Política y Sociedad SEGÚN EL PRIMER SIMPOSIO DE LA ASOCIACIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL CÁNCER

Invertir menos en la investigación del cáncer supone asumir riesgos de mortalidad

Carlos Camps, Jesús Paramio y Xosé Bustelo

El primer simposio científico-educativo de la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (ASEICA) ha advertido de que invertir menos en la investigación para el cáncer supone asumir riesgos presentes y futuros de incrementos en mortalidad por enfermedades oncológicas.

Durante el encuentro, que se celebró en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), se hizo una radiografía del estado de la investigación oncológica en España. Aunque el simposio tuvo un marcado carácter nacional, también hizo patente el reciente convenio de colaboración suscrito entre ASEICA y la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU), también denominada SRUK.

Carlos Camps

Carlos Camps

Cáncer en expansión

El presidente de la ASEICA, el doctor Carlos Camps, constató el éxito de la convocatoria científica y formativa, al haber podido reunir a 300 especialistas para compartir 18 ponencias de primer nivel y 100 estudios muy prometedores frente a distintos tipos de cáncer.

Además, el máximo representante de esta sociedad científica destacó como fundamento del simposio avanzar en el conocimiento profundo de la génesis del cáncer, contribuir al desarrollo de nuevos fármacos y a la consolidación de nuevas estrategias terapéuticas que permitan conseguir largas supervivencias. Todo ello desde la aplicación de la investigación, que es la innovación puesta a trabajar, y con la vista fija en la demanda de recursos.

Cifras a combatir

Al iniciar su intervención, Carlos Camps puso de relieve que la prevención primaria, a partir de buenas pautas de vida y los cribados de ciertas patologías oncológicas, logra evitar el 30 por ciento de los tumores malignos, pero que, por el contrario, siete de cada 10 cánceres se deben a la edad natural de las personas. Ello se produce en el contexto de un país como España, donde las mujeres ya viven 83 años de media y los hombres 80.

Camps precisó que, en 2017, se han diagnosticado 250.000 casos nuevos de cáncer en el país, con una tasa anual de 100.000 fallecimientos. Los varones suelen ofrecer una curación del 45 por ciento, frente al 65 por ciento de las mujeres, fundamentalmente por el éxito de los tratamientos conseguidos ya de forma habitual en muchos tumores de mama.

Necesidad perentoria de dinero

El presidente de la ASEICA razonó que, aunque nunca se debió reducir la inversión en investigación oncológica, ahora es necesario aprovechar los buenos vientos económicos. Así, sería necesario, según sus cálculos, acercarse al 2 por ciento del PIB en I+D+i, por ser la cifra media que se destina a ello en la Unión Europea. Sin embargo, tuvo que lamentar que, en España, este porcentaje era del 1,4 por ciento, antes de la crisis económica, y que hoy apenas alcance el 1,2 por ciento.

Esto supone, tal como afirmó Camps, un retraso para la investigación de 11 años en España, desde su momento cumbre alcanzado en el año 2006, por lo que pidió un incremento del 0,8 por ciento del PIB para I+D+i.

En beneficio de la lucha contra el cáncer, el presidente de ASEICA solicitó aumentar el presupuesto de I+D+i un 4,5 por ciento a lo largo de los próximos 10 años, porque está demostrado, aseguró, que hay una relación directa entre la investigación en cáncer y su supervivencia, constatada en todos los países donde se ha estudiado. A ello unió la advertencia de que, en 2030, España podrá tener graves problemas epidemiológicos de cáncer, si no se invierte más en investigación.

También destacó Camps la importancia de la sociedad civil en esta investigación, ya que da soporte a la mitad de los fondos que se invierten en ella, a través de fundaciones y otras entidades. En ese sentido, considera oportuno destacar las posibilidades de micro financiación que permite la Ley de Mecenazgo, con un 75 por ciento de retorno en las donaciones.

Prestigio español

Camps también puso de manifiesto el gran prestigio internacional de la investigación española frente al cáncer, con múltiples ejemplos de que un mayor conocimiento oncológico redunda en una mayor supervivencia. Como hitos recientes, destacó que el 25 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón continúan vivos gracias la inmunoterapia, y que antes no había pacientes supervivientes a los tres o cuatro años, con mutación en EGFR. De igual forma, aseveró que hoy es frecuente que mujeres con cáncer metastásico de mama sigan vivas a los siete años.

Por último, el máximo representante de la ASEICA resaltó, como clínico, los avances terapéuticos que se consiguen gracias a los diagnósticos moleculares que se hacen desde las unidades de investigación de los hospitales, cuyo trabajo en unión con los patólogos permite hablar en la actualidad de una nueva Anatomía Patológica Molecular.

Xosé Bustelo

Xosé Bustelo

El problema de la formación

Debido a que la financiación de la investigación para el cáncer es deficiente, el vicepresidente de ASEICA, el doctor Xosé Bustelo, considera imprescindible potenciar los programas de investigación, una laguna especialmente destacable en la formación, según destacó, ya que desde 2009 se ha producido una reducción del 30 por ciento en los fondos destinados a ese fin.

Xosé Bustelo cree que esa caída de financiación fue más acusada en los programas pre doctorales y post doctorales, tales como FIS, FPI, FPU, Juan de la Cierva, Sara Borrel, Ramón y Cajal y Miguel Servet. De este último, afirmó que, únicamente, ha ofrecido 12 plazas en todo el territorio, es decir, ni siquiera una por cada autonomía, una pérdida de masa crítica y carencias a las que sumó las dificultades de retorno para los investigadores españoles actualmente en el extranjero, al faltar en España un programa como el MD-PHD para investigadores básicos.

Entender la célula tumoral

Para Bustelo es necesario potenciar la formación y el trabajo multidisciplinar para poder sumar la investigación a las nuevas tendencias de tratamiento, con nuevos enfoques de genómica y farmacodinámica, entre otros muchos posibles acercamientos. Según su opinión, es preciso permear la actividad científica a través de la investigación traslacional y la industria, además de incorporar otros perfiles, junto a los clínicos, como biólogos, físicos y matemáticos, ya que la salud va más allá de la placa de cultivo.

En cuanto a los investigadores españoles, este especialista considera que ya han dejado definitivamente atrás su individualismo tradicional y que no sólo cuentan con un prestigio internacional muy aceptado, sino que también muchos de ellos triunfan con nombre propio. Por ello, instó a que los equipos de los Ministerios de Educación y Sanidad mejoren las becas y que aseguren una importante captación y desarrollo del talento, y que se mantenga este en el tiempo mediante una carrera investigadora bien fundada.

Jesús Paramio

Jesús Paramio

Financiación engañosa

El miembro de la ASEICA, el doctor Jesús Paramio, denunció que la supuesta subida de las subvenciones para investigación en el país es engañosa. A pesar de que se organiza a través de préstamos blandos, el exceso de burocracia tiene un efecto disuasorio para los potenciales beneficiarios, según el científico.

Ante estas dificultades, este investigador básico del Hospital Universitario 12 de Octubre cree que España corre el riesgo de perder el tren que le corresponde entre los países más avanzados en Oncología, al igual que le ocurrió en otros momentos de la historia de la ciencia.

No obstante, Jesús Paramio considera que el talento de los científicos españoles les permite hacer una investigación excelente, de forma que logran, con unos recursos propios de hace una década, lo mismo que consiguen otros países con mucho más apoyo, algo que, según sus palabras, “sale de las costillas” de los propios investigadores.

Como ejemplo de esa excelencia, Paramio explicó que la inmunoterapia, no debida en sus primeros orígenes a la Oncología, supone ya una respuesta clínica favorable para entre el 20 y el 30 por ciento de los pacientes, con la ventaja de ofrecer una muy baja toxicidad.

Soporte científico e industrial

El simposio obtuvo soporte científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y su sección SEOM-MIR de residentes y adjuntos jóvenes, las asociaciones Española Contra el Cáncer (AECC) y Europea de Investigación en Cáncer (AECR), FESEO, la Fundación ECO para la excelencia y la calidad de la Oncología (ECO), y las sociedades españolas de Anatomía Patológica (SEAP-IAP) y de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM).

De igual forma, la organización del encuentro contó con tres niveles de patrocinio industrial, inspirado en los metales olímpicos. Así, participaron como patrocinadores de oro las compañías AstraZeneca, Bristol-Myers Squibb, Janssen Oncology, Lilly, Pfizer y Roche. Como colaboradores de plata colaboraron Abbvie, Merck y MSD. En tercer lugar, como patrocinadores también hicieron posible el simposio las firmas Abbvie, Merck, MSD, Amgen, Astellas, Bayer, Boehringer Ingelheim, Celgene, Eisai, Ferrer, Incyte, Ipsen, Novartis, Pierre Fabré, Sanofi, Sanofi, Shire, Sysmex, Teva Oncology y Biosequence.

Deja un comentario