Política y Sociedad Con motivo del Día Mundial en este sentido

Instituciones sanitarias públicas y privadas se vuelcan en la lucha anti-tabaco

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, que conmemora la Organización Mundial de la Salud (OMS) este miércoles, 31 de mayo, en esta ocasión bajo el lema ‘El tabaco, una amenaza para el desarrollo‘, diferentes instituciones españolas del sector sanitario se han pronunciado acerca de la problemática del tabaquismo y la importancia de dejar de fumar.

cigaretteEn este sentido se manifiesta el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), que señala, en su informe ‘Tabaquismo y deshabituación tabáquica‘, al asesoramiento del profesional de Farmacia como factor clave para aumentar las posibilidades de éxito a la hora de dejar de fumar. Según defiende, la lucha contra el tabaco es una de las formas más eficaces para contribuir a «reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en todo el mundo».

Iniciativas en centros sanitarios

Asimismo, el Grupo HM Hospitales recuerda que la rehabilitación respiratoria mejora la calidad de vida de las personas con enfermedades asociadas al tabaquismo. «Es un complemento al tratamiento farmacológico que empieza, como primer esfuerzo y como condición sine qua non, por el abandono del hábito tabáquico», según indican los doctores Fernando Molina y Lara Fontán, que son neumólogos en el Policlínico HM Matogrande de La Coruña.

También Quirónsalud se suma a la celebración del Día Mundial Sin Tabaco con la realización de espirometrías y cooximetrías gratuitas en los hospitales Quirónsalud Málaga y Marbella, para analizar la capacidad pulmonar y el nivel de monóxido de carbono en los pulmones. En el Hospital Universitario General de Cataluña, por su parte, se instalará un stand informativo y se entregarán manzanas a cambio de cigarrillos «para fomentar la vida saludable».

Además, este grupo hospitalario recuerda que el programa de cribado de cáncer de pulmón que puso en marcha en 2015 «ha permitido diagnosticar la enfermedad a 12 pacientes de alto riesgo que ignoraban padecerla», y señala la importancia de un diagnóstico precoz para el pronóstico de esta patología.

Por su parte, el Grupo HLA también se hace eco de la efeméride para desmentir uno de los mitos asociados al abandono del tabaco, señalando que «dejar de fumar no engorda». Según este grupo sanitario, «la alimentación de una persona fumadora debe contener mayor cantidad de nutrientes que aumenten las defensas del organismo y que puedan favorecer la eliminación de toxinas más fácilmente».

Acciones de las Administraciones autonómicas

Las diferentes comunidades autónomas también pusieron en marcha sus propias iniciativas. En este sentido, el consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra, Fernando Domínguez, anunció que el Ejecutivo al que representa financiará, a partir de octubre, los fármacos de ayuda para dejar de fumar, una medida que tendrá «un coste anual previsto de 590.000 euros».

Osakidetza se congratula por la consolidación del descenso del consumo de tabaco en el País Vasco (según la última encuesta de salud en el IMG_0263periodo 2007-2013 en los hombres, el número de fumadores pasó del 28% al 24%; y en las mujeres, del 21% al 19%), que atribuye a las «políticas de prevención y concienciación, y al compromiso de la sociedad vasca».

Por su parte, el Gobierno de Canarias recuerda la existencia de los programas de inspecciones del cumplimiento de la ley, de Intervención de Tabaquismo en Enseñanza Secundaria (ITES) y de ayuda al fumador (PAFCAN) para «la prevención y control del tabaquismo».

Graves consecuencias para la salud

Por otra parte, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) sugiere un abordaje multidisciplinar, «tanto de Enfermería, como de médicos de Familia», del problema que supone esta adicción. «El tabaquismo debería abordarse como el resto de patologías crónicas», indica el coordinador de Tabaquismo de esta sociedad científica, el doctor José Luis Díaz-Maroto. Asimismo, recuerda que «todos los pacientes que fuman tienen una elevada prevalencia de padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)».

Coincide en este parecer la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). «Entre un 85 y un 90 por ciento de los casos de EPOC son atribuibles al tabaquismo. Si en el mundo no se fumara, la EPOC sería una enfermedad rarísima. En España afecta al 9 por ciento de las personas de 40 o más años de edad», apunta el director del Programa de Investigación de Tabaquismo de SEPAR, el doctor Carlos Jiménez.

El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA), de hecho, atribuye al tabaco «el 30 por ciento de todos los tipos de cáncer y de otras patologías respiratorias», y destaca que, además, contribuye a las enfermedades cardiovasculares. Junto a ello, recuerda que «las personas que fuman tienen 20 veces más probabilidades de sufrir cáncer de pulmón y que el 85 por ciento de las muertes por esta patología está relacionado con el consumo de cigarrillos», e insta a una mayor labor de prevención y educación temprana frente al tabaquismo.

En este sentido se pronuncian también las sociedades españolas de Oncología Médica (SEOM), que apunta al consumo de tabaco como principal causa de «más de una decena de tumores»; y de Reumatología (SER), que bajo el lema ‘Por tus huesos, no fumes‘,  lanza una campaña de visibilización de los daños que produce el consumo de tabaco, al que responsabiliza de aumentar el riesgo de sufrir «enfermedades reumáticas y autoinmunes sistémicas, como osteoporosis, artritis reumatoide y lupus».

Datos del consumo de tabaco

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) informa de que fallecen 206 personas al día a causa del tabaco en España, y que, mientras que un 28 por ciento de la población europea fuma actualmente, en nuestro país la cifra asciende al 33 por ciento. Además, indica que el 23 por ciento de la población española de 16 o más años afirma fumar a diario, el 2 por ciento es fumador ocasional, el 26 se declara exfumador y el 49 por ciento nunca ha fumado.

Finalmente, también la Comisión Europea publicó una encuesta de la que se desprende que uno de cada cuatro ciudadanos europeos todavía fuma, lo que supone que no ha disminuido la media de fumadores de la Unión Europea. Asimismo, apunta a un incremento en el número de fumadores de entre 15 y 14 años (que creció del 25% al 29% desde 2015), y señala «grandes diferencias» en el tabaquismo entre los Estados miembros.

Deja un comentario