Política y Sociedad Entrevista al presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín

Juan José Rodríguez Sendín (OMC): “Antes de finalizar el año podemos tener Estatutos aprobados”

A pocos meses del final de su segundo y último mandato al frente de la Organización Médica Colegial (OMC), el doctor Juan José Rodríguez Sendín, ha atendido a Acta Sanitaria para hacer balance de su gestión y advertir que este no es el fin de su actividad dentro de las organizaciones médicas.

Además, el presidente de la corporación sanitaria sostiene que aún queda “mucho por hacer”, como es el caso de la aprobación de los nuevos Estatutos de la OMC tras 35 años sin conseguirlo. “Antes de finalizar el año podemos tener unos Estatutos aprobados”, revela Juan José Rodríguez Sendín, que también ahonda durante la entrevista en otros temas de actualidad, como la precariedad laboral, las expectativas ante la posible formación de un nuevo Gobierno y las consecuencias del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP).

Juan José Rodríguez Sendín

Juan José Rodríguez Sendín

Acta Sanitaria (AS).- Julio suele ser un mes de balance por el final del curso político, pero en esta ocasión hay más expectativas que conclusiones debido a la posible formación de Gobierno en las próximas semanas. ¿Gestión Clínica y precariedad laboral serán los primeros temas a tratar con el nuevo Ejecutivo?

Juan José Rodríguez Sendín (JJRS).- La mayor parte de las cuestiones no tienen muchísimas opciones. A todo eso que se ha mencionado es difícil encontrar una alternativa, como la Gestión Clínica o la necesidad de mejorar en este momento las situaciones de precariedad o la falta de cobertura de puestos de trabajo. Creo que las expectativas que tenemos son buenas, porque el Partido Popular no va a poder gobernar en solitario, no va a poder seguir su propia política sanitaria que ha mantenido hasta ahora, con los recortes que ha habido y con algunos que tenía comprometidos. Los demás partidos tendrán que, de alguna manera, o ayudar a gobernar o abstenerse; pondrán condiciones, y las condiciones que pongan, todas, deben de mejorar la situación de partida que tenemos, y me refiero a financiación del Sistema Nacional de Salud (SNS).

AS.- Es decir, que no piensa que se sigan haciendo recortes

JJRS.- Los tendrán que hacer en otro lado. Parece ser que todos los demás partidos tienen muy claro que no se puede seguir haciendo recortes en el sector sanitario y parece ser que todos también tenían muy claro que en la próxima legislatura debe aumentarse el porcentaje de presupuesto que se dedica a Sanidad. En todo caso, yo creo que se debe de ir a mejor, especialmente en la Atención Primaria y, sobre todo, en el campo de los recursos humanos, porque yo creo que es uno de los elementos clave para disminuir la lista de espera. Cuando la Atención Primaria no está atendida adecuadamente, genera listas de espera porque carece de capacidad de resolución.

AS.- Todos los datos disponibles muestran que la Atención Primaria ha ido para atrás, sobre todo en el presupuesto

Todo va ir mal, todo va a ir fatal si la Atención Primaria carece de las condiciones suficientes

JJRS.-  No solamente es que haya ido hacia atrás en presupuesto, lo cual es lamentable, sino que también registra un profundo déficit de profesionales y, encima, están mal repartidos. Una situación que provoca que la gente no pueda ser atendida adecuadamente, pues un médico que no conoce a su gente no puede hacer buena Atención Primaria. Un médico que no tiene continuidad en el puesto de trabajo no puede hacer buena asistencia. Y cuando se acumula el trabajo por falta de tiempo, suelen prescribirse medicamentos prescindibles, se pueden derivar pacientes a consultas de otros especialistas y, sobre todo, se crean circuitos asistenciales que hacen, encima, que empeoren con otras listas de espera. Todo va ir mal, todo va a ir fatal si la Atención Primaria carece de las condiciones suficientes. Por eso, probablemente, lo primero que debe mejorar es la dotación de presupuesto de Primaria, sobre todo para contratar más personal.

AS.- ¿La solución debe abordarse en el Consejo Interterritorial del SNS?

JJRS.- No necesariamente. La Primaria no está igual en todas las comunidades autónomas: las hay que tienen buena dotación presupuestaria, como son los vascos y los navarros, que no están en la misma situación que los demás… La solución a las diferencias pasa por contar con la financiación suficiente para contratar a más profesionales, los necesarios. Y depende de la capacidad que tenga el Gobierno central de facilitar la dotación para disponer de los recursos suficientes a fin de que pueda responderse adecuadamente a los servicios que se prestan.  El  Gobierno central no puede seguir recortando en los presupuestos sociales, esa es toda la historia. Luego, cómo se haga y si se ponen de acuerdo para que los mínimos sean más o menos uniformes, es lo que puede ir al Interterritorial. Pero como no haya dinero, no hay solución. La clave de lo que sucede es la falta de recursos económicos para atender adecuadamente a las necesidades de dotación de médicos y enfermeras. Hemos asistido a cómo se ha asumido un aumento de la deuda pública para pagar un medicamento determinado, que es un despropósito lo que vale, y, sin embargo, no se asume deuda pública para pagar el personal que necesitamos, algo sorprendente.

Entre el 35 por ciento y el 40 por ciento de los profesionales está en situación de precariedad

AS.- ¿Hasta dónde alcanza la precariedad?

JJRS.- Estamos hablando de que entre el 35 por ciento y el 40 por ciento de los profesionales está en situación de precariedad. Cuando digo precariedad es que tienen 8 ó 10 contratos al año, carecen de estabilidad en el puesto de trabajo… En consecuencia, y aunque pueda parecer extraño, la inestabilidad repercute sobre la asistencia y, de alguna manera, encarece el producto, como se pone de manifiesto con la listas de espera que, de alguna manera, deslegitiman el sistema. Esta es la película, esta es la clave. No se puede seguir reduciendo el presupuesto sanitario, no se puede. Habrá que controlar aquello que es prescindible, como el incremento de gasto farmacéutico, pero el resto no, no es posible. Por un lado, se incrementa el gasto farmacéutico y, por otro, se disminuye el gasto sanitario total. Por ahí sólo se va al desastre.

AS.- ¿Sigue exigiendo que el borrador de Real Decreto de Unidades de Gestión Clínica se apruebe tal y como se pactó hace meses?

JJRS.- No. La exigencia es que se haga algo, que llevamos 10 años con esta broma y ningún político se atreve a dar el paso adelante, porque se ha hecho mal su intento de ponerlo en marcha, al haber creado desconfianza en los profesionales. Los profesionales lo ven como que les van a engañar de nuevo, que es una medida donde le van a pagar menos y a hacer trabajar más. Hay una profunda desconfianza. A lo que, por otro lado, debe añadirse que  hay mucho gestor intermedio que no está dispuesto a perder poder. Entonces, lo que tiene que haber es una decisión política firme de esto se hace sí o sí, como se hizo cuando Ernst Lluch decidió sacar adelante la Ley General de Sanidad. Pues una cosa de ese estilo, esto se hace sí o sí.

AS.- ¿Se está realizando Gestión Clínica en algún lugar que pueda servir de referencia?

No soy quién para poner nota al gobierno. Yo no estoy contento porque no se han cumplido los compromisos que tenía con nosotros.

JJRS.- El único sitio donde se hace algo de Gestión Clínica es Andalucía, que no creo que sea el objetivo máximo pues, como carecen de los recursos suficientes y están bajo mínimos, tienen mucha dificultad. Pero es el único sitio donde se hace Gestión Clínica; al menos, algo de lo que entendemos por Gestión Clínica. No queremos que los resultados se puedan relacionar con que sigue habiendo empleo precario y se sigue pagando mal a los médicos. Entonces, debe haber una decisión firme de tomar esa senda; de descentralizar la responsabilidad de la gestión a los puntos donde se toman las decisiones. Esa decisión en firme todavía no se ha tomado; siguen deshojando la margarita un día sí y otro también.  Vamos a seguir hablando de lo mismo para no hacer nada. Es un tanto decepcionante.

AS.- ¿Qué nota y consideraciones merece el Partido Popular sobre su gestión sanitaria durante estos casi cinco años de Gobierno?

JJRS.- Bueno, yo no soy quién para poner nota, pero no estoy contento porque no se han cumplido los compromisos que tenían con nosotros. Probablemente, el ministro de Sanidad, cuando llegó, tampoco haya tenido posibilidades de hacerlo. Pero debo apuntar que el Gobierno como tal, no es el ministro, no ha correspondido. Un Gobierno que firmó con su ministra de Sanidad, en presencia de su presidente, unos acuerdos y no ha permitido que se desarrollen lo suficiente. Claro que se han cumplido cosas como, por ejemplo, parar el desbarajuste de la privatización que intentaba hacer Madrid y algunas comunidades autónomas más, eso sí se paró. Se han hecho cosas, pero ni mucho menos las que se habían propuesto y pactado. Como representante de los médicos, he de decir que no estamos contentos; estamos francamente insatisfechos. Se ha seguido eso tan frecuente en España, que se firman los acuerdos para no cumplirlos.  Lamentable.

AS.- ¿Se aprobarán por fin los Estatutos de la OMC? ¿En qué punto se encuentra la situación?

JJRS.- El tema de los Estatutos es un tema siempre complejo, no hay que olvidarse de que esta Organización se fundamente en una estructura muy asamblearia y democrática; no es un partido político. Los Estatutos eran difíciles de cambiar, pues vigentes tienen treinta y tantos años y eso ha supuesto una dificultad. Digo los Estatutos de la Organización, no me refiero a los del Consejo General, que eso es otra historia. Nos hemos puesto a abordarlo y, en este momento, yo creo que se ha realizado un buen trabajo, aunque al principio hubo sobresaturación de propuestas y duplicidades. Ya están todas las ideas, sabemos lo que queremos, y precisamos encargar a un experto que nos haga un diseño original con lo que tenemos escrito.

Nos vamos a encargar de que la Organización siga teniendo una gran nivel de autonomía e independencia

Y en esas estamos, entiendo que antes de finalizar el año podemos tener unos Estatutos aprobados, que luego tardarán en aprobarse oficialmente de manera definitiva; pero yo creo que los tendremos antes de finalizar el año. Y no va haber grandes sorpresas;  yo creo que ninguna. Nos vamos a encargar de que la Organización siga teniendo una gran nivel de autonomía e independencia, que es una garantía precisa para mantener la paz interior. Esto es un poco la cosa, no es fácil, ¿eh?

AS.- ¿Las incompatibilidades han supuesto un problema de fondo?

JJRS.-  No, no, al contrario. Las critican quienes creen que tienen algún interés con ello. La incompatibilidad lo único que pretende es garantizar que el objetivo al que se dedica la gente que viene aquí es a lo que tiene que dedicarse, y que no debe tener, como mucho, ni malos pensamientos, lo que llamamos conflictos de interés. El tema es muy sencillo: uno de los factores que nos ha permitido la paz que hemos disfrutado en la Organización en los últimos 15 años es el tema de las incompatibilidades. Con lo cual, si no hay riesgos, pues no hay enfermedad. Entonces, en vez de andar curando la enfermedad, lo que hay que procurar es tener un método que prevea que no vaya a haber desviaciones, eso es lo que hay que hacer y es lo que se ha hecho.

AS.- Vamos, que las incompatibilidades son un instrumento para el buen quehacer de la OMC.

Las incompatibilidades son un mecanismo para evitar problemas y un método para ayudarnos a ser buenos.

JJRS.- Las incompatibilidades son un mecanismo de los muchos que tenemos; otro es la transparencia, otro es el tema de la participación, otro es la rendición de cuentas. Mecanismos de buen gobierno. Se trata de ayudar a la gente a ser buena. Y tiene claro con lo que sucede en la carretera y la disminución de accidentes. Claro que, evidentemente, nos ha dicho el Consejo de Estado que no podemos poner incompatibilidades a los directivos sindicales que, por cierto, yo tenía mis serias dudas, que eran por razones de estética. Pero no eran estos el problema.

El problema es cuando se producen aquí interferencias, pues es normal que la gente tenga intereses. Yo lo entiendo, Pero lo que queremos es tener un método para que, incluso con la legitimidad, los intereses no interfieran en el buen funcionamiento de la Organización, porque no debe olvidarse que es muy peculiar. Estamos obligados a estar aquí afiliados, apuntados, que es un atentado contra la libertad, pero justificado. ¿Por qué tenemos que estar obligados a estar aquí? Para respetar unas normas que nos damos todos con el fin de hacer buena Sanidad y atender bien a la gente, lo que comporta una justificación extraordinariamente importante que nos obliga a estar aquí. Con tal justificación resulta lógica la incompatibilidad, al menos en los puestos clave. ¿Que podría ser no incompatible y podría salir bien? Bueno, pues posiblemente. No dudamos de nadie. Es un mecanismo para evitar problemas y un método para ayudarnos a ser buenos.

AS.- ¿Cree al PP y al PSOE cuando aseguran que la Sanidad quedará fuera del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones entre la Unión Europea y Estados Unidos, el TTIP?

JJRS.- No. Vamos a ver: lo primero que hay que decir es que el TTIP va evolucionando a medida que recibe garrotazos. Por un lado, el primer garrotazo que recibió fue acusarlo de algo terrible, que era la falta absoluta de transparencia incluso para nuestros representantes, algo inaudito. Yo no puedo fiar el futuro de mi gente, de mis hijos, de nuestro país, a cuatro señores que están sometidos a la influencia de las multinacionales. Y no me puedo fiar en función de los antecedentes. Europa no se ha movido más que por los mercados y el dinero, no ha respetado la Carta de Constitución, que decía siempre que había que introducir la Sanidad en todos los acuerdos económicos, no lo han respetado. Y, por otro lado, ¿con quién se casa Europa? Con Estados Unidos, una nación que no tiene ni capacidad para controlar el precio de los medicamentos, y, en donde, ni su presidente ha conseguido en ocho años llevar a cabo una reforma sanitaria. Y la Sanidad es un sector clave tanto para la salud de las personas como para su tranquilidad.

AS.- En fin, que son decisiones que nos afectan a todos.

 Ya están a la vista partes cerradas del TTIP;  pero están a la vista partes cerradas amables, yo quiero verlo todo

JJRS.- Es imposible que no tomen decisiones que no nos afecten. Claro, cuando vemos que encima es hipersecreto todo, pues protestamos.  Sabemos, en algunas cuestiones, que son de puro mercado, que es lo que quieren las multinacionales, que se pueda ser mucho más sencillo continuar con los privilegios de las patentes y, por ejemplo, guardar los secretos de la investigación, de forma que las consecuencias de un medicamento estén metidas en una caja fuerte y haya una falta clara de transparencia. Lo que pretenden las multinacionales es tener más privilegios y tener mejores resultados. Entonces, de entrada nos ponemos en contra y empezamos a protestar. Eso ha concatenado acontecimientos, ahora ya se sabe que hay ciertos contenidos del Tratado que están públicos. ¡ A buenas horas mangas verdes!. Ya están a la vista partes cerradas, pero están a la vista partes cerradas amables, yo quiero verlo todo. No me puede usted argumentar ahora, que es lo que yo no me creía, que ya está a a la vista, está a la vista cuando ha pasado lo que ha pasado. Segundo, está a la vista lo que se puede ver, que ya ha sufrido cambios como consecuencia de la protesta. ¿Qué te puedes esperar de un Tratado que pretende hacer que, en el campo de la Justicia,  los problemas los resuelva una estructura privada? ¿Qué te puedes esperar?

omc_presidenteYo, por mucho que se diga que estos parlamentarios son buena gente, no me puedo fiar en absoluto. Es que, aunque no vayan a afectar directamente al estado que tenemos en este momento, ni nos vayan a decir que tenemos que hacer con nuestra Sanidad, se puede decir indirectamente.

AS.- Vamos, que no se fía 

JJRS.- No nos fiamos con que nos digan que no van a tocar el sistema sanitario y que usted va a tener capacidad de decisión. ¿Pero qué capacidad de decisión? Si es mentira, ¿qué capacidad de decidir si usted me pone un precio de los medicamentos que no puedo pagar? Si usted le da una prerrogativa a la patente, que ya demuestran los norteamericanos que se hace 27.000 por ciento más de lo que debería valer. Si este es el camino, ya me contará usted. ¿No va a haber nada relacionado con las capacidades que influya en esto? ¿Y no va a haber nada que modifique las condiciones de la alimentación ni los pesticidas? ¿No va haber nada? ¿Sólo vamos a hablar de tomates y coches? ¿Quién se lo va a creer eso? Yo no. No es que no me fíe de ellos, me gustaría fiarme, es que no puedo fiarme, pues todos los indicios van en contra, todos. Es más, si se esta modificando para bien el Tratado es como consecuencia de la presión externa.

AS.- La inequidad y falta de acceso a los medicamentos ya es un problema acusado en España

Se ha asumido un aumento de la deuda pública para pagar un medicamento determinado, que es un despropósito lo que vale; sin embargo no se asume deuda pública para pagar el personal que necesitamos de un hospital o en Atención Primaria…

JJRS.- Pero todo puede empeorar. Vamos a ver, nosotros hemos tenido unas relaciones con la multinacionales equis, han ganado todo el dinero del mundo y más, pero quieren más, no tienen límite. Vamos a ver, el ánimo de lucro es un monstruo que nunca termina. Lo que algunos no pueden creer es que, porque nosotros tengamos una situación determinada, no pueda empeorar. Que en este momento se tengan problemas con las patentes y no se puedan sujetar, por cierto, por falta de voluntad, pues imagínate que no se pueda hacer, ya no por falta de voluntad, sino por imposibilidad. Lo que se va es a un intervencionismo absoluto de las grandes multinacionales. Han sido capaces de abaratar el precio de la mano de obra, incluso de la mano altamente cualificada, al ridículo. Bueno, pues ahora quieren, además, controlar la capacidad de regulación. Por cierto, es lo mismo que se conseguía a través de las guerras: antes se hacía con fusiles, ahora se hace con normas económicas.

AS.- En este contexto, quiero recordar que usted viene denunciando la pobreza como una enfermedad… ¿Hay responsables?

JJRS.- Los responsables son quienes toman esas decisiones y también los que lo permiten, ambos;  si el pueblo español no se revuelve, tiene tanta responsabilidad como el gobernante que lo hace. Es muy sencillo, si el dinero no desaparece, el tema es que ahora el dinero que estaba en las clases medias y bajas, y lo tenían que consumir y mover y, además, creaba puestos de trabajo, ahora lo tienen solamente unos pocos. Con lo cual, algunos ya no van a tener ni capacidad para soñar, no van a tener posibilidades de mejorar su estatus y nivel de vida. Pero lo malo es que ahora incluso se les cuestiona la Sanidad, especialmente cuando se lanzan preguntas como ¿a qué Sanidad se tiene derecho? o ¿cuándo? Dos condiciones esenciales, sin las cuales no es admisible el sistema.

AS.- Pasando a otro aspecto, ¿cómo se puede conseguir que los médicos reticentes a la Validación Periódica de la Colegiación (VPC) cambien de opinión?

JJRS.- Hablando mucho; el único instrumento que tenemos es la palabra. Insistir, insistir e insistir; volver a contarlo, volver a contarlo y volver a contarlo; y decir claramente que lo que pretendemos con ella es seleccionar a aquellos compañeros que, en el ámbito de su ejercicio profesional, no están en las mejores condiciones para ejercerlo.  Pero que no va contra los que ejercen con absoluta normalidad, nadie les va a poner una pega. Son unas condiciones de mínimos para detectar gente que no está bien psíquicamente, gente que no esta bien físicamente, que no está preparada y, en vez de retirarlos,  ayudamos a que se pongan al día. A aquel que detectemos que no está en las condiciones para seguir ejerciendo le ayudaremos, como le ayudamos con el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME)… Y si uno lleva 15 años sin trabajar en su especialidad, lo lógico es que se le ponga al día y le exigiremos que se ponga al día. ¿En cuánto tiempo? Pues depende de la especialidad y de lo que tenga que hacer, habrá que ponerse al día. ¿Por qué? Porque no podemos poner a la gente en unas manos que no están en condiciones, eso es lo que se pretende, ni hay exámenes, ni se va a intentar objetivos extraordinarios, no, no. Es de mínimos, que mínimos tengo que cumplir para seguir ejerciendo mi especialidad con los pacientes. Si no veo pacientes, no pasa nada, éstos no tiene que hacer nada, pero si ves pacientes hay que disminuir riesgos. Pero de ninguna manera se trata de un examen a superar.

Juan José Rodríguez Sendín

Juan José Rodríguez Sendín

AS.- Está cerca del final de su mandato. ¿Qué balance hace del mismo?

JJRS.- Yo tengo una sensación excelente; estoy muy contento de los ocho años de presidente, aunque todavía me quedan ocho o nueve meses y hay mucho que hacer. Al cabo del tiempo en que he asumido la máxima responsabilidad de la representación médica, tengo una sensación positiva. Ocho años de presidente, siete de secretario general y, de esos siete, cuatro con un papel predominante, preponderante. Son muchos años. Creo que le hemos cambiado un poco la cara a la Organización, y digo hemos porque no he sido yo en solitario. Y se han hecho muchas cosas. Me atrevo a decir que no ha habido tema sociosanitario, desde lo nacional a lo internacional, donde no hayamos intervenido. El otro día le contábamos a su Santidad el Papa que hacíamos hincapié en cuatro grandes cuestiones y en todas tenemos una posición destacada. Una de ellas es nuestra posición respecto a la sedación terminal, que va a salir pronto un documento que espero que tenga una gran aceptación. Otro de los temas es el del tráfico de niños y de órganos, donde hemos tenido otro papel defendiendo un programa que es nuestro.

AS.- ¿Puede citar otros campos?

Es muy difícil encontrar un tema donde no nos hayamos implicado

JJRS.- Aunque algunos puedan parecer aparentemente no nuestros, hemos tenido un papel preponderante. Te puedo hablar del TTIP; hay compañeros que dicen: ¿qué hace la OMC preocupada por el TTIP? El problema está en que a aquellos que dicen eso hay que preguntarles si han leído algo a propósito de las consecuencias. Cuando no se lee nada, parece que es un problema de comprar tomates. No, no.  Pero es muy raro que haya un tema sociosanitario donde no hayamos estado o tenido presencia. En alguno de ellos en exclusiva. Hay otros sectores que no han querido mojarse. Hepatitis C, ébola en su momento con la prudencia debida y ayudando lógicamente a la autoridad sanitaria; el tema de la Talidomida con nuestro informe; nuestra implicación en el tema de la racionalización y el control del gasto farmacéutico, que son dos temas bien distintos. El tema estrella de no dejar privatizar la sanidad, Hemos querido modernizar nuestra estructura organizativa y otra cosa que también hemos procurado es aumentar la transparencia y la participación de los Colegios. Cuando yo no tenía responsabilidades se hacían dos o tres Asambleas al año, ahora prácticamente tenemos 12. Prácticamente la Junta Directiva es la Asamblea. Esto tiene sus pros y sus contras, sus complicaciones. Es decir, todo es positivo para mí. Hemos aumentado muchísimo la transparencia, otra cosa es que hay gente que nunca está contenta.

image__rodriguez_sendin_juanjose_2_113416

AS.- Realmente, ¿cómo ha cambiado la OMC?

JJRS.- Sobre todo, hemos pacificado la Organización. Los que son menos jóvenes saben perfectamente los 25 años anteriores a este periodo cómo fueron. La hemos pacificado. Se ha hecho no porque seamos mejores, sino porque hemos utilizado métodos y procedimientos que lo han permitido. Lo primero es que participen en la Asamblea General y, para eso, hay que traerla aquí todos los meses y dar explicaciones de lo que va y de lo que hacemos, y discutir en grupo. No hay ningún documento que no haya pasado por la Asamblea y no se haya discutido en grupo, y tenemos la suerte de que todos han sido aprobados prácticamente por unanimidad. Hemos hecho un cambio del Código Deontológico y hemos hecho un Código Deontológico totalmente moderno que, para las próximas renovaciones, está abierto. Estoy muy satisfecho y, luego, he tenido mucha suerte porque me he encontrado con una Asamblea fantástica, un bloque de compañeros con una mayoría sensata, más modernos, que han estado dispuestos a participar, donde han exigido transparencia, pero también ellos han respondido adecuadamente. Y, luego, hay una cuestión muy clara, que es que el diseño de lo que hacemos tiene que ser más o menos público. Nunca se es suficiente, pero tampoco hay que pasarse. Lo resumiré en que he tenido mucha suerte.

AS.- ¿Es su última etapa en las organizaciones profesionales?

JJRS.- No, no. Yo he estado toda mi vida trabajando para las organizaciones médicas, forma parte de mi vida. Estuve en el Colegio de Toledo, pero antes con un movimiento asociativo que creé yo mismo. Llevo 35 años vinculado a la representación profesional, quiero seguir haciéndolo hasta que esté capacitado, porque lo he hecho siempre, me gusta, igual que me gusta ejercer mi profesión. Lo que no voy a hacer es cambiar de rumbo. Una cosa es estar en primera línea de batalla, pero además en guerra permanente, porque esto es guerra permanente, y otra cosa es pasar a un segundo plano para ayudar a los que se pongan delante. Pero se tiene uno que marchar y me voy encantado. Yo tenía ya el compromiso, se diga lo que se diga. Aparte, es que no se puede seguir, pero fui uno de los que defendió eso a capa y espada, pero es que ahora pienso lo mismo, porque antes o después te tienes que marchar. Segundo, es bueno cambiar a las personas, incluso pasar a otros puestos, hay puestos deontológicos, yo que sé. No quiero decir que abandono el barco, sino pasar de la proa a la popa o al revés.

No se donde recalaré, pero seguiré vinculado a la representación profesional, estoy seguro

¿Qué voy a seguir vinculado a las organizaciones médicas? Segurísimo, segurísimo. Tenga en cuenta que yo en mi vida he pasado por un sindicato que yo mismo inventé; segundo, que me incorporé a la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que es otra de mis organizaciones; tercero, creamos la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), de la que fui fundador; y tercero, toda mi vida he estado aquí. Luego, no sé dónde recalaré, pero seguiré vinculado a la representación profesional. Ahora, ¿en qué? Pues ya me dirán y si no me quiere ninguna, me invento otra. Es que esto es muy bonito y si puedes ayudar a que mejoren las cosas, pues no pasa nada. No, no es mi última etapa, es una etapa que se cierra, la más importante, la más elevada, la que más satisfacciones me ha podido dar, la que tampoco esperaba, yo nunca lo esperé. Bueno, pues vendrá otra que también sea satisfactoria. Hay mucho trabajo aquí, todo el que quieras… Todo el trabajo del mundo, es decir, para dar y regalar, para 27.000 ‘Sendines’.

 

 

 

Deja un comentario