiar es imprescindible para lograr la  recuperación.  “Cuando tienes un cáncer quieres  aferrarte a la vida. En cambio, cuando padeces una depresión prefieres dejar de vivir. Muchos no entienden por qué estás mal y eso puede generar consecuencias irreversibles» advierte, en referencia a los datos aportados por la OMG, que demuestran que el número de fallecidos por suicidio ha cuadriplicado la cifra de muertes por accidente de tráfico.

Pautas que benefician a personas con depresión

Cuando una persona padece depresión necesita seguir algunos consejos para  intentar sentirse mejor. El manejo del estrés, la realización de algunas actividades físicas, la higiene del sueño o la eliminación de determinados hábitos poco saludables son algunas de las terapias más recomendadas por los especialistas. Los ponentes del XV Seminario de Lundbeck coincidieron en que el ejercicio está asociado a la prevención y sirve para combatir no solo algunas enfermedades físicas, sino también mentales o emocionales. En este caso, resulta muy positivo para el estado de ánimo de las personas y aumenta su calidad de vida.

En cuanto a la higiene del sueño, está muy relacionada con el bienestar físico y emocional de los pacientes. Las alteraciones de sueño producen cambios de carácter y lo que es peor: el insomnio.

El abuso de drogas u otras sustancias generan un efecto rebote muy negativo para los pacientes, que creen haber conseguido la recuperación mientras se encuentran bajo los efectos de estas sustancias. La realidad es bien distinta, ya que desencadenan efectos totalmente contrarios y originan otros problemas asociados.

 

 

 

1 Comentario

  1. Gema says:

    Despues de dos años y sufrir tres recaidas , me.alegra leer historias como la de este hombre que se siente curado tras 5 años de.sufrimiento. esto me.da una inyeccion de esperanza pues ya estaba un poco desilusionada por.no decir bastante tras mis 2 años de depresion a mis 24 años. Un saludo

Deja un comentario