Política y Sociedad

La Comisión Europea prohibe la publicidad directa de medicamentos de prescripción y fija normas más claras para su información

John Dalli
John Dalli

La Comisión ha presentado una proposición modificada de directiva del Parlamento europeo y del Consejo, sobre la información al público de los medicamentos de prescripción médica, con lo que modifica enmiendas propuestas por el Parlamento en primera lectura. Las propuestas revisadas se volverán a debatir en el Parlamento y en el Consejo de Ministros.

La propuesta de la Comisión, destinada a asegurar el buen funcionamiento del mercado interior de los medicamentos de uso humano para mejorar la protección de la salud de los ciudadanos, trata de definir un marco claro para las informaciones que los titulares de una autorización de comercialización dirijan al público, a fin de que potenciar su uso racional, al tiempo que se prohibe la publicidad directa de los medicamentos de prescripción.

Mejor información de los pacientes

En la presentación de la medida, la Comisión pone de manifiesto que los pacientes tienen cada vez más interés en conocer mejor los medicamentos que toman y tener más voz en cuanto al tratamiento que reciben. A la vez, se ven confrontados a un volumen creciente de información procedente de diversas fuentes, y les suele resultar difícil encontrar información fiable sobre los medicamentos. El recurso a internet, creciente en los últimos años, hace que la necesidad de claridad sea aún más perentoria. La información en línea sobre medicamentos debe ser precisa y fiable.

Puntos de actuación

Las propuestas revisadas de la Comisión constituyen una modificación de las formuladas en 2008, y responden a la petición del Parlamento Europeo. Se mantiene la actual prohibición de la publicidad de los medicamentos de venta con receta; además, se contempla lo siguiente:

– Solo se permitiría divulgar determinadas informaciones sobre los medicamentos de venta con receta. Por ejemplo, la información que figura en la etiqueta y el prospecto; el precio; información sobre ensayos clínicos, o las instrucciones de utilización.

– Solo se autorizaría la información sobre medicamentos de venta con receta a través de canales de comunicación restringidos. Por ejemplo, en sitios web registrados oficialmente; o información impresa previa petición específica. No se permitirán publicaciones en medios de comunicación impresa generalistas.

– La información tiene que cumplir criterios de calidad reconocidos. Debe ser imparcial; satisfacer las necesidades y expectativas de los pacientes; basarse en pruebas, ser factual y no engañosa; y debe ser comprensible.

– Como principio general, una información no aprobada previamente tiene que ser verificada por las autoridades competentes antes de difundirse.

La revisión de estas propuestas ha permitido también reforzar el actual sistema de control de la seguridad de los medicamentos (la farmacovigilancia) en la Unión Europea. John Dalli, Comisario Europeo de Salud y Política de Consumidores, señaló que las propuestas revisadas daban prioridad a los derechos, los intereses y la seguridad de los pacientes, al tiempo que obligaban a la industria a facilitar determinados datos esenciales a los pacientes y a establecer normas claras para una clara información.

Comisión Europea 

Deja un comentario