Política y Sociedad

INVESTIGADORES DE REIPI DESCRIBEN UN NUEVO MECANISMO DE SUPERVIVENCIA DE UN HONGO PATÓGENO

Este hecho supone un problema para el sistema inmune, ya que estas células no pueden ser fagocitadas y son más resistentes a los elementos de la respuesta inmune, no pudiendo por lo tanto ser eliminadas de la misma manera que las de tamaño regular. Para los autores, el resultado sugiere que la formación de células gigantes es un nuevo mecanismo que permite al hongo patógeno sobrevivir en el paciente durante largos periodos de tiempo, especialmente en condiciones de infección crónica asintomática.

Cryptococcus neoformans es una levadura patógena ambiental que se suele desarrollar en enfermos inmunodeprimidos, como pacientes con SIDA o que han sido trasplantados, y a la que el ser humano está expuesto desde la infancia. A pesar de que los investigadores no han podido determinar qué factores hacen que la proporción de células gigantes sea alta o baja, sí han observado que en aquellas ocasiones en que la proporción de células gigantes es alta, no había signos de inflamación ni de enfermedad.

En la elaboración de este trabajo, liderado por Óscar Zaragoza Hernández, miembro de la REIPI junto con Juan Luis Rodríguez Tudela y Manuel Cuenca Estrella, han colaborado miembros del Servicio de Micología del Instituto de Salud Carlos III y un grupo de investigadores estadounidenses entre los que figura Arturo Casadevall, del Albert Einstein College of Medicina, en Nueva York.

Mayor incidencia en países en vías de desarrollo

La incidencia de Cryptococcus neoformans aumentó de manera considerable a finales del sigo XX, vinculada a la pandemia del SIDA; y en los últimos años ha incrementado el número de casos asociados a pacientes trasplantados. Por otra parte, se han observado casos en personas sin ninguna inmunodeficiencia identificada, lo que indica que los factores de riesgo frente a este tipo de infecciones no están lo suficientemente delimitados.

La mayor prevalencia de infecciones causadas por este agente se da en países en vías de desarrollo, fundamentalmente de África y del Sudeste Asiático, superando en un millón de personas el número de fallecidos al año por esta causa, y a las cifras registradas por la tuberculosis.

En condiciones normales, el sistema inmune es capaz de controlar la infección que provoca Cryptococcus neoformans, sin embargo, la capacidad de este organismo para sobrevivir en la persona hace que aumente el riesgo de sufrir infecciones. Así, entre sus manifestaciones clínicas fundamentales se encuentra la meningitis, provocada por la diseminación de microorganismos al cerebro.

Deja un comentario