Punto de vista

Hospitales para Crónicos: los de media estancia también cuentan

image__arbelo_antonio_1_200_54230

Antonio Arbelo, especialista de Pediatría en el Hospital de Móstoles, Madrid, llama la atención sobre uno de los aspectos obviados en el reciente informe de la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria, SEDAP, como es la referencia a los hospitales de media estancia, normalmente geriátricos, que desarrollan un papel digno de mayor consideración.

Aun estando de acuerdo con el enfoque general del problema expuesto por la presidenta de la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (S.E.D.A.P.) sobre el tipo de hospital necesario para el enfermo crónico, no deja de resultar sorprendente el hecho de que, recogiendo la opinión de 15 sociedades científicas, ocho expertos en gestión sanitaria, y dos asociaciones de pacientes, el informe de la Sociedad titulado “Nuevo Hospital para Una Nueva Realidad” no llegue a considerar los recursos existentes respecto a los 120 hospitales catalogados como geriátricos y/o de larga estancia (15% del total). Mucho me temo que se siguen ignorando tanto sus 14.113 camas (8,7% del total de camas disponibles), como toda la vital aportación de sus profesionales en cuanto a ser eslabón esencial en la continuidad asistencial, imprescindible en la difícil convalecencia de miles de procesos agudos de nuestros mayores. Concretando, cerca de 5.000 de sus camas son públicas, otras 3.000 son de carácter privado-benéfico, y el 40% restante pertenece al sector privado.

 

Desconocimiento incomprensible

 

Aunque el CNH 2011 no proporciona datos asistenciales, se desprende fácilmente que, con una estancia media global de 40 días y una ocupación programada cercana al 90%, los ingresos teóricos superan los 100.000/año, causando mas de 4,5 millones de estancias. ¿Se puede rechazar este volumen de recursos con sus profesionales adscritos? Sólo en Madrid más de 6.000 enfermos se benefician anualmente de su atención. Nos consta que un alto porcentaje de otros 25.000 mayores, también serían tributarios de sus cuidados.

 

Creo sinceramente que existe un gran desconocimiento real de su existencia y labor, en parte comprensible por su historia previa: no planificación, aislamiento, y dispersión, amén del hospitalocentrismo agudo imperante. ¿Acaso los gestores y médicos consultados conocen aceptablemente alguno de ellos?

 

No se defiende su carácter monográfico. No se apoya la construcción de nuevos hospitales de este tipo, pero sí de reorganizar drásticamente la estructura y función de los actuales hospitales de agudos, donde se acumulan, sin recibir el tratamiento adecuado, miles de estancias inapropiadas, conceptualmente evitables. Los mayores permanecen hasta 30 días de media ingresados sin la debida rehabilitación integral: fisioterapia diaria, logopedia, si afasia, y terapia ocupacional pre-alta. Ciertamente existe un grado discriminatorio de maltrato institucional hacia el mayor, quien merece al menos igual eficiencia y calidad asistencial que el resto de la ciudadanía.

 

Antonio ArbeloSabemos que más de un hospital de media estancia, con cartera de servicios por procesos, bien definida por sus unidades funcionales, recibe un porcentaje significativo de ingresos directamente desde la Atención Primaria, logrando resultados realmente encomiables. No se trata de hospitalizar y medicalizar más al mayor, sino de darle la atención asistencial que precisa en cada momento evolutivo de su proceso. El “salto” del hospital de agudos a su casa resulta casi imposible sin previa preparación en infinidad de cuadros perfectamente definidos.

 

Antonio Arbelo es médico especialista en el Hospital de Móstoles (Madrid)

 

Acta Sanitaria

Deja un comentario