Política y Sociedad

LA COMISIÓN DE SANIDAD DEL SENADO APRUEBA EL INFORME SOBRE RECURSOS HUMANOS DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD (SNS)

La Ponencia de estudio de las necesidades de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, constituida en el seno de la Comisión de Sanidad, Política Social y Consumo, aprobó, por unanimidad, este informe, cuyas conclusiones se trasladarán al Gobierno para que las ponga en conocimiento de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, donde se encuentran representadas todas las Administraciones competentes en la materia.

El estudio de necesidades aprobado ayer incorpora las comparecencias de diversos representantes políticos, así como de distintas sociedades científicas, gestores sanitarios, asociaciones, colegios profesionales y sindicatos, hasta un total de 65 participantes en el marco de 28 reuniones. Dicho documento realiza también un análisis de la situación general del Sistema Nacional de Salud, para terminar exponiendo las conclusiones alcanzadas y la respuesta a una serie de cuestiones a las que se pretende dar solución partiendo de dicho trabajo.

Aspectos más insatisfactorios para los profesionales

Según cita el documento, los aspectos que generan una mayor insatisfacción a los profesionales (médicos, enfermeras, farmacéuticos, etc.) son la sobrecarga asistencial, la poca flexibilidad en las condiciones de trabajo, la baja retribución y una cierta sensación de pérdida del prestigio profesional. A ello le añade el deterioro progresivo en la relación profesional sanitario-paciente, así como las agresiones. En lo que se refiere a la situación retributiva de los profesionales sanitarios, afirma que es “baja y poco flexible”, a diferencia de lo que ocurre en países como Holanda, Canadá, Australia o Gran Bretaña, en los que es posible retribuir al médico en función del volumen de la actividad realizada.

Sin embargo, el informe asegura que hay que evitar los “incentivos perversos” y primar los criterios basados en la evaluación de los profesionales según los resultados asistenciales. Asimismo, indica la necesidad de potenciar, mejorar y hacer más atractiva la especialidad de Atención Primaria para los profesionales, así como recuperar el papel fundamental y el reconocimiento social de quienes se dedican a ella. También urge a redefinir las cometencias profesionales, a dotar de un mayor protagonismo a otras profesiones sanitarias dentro del SNS y a informar mejor al paciente.

Un MIR inelástico y el problema de los MESTOS

Además de reiterar la falta de homogeneidad en las retribuciones, dedica un apartado a la formación especializada, un sistema al que se refiere como equitativo e igualitario en oportunidades, “pero inelástico, poco versátil que y dificulta la adaptación de los profesionales a las nuevas necesidades de la población”. Denomina “embudo MIR” a un desajuste numérico “importantísimo” que facilita las plazas vacantes en determinadas especialidades (particularmente, de medicina de familia), provoca una recirculación y la entrada de médicos extranjeros.

Según el informe, se hace preciso regularizar la situación de los MESTOS y FESTOS, originada por el gran número de matrículas en las facultades de medicina a finales de los años 70, en los 80 y al principio de los 90, coincidiendo con el establecimiento de la formación especializada y el reducido número de plazas para dicha formación. Estos médicos han acabado, no obstante, siendo absorbidos por el Sistema Nacional de Salud y especializándose “de facto” (especialmente en pediatría, cirugía ortopédica, medicina familiar y comunitaria, psiquiatría, geriatría, ginecología y obstetricia).

Búsqueda de soluciones en Pediatría

El documento se refiere también a la necesidad de crear la especialidad de Psiquiatría infanto-juvenil. “La realidad es que actualmente no hay médicos, ni otro personal sanitario especializado en psiquiatría del niño y el adolescente, que hay pocos servicios específicos y mal distribuidos y que las inversiones en psiquiatría infantil se han supeditado a las de psiquiatría de adultos”, afirma. En cuanto a la Pediatría de Atención Primaria, indica que hoy existe un déficit de un 26 por ciento.

A.M.M.

Deja un comentario